7 de January de 2010 00:00

La gripe AH1N1 no parece tan severa como se pronosticó

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró en junio de 2009 que la gripe AH1N1 era una pandemia, los científicos advirtieron que podría ser la peor amenaza de salud pública de los últimos 40 años. La enfermedad, sin embargo, no parece haber sido tan severa como se pronosticó, según la BBC.

Los estudios más recientes sugieren que en el hemisferio norte, donde según la OMS la infección ha alcanzado ya su punto álgido, han ocurrido 26 muertes por cada 100 000 casos de la enfermedad. Esto refleja, dicen los expertos, que el virus AH1N1 es mucho menos letal de lo que inicialmente se temió. La infección del virus  comenzó en México en abril y frente al patógeno desconocido las autoridades sanitarias de todo el mundo llevaron a cabo esfuerzos frenéticos para detener su propagación.

El virus se extendió, primero a Estados Unidos y Canadá y después a Europa, y en ambas regiones se establecieron estrategias de salud que nunca antes se habían implementado.
Se aisló a los pacientes contagiados, se lanzaron campañas sanitarias multimillonarias, se aceleró la producción de antivirales y los medios de comunicación lanzaban boletines diarios con las cifras de muertes y contagios.

Los expertos temieron entonces que las personas más vulnerables, como ancianos, niños, o aquellos con sistemas inmunes comprometidos, podrían sucumbir ante la nueva enfermedad. Se cerraron escuelas, se pidió a las personas con síntomas de gripe que se mantuvieran en sus casas, y todos se preguntaban cuándo caería enfermos, señala un informe de la BBC.

Las precauciones que se tomaron parecerían, ahora, exageradas ante los resultados. Y aunque al inicio fue muy difícil establecer un equilibrio, mi opinión es que ésta fue una epidemia sin la agresividad que se suponía.

Mientras se esperaba “lo peor” en el hemisferio norte, los países del hemisferio sur seguían de cerca la actividad del virus mientras establecían sus propias estrategias para enfrentar sus propia temporada de influenza.

Y aunque la propagación de la enfermedad llegó a extenderse ampliamente en esta región, nunca logró una transmisión comunitaria sostenida.

En agosto de 2009 el principal asesor médico del gobierno del Reino Unido, Liam Donaldson, declaró a la BBC que “estos virus tienen un elemento desconocido y son muy impredecibles. Tienden a alejarse y regresar”.

“Si observamos la situación en el hemisferio sur, vemos que en México el virus ya llegó a su punto álgido, pero en Sudamérica, como Argentina, se han duplicado las muertes en las últimas dos semanas”. En su último boletín del 30 de diciembre de 2009, la OMS informa que el número total de muertes por gripe porcina en todo el mundo es de 12 220.

Esta cifra, dicen los expertos, es mínima comparada con entre 250 000 y 500 000 personas que mueren anualmente a causa de la gripe estacional. Y aunque el AH1N1 llegó para quedarse, es claro que no es una enfermedad tan grave como se temía.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)