20 de December de 2009 00:00

Las grandes giras no incluyen a Quito

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Espectáculo y Corresponsalías en Bogotá y Bs. Aires

Varias agencias de viajes mantienen su atención en los megaconciertos que se presentan en ciudades como Buenos Aires, Bogotá o Lima y que no tienen a Ecuador en su ruta musical.

¿Por qué Metallica, Depeche Mode, Madonna, U2 y otros artistas no visitan Quito? Sin duda, uno de los principales factores es lo elevado de los costos de shows de artistas como estos, según lo confirma el gerente de Top Shows, Christian del Alcázar.



En Colombia
Bogotá no tiene un escenario idóneo para este tipo de shows. La mayoría de conciertos se realiza en el parque Simón Bolívar, para unas 40 000 personas.
En los últimos años, el estadio El Campín dejó ser escenario musical. La administración de Samuel Moreno no presta sus instalaciones para evitar el deterioro del césped. Esto truncó la presentación de U2.“La inversión es difícilmente recuperable en nuestro país. La mayoría de estos artistas exigen un pago fijo garantizado muy alto y una participación de las utilidades que puede llegar a ser hasta del 80%”. Ciudades como Quito o Guayaquil, a pesar de tener un público con gustos musicales diversos, tienen una población reducida (alrededor de un millón trescientos mil habitantes) frente a otras como Bogotá con cerca de ocho millones.

Del Alcázar agrega que además en Ecuador faltan locales para espectáculos y existe poca inversión publicitaria. “En la mayoría de casos los ‘mánagers’ de este tipo de artistas prefieren ir a ciudades muy grandes y donde el éxito está garantizado”.

El promotor recalca que en Lima hace 2 años “se bajaron los impuestos al mínimo y eso ha permitido que ahora el movimiento artístico sea enorme, generando un gran movimiento cultural y económico”.

En Bogotá, vez que se anuncia un concierto como Metallica o Franz Ferdinand,  las entradas literalmente desaparecen de las taquillas. De hecho, la banda Coldplay actuará el 4 de marzo próximo, pero sus organizadores ya anunciaron que en menos de una semana se agotaron las boletas de las mejores localidades.

A pesar que seis días después de Coldplay llegará Metallica, sus localidades más exclusivas -que pueden costar USD 180- también fueron vendidas.

“Bogotá es un mercado muy amplio y hay público para cualquier tipo de concierto, más allá de géneros como el pop o el rock”, dice Norberto Vallejo, de ‘La ventana’, programa de espectáculos de Caracol Radio.

De hecho este año  en la ciudad hubo diversos conciertos. Desde los recitales de Vicente Fernández, Ana Gabriel o Julio Iglesias hasta el show del grupo Depeche Mode, todos con lleno total.

Un segundo factor que ha catapultado a Bogotá a ingresar en el circuito de megaconciertos es el festival anual Rock al parque, que lleva 15 ediciones.

Según Vallejo, este festival ha servido para relacionar a la capital colombiana como uno de los polos musicales más importantes del sur del continente americano. Y, por lo tanto, se vuelve un destino atractivo para los grandes grupos musicales que reservan pocas fechas para sus giras por Sudamérica.

Al caso argentino se suma la calidez del público y ese apasionamiento propio de los argentinos. Bien lo puede decir Ricardo Arjona, quien dio 34 conciertos en el Luna Park, un registro inédito. Como si eso no bastara, un año después llenó cuatro veces el estadio de Boca Juniors. Las entradas se agotaron en un día.

“En Argentina hay shows desde en una pequeña sala de Almagro (zona del teatro under u 'off corrientes') hasta los Stones, o grandes músicos de jazz que llenan el Gran Rex o el Luna Park. La variedad es inmensa, pero también hay un público que asiste”, dice Santiago Giordano, autor de un libro por lanzarse sobre los 50 años del Festival Nacional de Folclore de Cosquín, con llenazos impresionantes durante 12 días.

La lista es larga, desde que en 1973 llegó Santana. Aún en la dictadura, antes de la prohibición de la música en inglés por la guerra de las Malvinas, estuvieron Queen y Joe Cocker. La democracia trajo a Sting, Tracy Chapman,  Bruce Springsteen...

Pero en los noventa, cuando el peso valía un dólar, fue el destape. Los músicos llegaron en oleadas. Basta recordar el tema Paren de venir de The Sacados, que enumera las bandas que sacudieron la cancha de River Plate o Vélez Sarsfield: Rolling Stones, Michael Jackson, Madonna, Prince, Guns’n Roses, Iggy Pop, Bob Dylan, David Bowie, INXS...

Con la crisis económica de 2001, la invasión se detuvo, pero la pronta recuperación financiera de ese país  posibilitó el regreso de los Stones y Madonna, Aerosmith, Bob Dylan, Roger Waters, Sting, U2, y más.

El último gran recital fue el de AC/DC con valores desde USD 30 hasta 115. Tres días, 198 000 localidades y un ingreso de USD 6 millones. Pero además, esta banda, así como Kiss, U2 o Megadeath, deciden filmar mucho material para sus DVD. “Es sin duda, por la euforia del público”, dicen en la productora Time for fun, que trajo a AC/DC.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)