16 de septiembre de 2015 12:36

Gremios empresariales analizan el impacto del fenómeno de El Niño

Las distintas cámaras empresariales en Guayaquil examinaron los posibles planes de contingencia que podrían aplicar para evitar los daños del Fenómeno de El Niño. Foto: Gabriel Proaño/ EL COMERCIO

Las distintas cámaras empresariales en Guayaquil examinaron los posibles planes de contingencia que podrían aplicar para evitar los daños del Fenómeno de El Niño. Foto: Gabriel Proaño/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 1
Evelyn Tapia
(I)

Los representantes de varios gremios empresariales se reunieron la tarde de este martes 15 de septiembre del 2015 en la Cámara de Industrias de Guayaquil para analizar los riesgos y efectos que traería el fenómeno de El Niño si se presenta este invierno.

En la reunión, que se realizó a puerta cerrada, estuvo presente personal del Centro Internacional para la Investigación del Fenómeno de El Niño (Ciifen), representantes de la Cámara de Industrias, de Agricultura, de la Construcción, de Pesquería, de Acuacultura, entre otros gremios de sectores productivos de la Costa.

“Hay un fenómeno de El Niño en proceso, eso no está en discusión, lo que está en discusión es la intensidad que tendrá y lo que nos queda es juntarnos, analizar el tema y prepararnos para enfrentar este fenómeno”, dijo Francisco Alarcón, presidente de la Cámara de Industrias.

Alarcón puntualizó que el objetivo de la reunión es el intercambio de información entre los gremios, además de obtener datos sobre las características de este fenómeno, para en base a esto, proponer soluciones.

Rafael Guerrero, presidente de la Cámara de Agricultura zona II, mencionó que en 1997 los sectores más afectados fueron el banano y el arroz, que perdieron el 41 y 17% de su producción respectivamente.

Guerrero añadió que el Gobierno debe enfocarse en limpieza de canales, drenajes y taludes. “El sitio que más afectaciones tendría es la cuenca baja del Guayas. En 1997 hubo 2 882 millones de dólares en daños en el sector agrícola, no queremos que esto se repita”.

Enrique Pita, presidente de la Cámara de Construcción de Guayaquil, mencionó que el Gobierno ha realizado trabajos importantes en control de inundaciones, sin embargo, considera que hay otras aristas que deben analizarse. Por ejemplo, la obra pública que esté en proceso de construcción podría retrasarse, debido a que se pospondrían actividades para precautelar inversiones y que no se pierdan trabajos de relleno, taludes y terraplenes.

"Es grave un fenómeno con lluvias fuertes, en especial para obras que están en proceso de infraestructura. En el caso de urbanizaciones en las que no se han tomado recaudo para acelerar excavaciones, los riesgos son muy grandes", añadió.

El sector camaronero también teme efectos negativos por las fuertes lluvias que podrían inundar las piscinas en las que se desarrolla la actividad acuícola.

José Antonio Camposano, presidente de la Cámara Nacional de Acuicultura, dijo que en los años en los que el sector tuvo bonanza por altos precios, se registraron importantes mejoras en infraestructura, sin embargo, todavía hay sectores con alta vulnerabilidad en Manabí y Esmeraldas.

"Hay entre 6 000 y 10 000 hectáreas vulnerables de afectación en las que se debe tener planes de contingencia. Ya hemos pedido líneas de crédito exclusivas para mejorar infraestructura a la CFN", indicó el dirigente.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)