11 de May de 2015 18:29

Escándalo que involucra a renunciante vicepresidenta pone en jaque a gobierno de Guatemala

La vicepresidenta dejó el cargo el viernes tras verse salpicada por las operaciones ilícitas de su exsecretario privado. Foto: Archivo EFE.

La vicepresidenta dejó el cargo el viernes tras verse salpicada por las operaciones ilícitas de su exsecretario privado. Foto: Archivo EFE.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

La renuncia de la vicepresidenta de Guatemala, Roxana Baldetti, envuelta en un escándalo de corrupción en las aduanas nacionales, agravó la crisis de credibilidad del gobierno de Otto Pérez y la desconfianza en la clase política del país, en medio de protestas.

“La renuncia de la vicepresidente es prácticamente el tiro de gracia de este gobierno”, dijo a la AFP Manfredo Marroquín, presidente de Acción Ciudadana, capítulo guatemalteco de Transparencia Internacional.

En medio de la polémica, este sábado el Congreso cumplió el procedimiento constitucional ante el caso y con la votación de 149 de 158 diputados (9 estuvieron ausentes y ninguno se opuso) ratificó la renuncia de la vicepresidenta Baldetti.

Después de validada la renuncia, la Fiscalía informó que un juez autorizó una orden de arraigo contra Baldetti para que no pueda abandonar el país por su presunta participación en el fraude. Horas antes el ministro del Interior, Mauricio López, aseguró que la exvicepresidenta se encuentra en Guatemala, ante rumores de un supuesta fuga.

La vicepresidenta dejó el cargo el viernes tras verse salpicada por las operaciones ilícitas de su exsecretario privado, Juan Carlos Monzón, señalado de liderar una según una investigación de la Fiscalía y una comisión de la ONU contra la impunidad.

Marroquín consideró que la salida de Baldetti deja a la administración del presidente Pérez con “una credibilidad prácticamente nula” y “muerta en la vida política”.

“Vamos a tener durante los próximos meses un gobierno moribundo que va a costar que entregue el poder” , refirió Marroquín, aludiendo a que Pérez debe terminar su cuatrienio presidencial el 14 de enero de 2016.

El viernes, el presidente guatemalteco anunció la salida del gobierno de Baldetti y su pérdida de inmunidad para colaborar en las investigaciones de la estructura conocida como “La línea”, que se estima obtuvo ganancias por montos millonarios.

Monzón, un hombre de confianza de Baldetti con un pasado vinculado al robo de vehículos según investigaciones de medios locales, provocó la renuncia de la vicepresidenta luego de que en escuchas telefónicas entre supuestos miembros de la red se registran menciones como “La R”, “La 2” y “La señora”.

Las autoridades sospechan que el principal sindicado del fraude se encuentra en Honduras.

“La credibilidad del gobierno está por el piso”, declaró a medios locales el exvicepresidente de Guatemala, Eduardo Stein (2004-2008) , quien mencionó que requerirá de una “gran madurez” de la ciudadanía y los partidos políticos para recuperar la confianza, debido a que la renuncia ocurre en pleno proceso electoral.

Más de siete millones de guatemaltecos -casi la mitad de la población- estará llamada a votar en las elecciones generales el 6 de septiembre -25 de octubre de ser necesario una segunda vuelta presidencial-, en un proceso ensombrecido por el escándalo de corrupción y ahora la renuncia.

“Hay un sentimiento generalizado que la política está desacreditada porque ha sido un medio para enriquecerse, para engañar a la gente. Todo esto le da un elemento a la población para no creer en el sistema”, indicó la activista de derechos humanos, Sandra Morán.

Previo a la votación en el Parlamento, su presidente, el diputado opositor Luis Rabbé, llamó a la población a mantener la calma ante la crisis gubernamental. “El guatemalteco puede estar unido para exigir sus derechos, pero debe hacerlo de una manera tranquila, sin violencia y manteniendo la cordura”, afirmó.

Ahora Pérez tendrá unos días para enviar una nómina de tres candidatos a fin de que ese organismo determine quién sustituirá a Baldetti en los últimos ocho meses del cuatrienio presidencial.

Durante y después del trámite formal en el Congreso, miles de guatemaltecos se reunieron frente al Palacio Nacional y a la sede parlamentaria para celebrar la salida de la vicepresidenta.

Desde que estalló el escándalo de corrupción, el centro de la capital ha sido escenario de varias protestas masivas para exigir la dimisión de Pérez y Baldetti, al considerar que ambos estaban al tanto de las operaciones de la estructura denominada "La línea".

Antes de conocerse la renuncia de Baldetti, ya se había convocado a través de Twitter y Facebook a la concentración, en la que los inconformes demandaron que el presidente también deje el puesto y se someta a la justicia.

En la protesta se leían pancartas con las leyendas como: “Sigamos con las manifestaciones para que nadie quede impune”, “Otto renunciá” y “Otto sé valiente, vos también renunciá”. Una nueva concentración fue anunciada para el próximo sábado.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)