26 de July de 2009 00:00

Guayas, en vilo por los secuestros

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Guayaquil
judicial@elcomercio.com

El   taxi se detuvo en un semáforo en rojo, en el sector de las Cinco Esquinas, en el sur de Guayaquil.

De pronto, dos desconocidos armados  ingresaron rápidamente al interior del vehículo y amenazaron de muerte al conductor y al único pasajero:   Jorge E.

Él recuerda que eran las 22:30, cuando el semáforo cambió al color verde. Los desconocidos pidieron al conductor que avance por una   calle con poca iluminación.



Para tener en cuenta
La Policía asegura que  los responsables de los secuestros exprés son en su mayoría jóvenes. Se asocian en grupos de  tres y cuatro personas.
Los delincuentes  utilizan armas de fuego para intimidar a sus víctimas. Actúan entre las 18:00 y las 24:00. Los autos que utilizan son robados.     
Las víctimas son  estudiadas por los secuestradores, de forma previa al robo. Observan el tipo de ropa que visten y si tienen equipos tecnológicos modernos a la vista, como celulares.    “Me obligaron a recostarme en  el piso de la parte  trasera del taxi. En el trayecto me quitaron el reloj, el  celular  y  dinero en efectivo”, comenta aún asustado. “Luego me obligaron a darles la clave de la tarjeta de débito y sacaron de un cajero USD 300”.

Jorge E. sospecha que el taxista tuvo algún tipo de nexo con el hecho, debido a que  él también desapareció junto a los delincuentes en el mismo carro, luego del robo. El perjudicado fue abandonado  en un sector apartado de la urbe.

Algo similar ocurrió con el matrimonio  Celi  Cedeño. Ellos tomaron un   taxi amarillo cerca de un  centro comercial del norte de Guayaquil, por la noche. “Nos dirigíamos a las Orquídeas por la ciudadela Kennedy Norte, cuando fuimos interceptados por un Chevrolet Spark, color negro...”.

De ese pequeño auto, agregó una de las víctimas, se bajaron dos desconocidos. Otros dos se quedaron en el interior del vehículo.  “Portaban armas de fuego, se subieron al taxi y comenzaron a robar nuestras pertenencias...”.

Se llevaron joyas, celulares, dinero en efectivo y tarjetas de crédito. “Nos pidieron las claves, mientras le pedían al taxista que condujera como si nada hasta llegar al sector del cementerio Jardines de la Esperanza”. Luego, la pareja fue abandonada. Los delincuentes se fugaron en el mismo taxi, comenta la víctima.

El fiscal Roque Macías aseguró que esta forma de operar es común.  En la Fiscalía la mayor parte de víctimas que denunciaron secuestros fue asaltada luego de salir de  centros comerciales o  sitios turísticos. “Nos llegan entre dos y tres denuncias al día”, comenta el Fiscal. “Los delincuentes buscan  gente  con  celulares modernos, ordenadores personales”.
George Mera, presidente de la Unión de Taxistas del Guayas, manifestó que ese tipo de delitos está siendo cometido en vehículos informales y particulares que no pertenecen a su gremio.

Según los registros de la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol), la incidencia de los secuestros exprés en Guayaquil se ha mantenido en 27 casos durante los  dos últimos meses.

El mismo estudio determinó que en  el norte y  centro de la ciudad son los sectores con mayor incidencia del delito. El experto en seguridad, Daniel Adler, cree que este fenómeno es parte de la evolución de la delincuencia. 

“Hay nuevas técnicas o formas, algunas muchas más violentas que otras... No se ven acciones preventivas que puedan frenar esta oleada de inseguridad”.

Juan Ruales, de su lado, dijo en su  posesión como nuevo jefe del Comando Guayas,  que sí existen acciones de control y que se intensificarán para reducir los robos. Anunció que la Unidad Antisecuestros (Unase) se encargará de investigar esos delitos. “Estamos recopilando información para elaborar un plan de trabajo...”, dijo un agente  de la Unase.

Según él,  se analizan  los perfiles de las  bandas que están dedicadas a esta actividad.

El fiscal Macías recomienda subir   taxis o vehículos que tengan los sellos de sus cooperativas. “Se puede tener el número de un  taxista conocido para llamarlo a la hora que lo necesite en los sitios públicos y evitar riesgos”.