30 de mayo de 2017 10:50

Gobierno confirmó el fin de sobretasas a partir del 31 de mayo de 2017

Los licores como el pisco, el vino espumoso, el vodka y otros ingresarán al país con una sobretasa del 5%. Foto: Vicente Costales/ EL COMERCIO.

Cuando arrancó la medida, en 2015, la sobretasa de los licores fue del 25%. Foto: Archivo/ EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 59
Carolina Enríquez

El nuevo Gobierno cumplirá el cronograma de desgravación de salvaguardias propuesto a la Organización Mundial de Comercio (OMC), con lo cual la medida terminará mañana, 31 de mayo de 2017. 

El ministro de Comercio Exterior,Pablo Campana, informó ayer, 29 de mayo, que el pasado jueves 25 remitió a la Aduana un comunicado para levantar las sobretasas de las últimas 2 152 partidas arancelarias, gravadas con 5% y 11,7%.

Inicialmente se establecieron salvaguardias para 2 961 partidas de entre 5% y 45%. En los dos años y tres meses de vigencia se realizó una desgración paulatina.

El objetivo del Gobierno era reducir las importaciones y, de esa manera, evitar la salida de divisas.  En los dos años de vigencia las importaciones cayeron entre el 23 y el 24%.

Según el analista en comercio exterior Christian Espinosa, esta reducción no solo fue producto de las sobretasas sino de la caída del consumo en dos años complicados económicamente.
La contracción en sectores como la construcción, por ejemplo, afectó a los importadores de cerámica.

Por un lado no había la demanda del producto y, por otro, se encareció la mercadería con las sobretasas.

“Debido a los altos precios hubo artículos que se hicieron imposibles de comercializar y, por eso, se dejó de traer. Entre estos se hallan porcelanatos o artículos con cierto espesor para obras con vibraciones, etc.”, explicó Dalila Gómez, presidenta de la Asociación de Importadores de Cerámica Plana.

En dos años las importaciones del sector cayeron 60% y las ventas en una medida similar. Una vez que se eliminen las sobretasas la Asociación espera una ligera reactivación de las compras.
Los importadores lanzaron estos días promociones y descuentos para atraer a los consumidores locales.

Los dos últimos años los ecuatorianos fueron masivamente a las ciudades fronterizas del sur de Colombia y norte de Perú para comprar productos baratos. En esos países se hallan artículos que se dejaron de traer al país como refrigeradoras de dos puertas, afeitadoras eléctricas europeas, artículos para peluquería de EE.UU., tequila de México, ron del Caribe, etc.

Para los importadores de licores, la aplicación de salvaguardia encareció los productos e impactó a los negocios porque aumentó el contrabando. Pero la medida solo reforzó una contracción que vivía el sector desde el 2012, cuando se fijó un nuevo sistema arancelario para las bebidas alcohólicas.

Desde el 2015 las importaciones del sector cayeron un 10% anual y las ventas bajaron en un mismo porcentaje.
Las normas fijadas sobre el sector en los últimos cincos años, dijo, generaron cierre de negocios y menos empleo, aunque no dio cifras.

La meta del Gobierno era bajar en un año las compras en USD 2 200 millones. Las sobretasas debían regir 15 meses, pero se extendieron un año tras el terremoto.

Un análisis de la CCQ revela que entre marzo del 2015 y marzo del 2017 las compras del país, incluyendo bienes gravados y no gravados, se redujeron en USD 9 753 millones. De ese monto, 3 644 millones fueron por bienes con salvaguardias.

Con menos importaciones la balanza comercial registró superávit, lo que también incidió positivamente en los resultados de la cuenta corriente de la balanza de pagos en 2016. Dos años antes el resultado era deficitario.

Si bien en términos marcroeconómicos hubo resultados, con la medida se perdieron 80 000 puestos de trabajo en el sector comercial, según David López, jefe Económico de la Cámara de Comercio de Quito (CCQ).

López coincidió en que el año recesivo también incidió en baja de compras al exterior. Además, los precios altos impactaron en una reducción del consumo. La medida también afectó a bienes de capital y elevó los costos para la industria.

La importadora de maquinaria pesada Teojama explicó que tras la aplicación de las sobretasas sus ventas cayeron 50% en 2016 si se las compara con el 2014.

Ante los efectos de este mecanismo, la empresa tuvo que hacer un “ajuste en precios, pero siempre evitando perjudicar a los clientes.

Tuvimos que sacrificar márgenes de utilidad, incluso incurriendo en pérdidas en ciertos modelos”, indicó Giovanni Mondín, vicepresidente ejecutivo de la firma.Aduana recaudó USD 1 586 millones por sobretasas entre marzo del 2015 y febrero de este año.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (19)
No (5)