20 de octubre del 2016 00:00

Guillermo Lasso y Paco Moncayo consiguen apoyo en Quito y Guayaquil

Mauricio Rodas y Guillermo Lasso se reunieron en la sede de SUMA, ayer, en Quito. Con la publicación de esta gráfica, Jimmy Jairala confirmó la alianza con la ID, ayer. Fotos: Patricio Terán / EL COMERCIO y Cortesìa: @jimmyjairala

Mauricio Rodas y Guillermo Lasso se reunieron en la sede de SUMA, ayer, en Quito. Con la publicación de esta gráfica, Jimmy Jairala confirmó la alianza con la ID, ayer. Fotos: Patricio Terán / EL COMERCIO y Cortesìa: @jimmyjairala

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 29
Triste 0
Indiferente 11
Sorprendido 3
Contento 56
Ana María Carvajal
y Jorge González (I) 
politica@elcomercio.com

Dos de los seis candidatos a la Presidencia que se conocen hasta ahora lograron adhesiones que les permiten avanzar en su afán de lograr un equilibrio regional.

El guayaquileño Guillermo Lasso, de Creo, recibe a SUMA.
Ayer, 19 de octubre del 2016, posó para las cámaras junto a la principal autoridad de la capital y líder del movimiento, Mauricio Rodas.

En cambio, el quiteño Paco Moncayo, auspiciado por la Izquierda Democrática (ID), alcanzó un acuerdo con el Centro Democrático (CD), cuyo fortín es la provincia del Guayas. Su líder máximo es el prefecto de esa provincia y exaliado del Régimen, Jimmy Jairala.

Fue él quien se encargó de cerrar el acuerdo. En ese camino, el político sostuvo conversaciones con Alianza Pais (AP) y la ID. Así, CD cedió la candidatura de Paúl Olsen.

Con el acuerdo, el movimiento de Jairala colocará el nombre de quien acompañe en la papeleta de Moncayo. Además, CD tendrá una alta representatividad en las listas para la Asamblea, no solo en Guayas, sino en varias provincias.

Jairala adelantó que para la Vicepresidencia se barajaban hasta ayer dos opciones: el empresario, radiodifusor y dirigente deportivo guayaquileño Mario Canessa y “una empresaria manabita, que todavía no se puede adelantar”.

Pero, ¿a qué ha jugado Jairala en la cancha electoral? Los analistas Simon Pachano y Édgar García coincidieron en que trató de posicionar a su tienda como nacional, pues es la primera vez que participará en un proceso electoral a esa escala.

También creen que Jairala buscó proyectar a su movimiento como el de mayor fuerza en Guayas, la de más electores en el país. Pero también que el diálogo obedeció a un interés de supervivencia, pues se necesitan mutuamente. La ID trata de ganar espacio en la jurisdicción de la Costa.

Pachano dijo que la intención de diálogo de Jairala, desde un principio, fue apostar a una dignidad de alta jerarquía: la posibilidad de nominar un vicepresidenciable. Esto era factible con la ID y no con AP, que ya tenía definido el binomio Lenín Moreno-Jorge Glas.

La decisión de CD de no presentar una candidatura presidencial y de preferir terciar por el legislativo obedece también al cumplimiento del Código de la Democracia para mantenerse en la palestra política legalmente.

Los movimientos políticos que no obtengan el equivalente al 4% de los votos válidos a escala nacional (presidente) en dos elecciones pluripersonales consecutivas o al menos tres representantes en la Asamblea podrían perder su personería jurídica.

García afirmó que cualquier partido teme “quedar aislado” en una lid electoral. Y que es una “percepción equivocada” llamar a Jairala oportunista, por haber mantenido diálogos con los dos grupos políticos, porque son de una misma orientación política.

Pero la noticia de la adhesión de CD a la ID levantó críticas. La directora de AP en Guayas, Marcela Aguiñaga, lamentó la noticia a través de su cuenta en Twitter. “Siempre consideramos como aliado a @jimmyjairala. Lástima que por temas de coyuntura electoral privilegie otros intereses y no los del país”, tuiteó.

Y el Frente Unidos, coalición que respalda al Régimen, también se pronunció. Tildó de “traición” el accionar del Centro Democrático y decidió expulsarlo de la coalición.

Mientras eso ocurría en Quito, Lasso comprometió su apoyo al Metro de Quito, si llega a ganar la Presidencia. Él destacó la figura de Rodas al señalar que ha sido el único que ha podido ganar a un candidato fuerte del oficialismo y que esa experiencia será importante para enfrentar la campaña y las elecciones.

Rodas abandonó la Convergencia Democrática por la Unidad, que fundó junto al socialcristiano Jaime Nebot y Paúl Carrasco, de Juntos Podemos. En los últimos días se ha escuchado la posibilidad de que este último también deserte de la Unidad y apoye a Lasso. Al respecto, el candidato dijo que no quisiera adelantar lo que “muy probablemente el viernes informará” el prefecto de Azuay.

El discurso de Lasso se centró en que la alianza con SUMA y la posible adhesión de Podemos se hizo bajo el criterio de que el Gobierno central respete las funciones de los alcaldes y prefectos, como Rodas y Carrasco.

Lo señaló en la sede del movimiento SUMA, en el norte de Quito, donde se hizo la reunión con el Alcalde de la capital.

Sobre la estructuración de las listas, Lasso dijo que se respetarán los procesos democráticos internos de ambas tiendas políticas. Aunque reconoció que Creo tuvo que renunciar a intereses personales de algunas de sus figuras.

Ayer fue la primera vez, desde principios de este año, que se vio al Alcalde de Quito en un acto político electoral.

La salida de SUMA de la Unidad ha dejado en suspenso la relación entre Rodas y el líder socialcristiano Jaime Nebot. Al respecto, Rodas dijo que esta se enmarca en “mucha cortesía y respeto.

Agregó que sigue sosteniendo que Nebot “ha realizado una extraordinaria labor como alcalde de Guayaquil”, pero aceptó que “hace algún tiempo” no han tenido la oportunidad de hablar.

Rodas había delegado el diálogo político al presidente nacional de SUMA, Guillermo Celi. Él pudo sellar lazos con Creo y, junto con César Monge, su presidente, está a cargo de armar las listas de candidatos.

Según Monge, entre la primera y segunda semana de noviembre se conocerán los nombres definitivos, luego de una convención conjunta.

A criterio de Rodas, SUMA respetó los planteamientos de no presentar candidato propio a la Presidencia, para no aportar a la dispersión. La idea era, desde el inicio, apuntalar candidaturas de consenso.

El Alcalde aceptó que SUMA habló con varias tiendas políticas antes de elegir a quién apoyarían, pero finalmente eligieron a Lasso, por considerarlo “la mejor alternativa”. Aunque SUMA hubiese preferido que haya un solo candidato de oposición.

Por ahora, las directivas provinciales de ambas tiendas se reunirán. Patricio Donoso, líder de Creo en Pichincha, dijo que buscarán las mejores figuras para hacer listas.

En contexto

El martes pasado se hizo la convocatoria oficial para las elecciones generales del 2017. Así, desde ayer, los partidos políticos podían inscribir a sus candidatos. Sin embargo, hasta la tarde de ayer, nadie se acercó a la sede del CNE en Quito para hacerlo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (19)
No (7)