24 de octubre de 2014 11:49

Grupo feminista judío desafía norma religiosa 

Mujeres judías rezan en el Muro de las Lamentaciones en Jerusalén (Israel) hoy, viernes 10 de mayo de 2013. Las "Mujeres del Muro", pertenecientes a corrientes no ultra-ortodoxas del judaísmo y que reivindican su derecho a rezar ataviadas con indumentari

Mujeres judías rezan en el Muro de las Lamentaciones en Jerusalén (Israel). Las "Mujeres del Muro", pertenecientes a corrientes no ultra-ortodoxas del judaísmo y que reivindican su derecho a rezar ataviadas con indumentaria reservada a los hombres en el Muro de las Lamentaciones. Foto: EFE/

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 0
EFE

Las Mujeres del Muro, una organización judía que lucha por lograr la igualdad de derechos entre hombres y mujeres a la hora de rezar en el Muro de las Lamentaciones, logró hoy, viernes 24 de octubre, colar una minúscula Torá en el espacio reservado a la féminas y realizar un Bat Mitzvah.

Desafiando la regulación del rabinato, las mujeres introdujeron una diminuta edición del libro sagrado del judaísmo, de apenas 28 centímetros, escondida en una bolsa de Talit y lo leyeron frente al también llamado Muro de los Lamentos por vez primera en 25 años.

Después, cerca de un centenar de mujeres celebraron el Bat Mitzvah de Shasa Lutt, una adolescente de 12 años procedente de la localidad de Beersheva, que transmitió al diario local "Haaretz" su "felicidad por tener un verdadero Bat Mitzvah y no solo una fiesta más".

Según el rotativo, esta es la primera vez que una mujer celebra de forma plena esta crucial ceremonia judía de llegada a la madurez en el "kotel" o Muro de las Lamentaciones.

La iniciativa comenzó a primera hora de este viernes cuando las mujeres se presentaron con una Torá en la explanada del muro y se les informó de que, según las regulaciones, nadie puede introducir copias particulares en el recinto.

De acuerdo con las mismas, todo el que quiera orar o recitar la Torá en este lugar sagrado debe solicitar uno de los 300 rollos que se guardan en una zona cubierta en la zona a la que acceden los hombres.

Las mujeres solicitaron entonces la suya, y les fue denegada, por lo que pidieron la intervención del rabino responsable de la Fundación para la Herencia del Muro de las Lamentaciones, Shmuel Rabinowitz, quien al parecer no estaba y que se opone a que las mujeres lean allí la Torá.

Las mujeres entraron entonces en la zona exclusivamente femenina y sacaron la pequeña copia de la Torá, que había sido introducida bajo una mesa, y realizaron las oraciones ante la atenta mirada de dos policías, que según la prensa israelí no intervinieron.

"Estoy muy nerviosa. Es increíble que una cosa tan obvia y natural haya que hacerlo engañando", declaró al citado rotativo Lesley Sachs, directora ejecutiva de esta organización que lucha contra la discriminación femenina.

Sachs explicó que la copia utilizada fue sacada de contrabando en 1880 de Lituania y llevada a Sudáfrica antes de que terminara en el Reino Unido, desde donde viajó para esta aventura.

"Esta copia única fue creada por la misma razón por la que la hemos usado hoy", agregó la activista, cuyo grupo difundió imágenes de su hazaña a través de su página web y de su cuenta en la red social Twitter.

El grupo feminista ya había lanzado una campaña el pasado domingo para alentar a las mujeres a realizar su Bat Mitzvah en el Muro de las Lamentaciones, incluyendo la recitación.
La iniciativa fue condenada por Rabinowitz, quien definió la acción como "decepcionante".

"Un pequeño grupo de Mujeres del Muro realizaron una acción decepcionante esta mañana. Después de que se les impidiera introducir una gran Torá, arteramente introdujeron una pequeña", denunció en un comunicado difundido por la edición digital del diario "Yediot Aharonot".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)