21 de octubre de 2015 00:00

Las Golondrinas, otro territorio en disputa

Las Golondrinas es una zona altamente agrícola donde florece la palma de aceite, cacao... Sus habitantes deben decidir su pertenencia en una consulta. Fotos: Juan Carlos Pérez/ EL COMERCIO

Las Golondrinas es una zona altamente agrícola donde florece la palma de aceite, cacao... Sus habitantes deben decidir su pertenencia en una consulta. Fotos: Juan Carlos Pérez/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 3
Bolívar Velasco y José Luis Rosales.

La disputa política por el territorio de Las Golondrinas se siente en las calles de esta zona no delimitada, que en una consulta definirá su pertenencia entre Esmeraldas e Imbabura.

El plebiscito aún no tiene fecha debido a que la Corte Constitucional debe emitir su dictamen sobre la pregunta que fue enviada el 2 de octubre.

La Ley de Garantías Jurisdiccionales da un tiempo de 20 días para que el ente se pronuncie. El plazo vencerá mañana (22 de octubre). Este sería el tercer referéndum en el Ecuador que intentará resolver un diferendo limítrofe de 37 años.

La Concordia y La Manga del Cura decidieron su pertenencia en similares procesos.

Por ahora, las prefecturas de Esmeraldas e Imbabura mantienen desplegadas maquinarias en Las Golondrinas hasta tener una respuesta definitiva sobre la consulta popular.

Sus autoridades hablan de las inversiones y los trabajos que se ejecutan en este pueblo de 14 698 hectáreas y en el que viven 6 000 habitantes.

Por ejemplo, Imbabura trabaja en la rehabilitación de 25 de los 172 kilómetros de vías. Las labores se realizan desde hace siete meses con 10 máquinas entre tractores, retroexcavadoras, motoniveladoras y volquetas, según el prefecto Pablo Jurado.

El último domingo, durante una asamblea con pobladores, las autoridades imbabureñas recordaron que han invertido USD 1,2 millones en obras viales, infraestructura educativa, alcantarillado y sistema de agua, entre 1997 y el 2010.

La Prefectura de Esmeraldas sostiene que gracias a sus gestiones Las Golondrinas tiene redes eléctricas, el servicio de agua potable, el centro comunal, alcantarillas y vías lastradas en cinco pueblos.

La prefecta Lucía Sosa asegura que las obras continuarán, como por ejemplo, la vía de 11 kilómetros desde Boca Mala hasta la ‘T’ de las Golondrinas por USD 4 millones, que se encuentra en contratación.

El Municipio de Quinindé, cerca de Las Golondrinas, también ha llevado las obras. Su alcalde Manuel Casanova, señala que por la vecindad que tienen con Las Golondrinas decidieron apoyarlos con la construcción del parque por un monto de USD 700 000.

La obra tiene un avance del 75%. Ese Cabildo asimismo construyó un coliseo con una inversión de USD 100 000.

Pese a las inversiones, Las Golondrinas tiene históricas necesidades insatisfechas como el alcantarillado y el agua potable que al momento es entubada. Las familias hacen sus necesidades en letrinas y la calidad del agua no es de la mejor.

El médico Johnny Muñoz recuerda que por estos problemas se registraron alrededor de 300 casos de chikungunya.

Por estos días, las maquinarias de las dos prefecturas coinciden en la mina del sector 8 de Julio desde donde extraen el material para mejorar las calles. El jueves 15 de octubre, un grupo de moradores que apoya la tesis imbabureña protagonizó una protesta por el ingreso de las volquetas de Esmeraldas a ese lugar.

Ellos reclamaban porque el acceso fue abierto por la ‘Provincia de los Lagos’ y que si Esmeraldas necesitaba aprovechar el material debía abrir su propio camino.

El habitante Francisco Encalada reconoce que desde el anuncio de la consulta popular los pobladores se han dividido.

Eso se evidencia en el programa de fiestas por los 37 años de creación, que terminarán el 30 de octubre con el desfile y la sesión solemne.

En esos festejos no participarán quienes apoyan que Las Golondrinas sea anexada a Imbabura. El lojano Luis Muñoz y habitante fundador del territorio dice que la tradición es celebrarla cada 12 de octubre.

Las diferencias también pasan por el campo administrativo, pues al ser una zona no delimitada ninguna autoridad de las dos provincias puede tener la rectoría en Las Golondrinas, dice el presidente de la Junta Promejoras, José Morocho.

Él no está de acuerdo con que se haya instalado una Tenencia Política por parte de la Gobernación de Esmeraldas.
Hace un año se colocó el letrero con el nombre de la dependencia, pero por gestiones de Morocho no funcionó.

Jomar Cevallos, alcalde de Cotacachi, dice que debido a que una mayoría de pobladores apoya la tesis de Imbabura se abrirá una oficina satélite a inicios de noviembre.

Él explica que la mayoría de escrituras de los predios están registradas en Cotacachi.

En medio de la polémica, las dos provincias exponen sus razones para asumir el territorio.

Esmeraldas habla de distancias, pues dice que de Las Golondrinas a Quinindé existen apenas 35 kilómetros, mientras que a Cotacachi 420. Este cantón señala que eso se resolverían con una vía.

En contexto

En Las Golondrinas hay tres calles principales asfaltadas. Las transversales están en proceso de mejoramiento con la maquinaria de las prefecturas. El alcantarillado sanitario es una de las principales deficiencias en esta zona no delimitada, que irá a una consulta popular.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)