19 de mayo de 2015 15:24

Exprisioneros de Guantánamo  firman acuerdo con Gobierno de Uruguay

Los expresos de Guantánamo Ahmed Adnana Ahjam, Abdul Bin Mohammed Bin Abess Ourgy, Abd al-Hadi Faraj y Ali Husein Shaaban rezan frente a la Embajada de Estados Unidos en Montevideo. Foto: AFP

Los expresos de Guantánamo Ahmed Adnana Ahjam, Abdul Bin Mohammed Bin Abess Ourgy, Abd al-Hadi Faraj y Ali Husein Shaaban rezan frente a la Embajada de Estados Unidos en Montevideo. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 6
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Agencia EFE

Cuatro exreos de Guantánamo, tres sirios y un tunecino, acogidos en Uruguay en el 2014 pusieron fin este martes 19 de mayo del 2015 a una protesta de casi un mes ante la Embajada de EE.UU. en Montevideo, tras firmar un nuevo acuerdo institucional que les brinda vivienda y ayuda económica durante un año, con opción a dos.

"Pretendían tener certezas básicas y creo que hoy entendieron que estaban satisfechas esas dudas o esas necesidades de ciertas seguridades de futuro", dijo a Efe Christian Mirza, interlocutor elegido por el Gobierno uruguayo para conseguir destrabar la situación.

Con la acampada ante la embajada estadounidense iniciada el pasado 24 de abril, los sirios Ali Husein Shaaban, Abd al Hadi Omar Mahmoud Faraj y Ahmed Adnan Ahjam y el tunecino Abdul Bin Mohammed Ourgy buscaban que Estados Unidos les diera "lo necesario para llevar una vida normal como seres humanos" en Uruguay, tras haber estado 13 años presos sin cargos en la base de Guantánamo.

EE.UU. no atendió su reclamo, pero el Gobierno uruguayo trató de institucionalizar su proceso de adaptación e inserción en Uruguay por intermedio de un convenio con una ONG representante del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), que les brinda apoyo financiero y una vivienda en alquiler a cada uno.

Si bien los cuatro declinaron en principio suscribir ese acuerdo por no estar de acuerdo con algunos puntos, finalmente firmaron hoy una "carta compromiso" que aclara el documento anterior y plasma por escrito los derechos y obligaciones que asumen.
"Se lograron básicamente todos los puntos de los que se tenían dudas", expresó el abogado de los exreos, Mauricio Pigola.

También el refugiado de origen palestino Mohammed Tahamatan, quien no participó en la protesta al haber suscrito el acuerdo desde un principio, firmó hoy de nuevo un texto que, según Mirza, no tiene "diferencias sustanciales" con el anterior.

En concreto, el convenio que la Cancillería de Uruguay tiene con el Servicio Ecuménico para la Dignidad Humana (Sedhu), en representación de Acnur, es de un año con opción a dos y contempla, entre otros aspectos, ayuda monetaria, de vivienda, el recibimiento a sus familias, cursos de idioma y ayuda para formación y búsqueda de empleo.

"Al cabo del año se hace una evaluación de cómo ha funcionado y se espera que en este periodo tengan ya dominio del idioma español, hayan empezado o terminado algún cursos de recalificación laboral y estén instalados en sus viviendas respectivas", dijo Mirza.

"Y ellos lo han entendido bien, reconociendo que tienen que poner de su parte y están dispuestos a trabajar porque no quieren para nada vivir del subsidio de forma permanente. Quieren trabajar", destacó.

La ayuda económica se mantiene en los USD 563 dólares, aunque dependerá del número de familiares que cada uno quiera recibir.

"No es lo mismo si están ellos solos a que tengan un hogar reunificado", añadió el mediador, quien confirmó que será la Cruz Roja la que se hará cargo del desplazamiento de los familiares de cada refugiado desde los países de origen.

También se les facilitará la colaboración y ayuda económica necesaria para alquilar una vivienda para cada uno.

El único en no aceptar el documento propuesto hoy fue el sirio Jihad Ahmad Diyab, que no se sumó a la protesta frente a la embajada y está "evaluando las posibilidades de no radicarse en Uruguay", según el interlocutor del Gobierno.

Los seis expresos fueron acogidos en diciembre en Uruguay como parte del compromiso del entonces presidente, José Mujica (2010-2015), de colaborar con su par norteamericano, Barack Obama, en el plan de cierre del penal radicado en la base naval estadounidense en Guantánamo (Cuba) para acusados de terrorismo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)