23 de febrero de 2017 00:00

Guillermo Lasso tratará de capitalizar el voto de rechazo al Gobierno

Guillermo Lasso llegó ayer a Cuenca para agradecer el apoyo. Jaime Nebot anunció el martes una marcha para el 8 de marzo. Fotos: Xavier Caivinagua / EL COMERCIO y Marcos Pin / API

Guillermo Lasso llegó ayer a Cuenca para agradecer el apoyo. Jaime Nebot anunció el martes una marcha para el 8 de marzo. Fotos: Xavier Caivinagua / EL COMERCIO y Marcos Pin / API

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 68
Triste 2
Indiferente 2
Sorprendido 1
Contento 203
Redacción Política
(I)

El presidenciable del movimiento Creo, Guillermo Lasso, arrancó la segunda vuelta electoral con un aliado político clave. Jaime Nebot, líder del Partido Social Cristiano (PSC), le dio su respaldo.

El Alcalde de Guayaquil reforzará la movilización social durante la campaña. Ya convocó a una marcha para el 8 de marzo en Guayaquil, con los principales gremios, líderes sociales y bases del socialcristianismo.

Además, es quien ha respondido, como antagonista, al presidente Rafael Correa, que también convocó a una marcha para el mismo día.

Así, con ese frente político asumido por Nebot, Lasso tiene más espacio para concentrarse en su campaña política en las provincias.

Ayer, 22 de febrero, visitó Cuenca, en Azuay, donde el presidenciable de Creo logró una alianza con el grupo local Podemos y, aunque no le significó un triunfo en los votos de binomios, sí logró dos curules para la Asamblea. Es la mitad de escaños de esa provincia.

Lasso se había comprometido a ir personalmente para agradecer a los cuencanos que respondieron al llamado de hacer una vigilia, fuera de la sede del Consejo Nacional Electoral local.

Hasta antes de la primera vuelta, la presidenciable del PSC, Cynthia Viteri, había mantenido un discurso crítico con Lasso. Sin embargo, una vez que se han conocido los resultados; especialmente para la conformación de la Asamblea Nacional, ambas fuerzas políticas limaron asperezas.

“No está en juego lo personal ni partidismo sino el valor de la democracia y la libertad”, comentó Nebot ayer.

Incluso otras fuerzas, como por ejemplo del sector indígena y de la centroizquierda, que también tomaron distancia inicialmente de Creo, ahora se muestran abiertas a impulsar una candidatura única.

Eso se verá reflejado también a la hora de establecer alianzas en el Legislativo para impulsar una agenda común de oposición.

Pablo Arosemena, presidente de la Cámara de Comercio de Guayaquil reconoce que será una prioridad en la segunda vuelta electoral el tratar de captar el voto de la oposición.

Si se suma los porcentajes obtenidos por los otros candidatos se podría alcanzar un 60% explica el también asesor económico del presidenciable.

César Monge, director nacional de Creo, cree que la defensa de la democracia se ha convertido en una causa nacional. Y eso es una gran oportunidad para avanzar hacia la conformación de la Mesa de Gobernabilidad que propuso Lasso.

El presidenciable cuenta también con el respaldo de los alcaldes de las tres principales ciudades del país. Paúl Carrasco, prefecto de Azuay y director de Juntos Podemos, está al frente de los diálogos. Esperarán que el CNE proclame resultados y luego vendrá el lanzamiento de la iniciativa. A su vez, Mauricio Rodas, burgomaestre de Quito, refrenda la alianza Creo-SUMA.

Guillermo Lasso tiene también una carta en Quito: su vicepresidenciable Andrés Páez, que logró concentrar el descontento de la población y encaminarlo hacia el fortalecimiento de la oposición.

Páez, como reconoce, tratará de aprovechar que el binomio oficialista no ha dado prioridad a la imagen del vicepresidenciable, para lograr un mayor capital político.

El equipo de campaña de Creo anunció que trabaja en la agenda y la logística territorial para la segunda vuelta.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (28)
No (26)