15 de julio de 2014 17:53

Gobierno y Farc perfilan el debate sobre víctimas y su participación

El jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, lidera la nueva reunión con las Farc. Foto: EFE

El jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, liderará la nueva reunión con las Farc. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE
La Habana

Los negociadores del Gobierno de Colombia y las FARC volvieron a encontrarse hoy en La Habana para preparar el que será el próximo reto del proceso de paz: debatir el sensible tema de las víctimas del conflicto y gestionar su participación directa en las conversaciones.

En esta reunión preparatoria, que no se considera un ciclo negociador, la delegación del Gobierno insistió en el compromiso de que los afectados por más de 50 años de conflicto armado en Colombia formen parte de un proceso que ya ha superado, con acuerdos parciales, los tres primeros puntos de la agenda de conversaciones (cuestión agraria, participación política, y drogas y narcotráfico).

"El mensaje central es a las víctimas: participen, estamos dispuestos a oirlas y a que hagan presencia aquí, en las conversaciones", aseveró hoy el jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, en unas declaraciones divulgadas por su equipo de prensa.

De la Calle, quien lidera el grupo negociador del presidente Juan Manuel Santos desde que comenzaron los diálogos en 2012, precisó que trajo esta vez a La Habana una "propuesta concreta" sobre cómo permitir a las víctimas asistir a las negociaciones.

"Lo que queremos es discutir el tiempo, el procedimiento y la fecha en que esto comenzará a ocurrir", resaltó.

El exvicepresidente colombiano insistió en que "no se trata de negociar los derechos de las víctimas, sino de convenir la mejor manera de reconocerlos".

Aunque hasta el momento no han trascendido las propuestas realizadas hoy por los negociadores de las FARC, se espera que las partes acuerden en los próximos días cómo presentar los testimonios de las víctimas en el siguiente ciclo de diálogos, cuya fecha aún no se ha anunciado.

La reunión de este martes dio continuidad a una primera tanda de encuentros preparatorios sobre el tema que los delegados del Gobierno y la guerrilla ya sostuvieron los pasados 6 y 7 de julio en La Habana.

Paralelamente, en Colombia han tenido lugar este mes dos foros organizados por la ONU para tratar el tema de víctimas, cuyos informes con propuestas llegarán en septiembre a la mesa de diálogos en Cuba.

La principal demanda de esas reuniones a los negociadores ha sido que tanto las FARC como el Estado asuman su responsabilidad por los crímenes del conflicto y pidan perdón.

El reconocimiento de todas las víctimas del conflicto y de la responsabilidad frente a ellas encabezan el listado de principios que regirán la discusión de este tema en La Habana.

Se trata de diez ejes dados a conocer por los negociadores en junio pasado, que además incluyen cuestiones como la reparación a las víctimas, la satisfacción de sus derechos, el esclarecimiento de la verdad, la garantía de no repetición y el principio de reconciliación.

Según manifestó entonces De la Calle, "cada quien" debe reconocer su "responsabilidad" y "sus propias víctimas", y no habrá intercambio de "impunidades" entre las partes.

Las FARC consideraron, por su parte, que el Estado "es el máximo responsable por acción o por omisión" de las víctimas del conflicto, si bien han dejado en claro que "jamás" rehuirán sus "responsabilidades" ni pretenden "pactar impunidades".

Desde esas posturas, se espera que Gobierno y guerrilla despejen el camino para iniciar conversaciones sobre un tema muy sensible y que constituye el cuarto punto de una agenda de seis.

El conflicto colombiano ha dejado 220.000 muertos, unos 25.000 desaparecidos, 5,7 millones de desplazados y 27.000 secuestrados, además de unas 2.000 masacres, según datos del Centro de Memoria Histórica de Colombia.

El último ciclo de las conversaciones de paz tuvo lugar en junio pasado, cuando la mesa fue suspendida con motivo de la realización de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Colombia, en las que Santos fue reelegido para un segundo mandato hasta 2018.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)