25 de febrero de 2016 19:44

Gobierno carga de simbolismo la posesión de la nueva cúpula militar

Una ceremonia militar, con la  cúpula  entrante y saliente  en el 2014. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Una ceremonia militar, con la cúpula entrante y saliente en el 2014. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 31
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 10
Agencia EFE

El Gobierno de Ecuador ha decidido cargar de contenido simbólico la toma de posesión de la nueva cúpula militar -designada a principios de mes por el presidente, Rafael Correa- que tendrá lugar este viernes 26 de febrero del 2016 dentro de los actos del día del Ejército Ecuatoriano.

La fecha se conoce también como Día del Civismo y de la Unidad Nacional y conmemora una histórica batalla que tuvo lugar el 27 de febrero de 1829, elementos con los que el Gobierno ha querido rodear de sentido cívico el relevo, decidido en medio de una polémica por un asunto administrativo-financiero sobre las pensiones de jubilación militar.

El presidente del país destituyó el 5 de febrero al anterior Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas después de que sus integrantes se manifestaran en contra de la devolución de USD 41 millones, por parte del Instituto de la Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (Issfa) al Ministerio del Ambiente.

El monto corresponde a la diferencia entre los USD 48 millones que el Issfa percibió en 2010 por la venta de unos terrenos en Guayaquil y los siete millones que hubiera cobrado si los terrenos se hubieran tasado de acuerdo con el avalúo (valoración) municipal.

En ese caso, se aplicó el avalúo de la Dirección Nacional de Avalúos y Catastro (Dinac) que, según el Ejecutivo, no era el adecuado, por lo que, con base en un dictamen de la Procuraduría del Estado, el Gobierno ordenó al Ministerio de Finanzas la retención de los valores pagados en exceso al Issfa para su entrega al Ministerio del Ambiente.

El cambio en la cúpula militar debía llevarse a cabo el 7 de abril pero, tras el cese anticipado decidido por Correa el 5 de febrero, se ha hecho coincidir el acto oficial de toma de posesión con la conmemoración de la Batalla de Tarqui, en la que salió victorioso el general Antonio José de Sucre y que el Ejército ecuatoriano asumió posteriormente como su fecha.

Correa, tras destituir al alto mando, nombró al vicealmirante Oswaldo Fabián Zambrano Cueva como nuevo jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas en un decreto ejecutivo.
En el mismo documento designó también al vicealmirante Angel Isaac Sarzosa Aguirre como nuevo comandante de la Armada, a César Abdón Merizalde Pavón al frente de la Fuerza Aérea y a Luis Miguel Angel Castro Ayala en el Ejército.

Los nombramientos fueron hechos el mismo día de las destituciones y, según el ministro de Defensa, Fernando Cordero, en esa misma jornada los nuevos responsables asumieron sus funciones, porque "las Fuerzas Armadas no pueden quedar sin mando ni siquiera medio día", según dijo.

En el contexto de la sorprendente sustitución, el presidente ecuatoriano ha hablado de las "intenciones de sublevación" que, en su opinión, están tras protestas de sectores militares en situación de retiro que advierten de problemas financieros en el Issfa por la devolución de los fondos.

El Gobierno niega tales dificultades y sostiene que ese rechazo refleja intereses políticos pues, según Correa, quienes se oponen a la devolución de los recursos "quieren hacer un escándalo nacional, quieren hacer una crisis política".

El mandatario, cuya presencia se ha anunciado en los actos de este viernes, ha afirmado que entre los militares en retiro que critican la decisión gubernamental están algunos políticos de la oposición.

Ha mencionado al excoronel Fausto Cobo, del opositor Partido Sociedad Patriótica y cercano al Movimiento también crítico CREO, al exgeneral Ernesto González y a un ex jefe de Inteligencia militar Mario Pazmiño, del conservador Partido Social Cristiano.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)