30 de agosto de 2017 00:00

Los gigantes de los muelles

mario faustos/ el comercio En Posorja se realizan los trabajos para constuir el dique del muelle y el Puerto de Aguas Profundas.

En Posorja se realizan los trabajos para constuir el dique del muelle y el Puerto de Aguas Profundas. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 4
Mónica Mendoza. 
Macroeditora (I)

Ecuador experimenta un ‘boom’ en la industria portuaria. En el último año han desembarcado tres multinacionales para modernizar y construir tres puertos con una inversión de USD 2 127 millones, según sus contratos con el Estado.

La empresa de origen dubaití, DP World, en Posorja (Guayas); la compañía multinacional chilena Agencias Universales S.A. (Agunsa), en Manta (Manabí); y, el holding Yilport, de origen turco, en Puerto Bolívar (El Oro).

La mayor inversión se concentra en el Puerto de Aguas Profundas en Posorja, una parroquia de Guayaquil donde mañana se colocará la primera piedra para construir la terminal portuaria. Son USD 1 200 millones que planea destinar para diseñar, construir y operar el puerto por 50 años, según el contrato de concesión, firmado en diciembre del 2016.

Detrás de este proyecto está Dubai World, un holding propiedad del Estado dubaití en los Emiratos Árabes Unidos. Es la tercera compañía más grande en su categoría que opera 70 terminales portuarios en 31 países y seis continentes, con más de 37 000 colaboradores en el mundo.

Se calcula que el puerto de Posorja empezará a operar en el primer semestre del 2019. Tendrá una terminal con un muelle de 400 m de largo y un patio para 750 000 TEU (contenedores de 20 pies), una carretera de 20 km Playas-Posorja y el canal de acceso con un calado de 16 metros.

Jorge Velásquez, gerente de DPWorld Posorja, dice que será una infraestructura que no la tiene hoy el país. “Dinamizará la economía, creará economía a escala y es la infraestructura que necesita Ecuador para ser competitivo con puertos de la región del Pacífico”.

En Manta, en cambio, el grupo Agunsa opera el puerto manabita desde marzo del 2017. En diciembre del 2016 firmó el contrato de concesión de la terminal internacional por 40 años. El plan de inversiones asciende a USD 177 millones.

La chilena es una multinacional con más de 50 años de experiencia en el negocio de servicios navieros y tiene presencia en aeropuertos, logística y transporte. Opera en más de 22 países de América, Europa y Asia. En el 2016 el grupo tuvo ventas consolidadas por USD 311,6 millones y patrimonio de 174,5 millones.

En Ecuador, Agunsa está desde 1992, a través de su filial Marglobal. Además, con Aretina tiene operaciones en Guayaquil y Puerto Bolívar.

Para administrar la concesión creó la empresa Terminal Portuario de Manta (TPM). En la primera fase ampliará el muelle 2 de 100 a 200 m de longitud, dragará el canal de acceso a 12,5 metros, construirá una terminal para pasajeros de cruceros y rehabilitará la infraestructura dañada por el terremoto de abril del 2016.

Roberto Salazar, presidente de TPM, señala que la propuesta de Agunsa fue sobre la base de un desarrollo sustentable. Manta es un puerto de graneles sólidos y líquidos y vehículos, pero en los planes está tener carga contenerizada.

Más al sur, la empresa de origen turco también empezó a operar Puerto Bolívar en marzo. Yilport holding tiene un contrato por 50 años. A través de la empresa YilportEcu ejecutará un plan de inversión por USD 750 millones para el diseño, equipamiento, ejecución de obras adicionales, operación y mantenimiento.

La turca es una empresa familiar con sede en Estambul desde los años 60. Tiene actividades en minería, comercio de fertilizantes, transporte marítimo, construcción naval y gestión de puertos. Opera a escala mundial en 20 puertos, la mayoría en Turquía.

Esas firmas se suman a las que ya estaban asentadas en la operación de otros puertos, como International Container Terminal Services (Ictsi), que tiene la concesión estatal del puerto Libertador Simón Bolívar de Guayaquil por 20 años. Firmó un contrato desde 1 de agosto del 2007 y lo administra a través de Contecon.

Ictsi es una compañía filipina, fundada en 1987, con presencia en 27 puertos en 17 países.

En estos diez años de operación ha realizado un plan de inversiones por USD 310 millones y ha hecho contribuciones al Estado por más de 300 millones por concepto de contribuciones portuarias como parte de la concesión.

Según el ranking de puertos de la Cepal, Guayaquil se ubicó en el séptimo puesto en el ‘Top’ 20 en América Latina y el Caribe en el 2016, con un manejo de 1,8 millones de TEUs.

“La idea es seguir manteniendo el liderazgo”, con mejor productividad, según José Miguel Muñoz, gerente de Contecon Guayaquil.

Un competidor más es la empresa multinacional SAAM de origen chileno. Está en 13 países de América a través de sus divisiones de terminales portuarios, remolcadores y logística. Desde el 2006 opera el Terminal Portuario de Guayaquil (TPG), un atracadero privado en la isla Trinitaria en el sur de la ciudad. Es la segunda terminal en movimiento de contenedores, después de Contecon. Tiene una concesión por 40 años y hasta ahora ha invertido USD 170 millones.

En junio inauguró el Proyecto Hamburgo, que incluyó la ampliación de sus muelles, su patio de contenedores y la compra de las grúas más grandes que operan el país.

A Ecuador llegó hace 22 años con Ecuaestivas, una empresa de remolques que opera en Guayaquil, Puerto Bolívar, Esmeraldas y Monteverde. En el negocio logístico tiene una sociedad con American Airlines para carga aérea en el Aeropuerto de Quito, en Tababela.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (0)