15 de January de 2010 00:00

El Gobierno intenta rescatar el Yasuní-ITT

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción  Política

El Gobierno finalmente optó por darle más tiempo a la Iniciativa Yasuní-ITT (Ishpingo, Tambococha, Tiputini), que busca dejar bajo tierra el crudo pesado de esa reserva natural de la Amazonia, a cambio de que los países desarrollados contribuyan económicamente para el país.

El anuncio lo hizo el vicepresidente de la República, Lenín Moreno, quien en la mañana de ayer se reunió con el presidente Rafael Correa para  “pedirle información” sobre el tema. “Me preocupó mucho saber lo que pasa con esa propuesta, pues yo también nací en el Yasuní”.

USD 3 500 millones
quiere el Gobierno por dejar el crudo. Si explotaría, obtendría USD 8 000 millones

Después de una reunión, en la que también  participaron otros ministros, Moreno indicó que el Régimen tomó dos decisiones fundamentales en este tema: se  nombrará un nuevo equipo negociador para el proyecto y  no regirá el plazo de seis meses para que los países contribuyentes (no donantes, según el Régimen) concreten sus aportes económicos. “Se tomará el tiempo que sea necesario para concretar este proyecto que ha sido impulsado personalmente por el Presidente de la República  y que es una prioridad para el Gobierno de la revolución ciudadana”, dijo Moreno.

Él convocó, a las 15:30,  a una rueda de prensa  para informar estas decisiones.  Estuvo acompañado por los ministros Gustavo Jalkh (Gobierno), Javier Ponce (Defensa), María Fernanda Espinosa (Patrimonio) y Ricardo Patiño (de Coordinación Política).La gran ausente fue la ministra de Ambiente, Marcela Aguiñaga.

 Esta funcionaria ha sido la única cercana al equipo negociador de la Iniciativa que no renunció a su cargo. Esta semana lo hicieron Roque Sevilla, Yolanda Kakabadse, Francisco Carrión y el canciller Fander Falconí, generando un sacudón interno a las bases ambientalistas del proyecto político de este Gobierno.

A diferencia de los otros, Aguiñaga se alineó a la posición del Presidente. “No es posible aceptar las condiciones en que fue armado el fideicomiso para administrar los fondos de la Iniciativa. Con la dignidad no se negocia”.
 
Precisamente, el anuncio de Moreno   busca retomar la velocidad del  proceso que se puso en duda tras las declaraciones del Mandatario. Incluso, en la mañana de ayer,  durante una  ceremonia de cambio de Jefe de la Casa Militar, a las 08:30, aseguró que “aquí no van a mandar ni potencias extranjeras, ni transnacionales; tampoco van a mandar burocracias internacionales”.

El pronunciamiento hizo referencia a que, aparentemente, los gobiernos de los países donantes, entre ellos España, Alemania, Suecia, Suiza, Inglaterra, estarían exigiendo algunas condiciones que “atentarían contra la soberanía nacional” para concretar esos aportes.

También se quejó del trabajo del equipo negociador, encabezado por el ex canciller  Falconí,  Sevilla y Kakabadse. Según el Mandatario,  las negociaciones “no fueron con los supuestos donantes, sino con un ecologismo infantil que ha querido imponer condiciones realmente inadmisibles para el país (…) nunca me prestaré a esos juegos”.

Afirmó que para la entrega de recursos  necesarios para no  explotar el ITT se planteaba que los fondos obtenidos sean manejados por “burocracias internacionales” como el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Y que  los fondos se manejen a través de un  fideicomiso, e imponer 100 000 kilómetros cuadrados de bosque protector.

Las expresiones de ayer se sumaron a las del enlace del sábado, cuando planteó  a los donantes que “sus centavos se guarden detrás de las orejas” porque el petróleo de la reserva  Yasuní-ITT se explotará después de seis meses.

Todas estas palabras causaron malestar al interior de Alianza País. Norman Wray, Rosana Alvarado y otras figuras del  movimiento gobernante  se solidarizaron con la renuncia del ex Canciller,  uno de los ideólogos del movimiento desde sus inicios.

Según Roque Sevilla, tras las declaraciones del presidente Correa, “será difícil retomar el proyecto” (ver nota compartida). Sin embargo, la ministra de Coordinación de Patrimonio, María Fernanda Espinosa, cree que el proceso no ha tenido variaciones. Incluso, dijo que los contactos con las autoridades de los países donantes no se han perdido. “La Cancillería ha seguido en el proceso, incluso los técnicos de los equipos negociadores no se han desintegrado”, comentó.

Ricardo Patiño recordó que el proceso de negociación es complejo. Incluso comparó este  caso con   el de la  renegociación de la deuda externa que emprendió el Gobierno.  “Eso pese a que el Ecuador, en este caso, no es un deudor sino  la nación que  más contribuye a esta iniciativa para evitar el proceso de calentamiento global por la quema de combustibles fósiles”.

Todavía no se conocen los perfiles  de las personas que integrarán el equipo de negociación. “Hemos cruzado algunos nombres, pero por delicadeza con el Primer Mandatario esperaré a que él mismo los haga públicos”, dijo Lenín Moreno.

En lo  que sí fue claro es en reclamar la autoría de esta iniciativa ecológica  para el presidente Correa. “Él es quien más está interesado en concluir con éxito este proceso”, dijo.

Punto de vista

Roque Sevilla/ ex negociador

El proceso será más difícil ahora

Las declaraciones del presidente Rafael Correa afectaron mucho al proceso de negociaciones, primero al poner un plazo  para llegar a acuerdos y ahora al  decir que no hay plazo definido. Además, y con mucho respeto para el señor Vicepresidente, a quien le correspondía hacer esa declaración era al presidente Correa.

Abrigo la esperanza de que los donantes interpreten las declaraciones del Presidente como un traspié  y nada más. Ahora viene un proceso muy difícil porque habrá de demostrar fehacientemente  que el Gobierno quiere salir adelante con este proyecto. 

Yo no he vuelto a tener contacto con las autoridades de los gobiernos donantes, pero sí he podido ver las reacciones negativas y de sorpresa que han recogido varios medios de comunicación, principalmente de Alemania.

Nosotros no negociamos con intermediarios, sino con las autoridades máximas de cada uno de esos países. En el caso de Alemania fue con el Parlamento, con su Canciller, con el Ministro de Ambiente y con el Secretario de Cooperación Internacional. Estas reuniones las coordinó nuestro embajador Horacio Sevilla. El mismo procedimiento se aplicó con los otros países. Espero que este proyecto se recupere.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)