3 de octubre de 2015 12:17

Los glaciares del volcán Cotopaxi se descongelan

Cráter del volcán Cotopaxi. Foto: Cortesía del Ministerio Coordinador de Seguridad.

Cráter del volcán Cotopaxi, se la pudo ver sin nieve y con una coloración verdosa. Foto: Cortesía del Ministerio Coordinador de Seguridad.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 21
Triste 51
Indiferente 11
Sorprendido 91
Contento 30
Betty Jumbo
Editora (I)
bjumbo@elcomercio.com

Por primera vez, los técnicos del Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional pudieron observar el fondo del cráter del volcán Cotopaxi.

La boca estuvo despejada. Apareció sin nieve y con una coloración verdosa, posiblemente por los depósitos de azufre. También expulsaba bocanadas de vapor de agua.

Esta descripción se encuentra recogida en el informe especial 18 que fue publicado este 1 de octubre por el Geofísico.

El cráter no había podido ser visualizado después de que se inició el proceso eruptivo del volcán con las primeras explosiones freáticas (14 de agosto), debido a la presencia de las constantes emisiones de ceniza o porque estaba nublado.

La observación del Cotopaxi fue hecha el 29 de septiembre, durante un sobrevuelo, en un avión Twin Otter de la FAE.
Los técnicos no encontraron indicios de magma en la superficie del cráter ni en la abertura (vento o hueco) de cientos de metros de profundidad.

Sin embargo, detectaron una temperatura de 157,7 grados en el cráter interno, un valor inferior a los 200,3 grados, medidos el 3 de septiembre.

Los cambios más notables en el Cotopaxi se observan en sus glaciares. El hielo ha empezado a fisurarse, derretirse y a derrumbarse, por el arribo de fluidos calientes a la superficie del edificio volcánico. Estos líquidos posiblemente tienen origen en el magma que se encuentra bajo el volcán, los cuales producen el calentamiento. Este fenómeno se aceleró más en las últimas semanas, señala el informe del Geofísico.

Todo el perímetro del glaciar está experimentado un tipo de descongelamiento lento, por partes o sectores del volcán. Es decir, se da poco a poco.

Por eso, han aparecido nuevas grietas en los flancos superiores y se nota una gran cantidad de fisuras y grietas en las lenguas terminales (hacia abajo) de los glaciares.

En la parte superior del glaciar del flanco sur se detectaron muchas zonas donde aparentemente se producen derrumbes. El informe del sobrevuelo realizado el 27 de septiembre, con la presencia del ministro Coordinador de Seguridad, César Navas, indica que en el sector norte, en el sitio llamado Yanasacha, se divisaron bloques de glaciar que podrían desprenderse. También, en el flanco superior oriental, el glaciar sufre un rápido derretimiento.

Imagen de los bloques de glaciar que se encuentran sobre el sector de Yanasacha del volcán Cotopaxi, que podrían derrumbarse (círculo anaranjado), como ya se ha observado en semanas anteriores. Foto: Cortesía/ Silvia Vallejo, técnica del Instituto Geofísi

Imagen de los bloques de glaciar que se encuentran sobre el sector de Yanasacha del volcán Cotopaxi, que podrían derrumbarse (círculo). Foto: Cortesía/ Silvia Vallejo, técnica del Instituto Geofísico

El descongelamiento se manifiesta a través de la generación de hilos de agua, que se deslizan entre las paredes de la roca y los bloques de hielo. En el sobrevuelo se notó esa presencia de agua y humedad.

El deshielo puede provocar el deslizamiento de flujos de lodo y materiales secundarios (lahares), que por el momento no causarán daños de ningún tipo a la población. No se trata de grandes cantidades de agua ni bajan de manera violenta.

Por ejemplo, si los bloques de Yanasacha se desprendieran los pedazos se quedarían arriba, porque en ese sector no hay muchas pendientes para que resbalen hacia las quebradas.

El descongelamiento de los bloques se daría por efectos de las temperaturas externas ambientales y ese proceso puede tardar muchas horas, días y hasta semanas. Además, todo depende del tamaño de los bloques desmembrados.

Adicionalmente, se ha observado el desprendimiento de material rocoso desde los bordes del cráter, que cayó hacia los glaciares inferiores en el lado oriental del volcán.

Según el Geofísico ese material de color oscuro no estaba presente anteriormente cuando se hicieron las observaciones del vuelo del 15 de septiembre. “Tampoco se trata de ceniza, ya que las caídas de ceniza no se produjeron hacia esta zona del volcán”.
Debido a todos estos cambios externos, los glaciólogos del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología realizaron ayer un sobrevuelo, en compañía de los técnicos del Instituto Geofísico.

Los glaciólogos desarrollan estudios para conocer qué cantidad de nieve se ha descongelado o fusionado, como el Geofísico denomina -de forma técnica- a este proceso. También para saber qué zonas de la nieve tienen un mayor descongelamiento y cuáles son las causas del deshielo.

Los glaciares del Cotopaxi se han vuelto débiles y vulnerables por el resquebrajamiento, debido a que han perdido su compactación. El Geofísico efectúa nuevos monitoreos y seguimiento de este fenómeno.

En contexto


El proceso eruptivo del volcán Cotopaxi cumple hoy 51 días, desde que se presentaron las primeras explosiones de ceniza. Las poblaciones cercanas de las provincias de Pichincha, Cotopaxi y Napo se encuentran en alerta amarilla y se preparan con capacitación.

Cotopaxi info
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (123)
No (11)