17 de July de 2009 00:00

Gestión para evitar quórum causa fricciones en A. País

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Política
politica@elcomercio.com

La asambleísta Betty Amores, de la bancada gobiernista del Movimiento País, sufrió de presión arterial alta en su batalla política que libró con el Ejecutivo para que el ‘Congresillo’ insistiera en que el pago mensual del fondo de reserva a los trabajadores lo realice el IESS y no los empleadores.

Pero, finalmente, Amores perdió la batalla y pesó más la posición de Carondelet, cuyas sugerencias en la objeción al proyecto de ley para el pago mensual del fondo de reserva y régimen de cesantía entrarán en vigencia, por el ministerio de la ley, a partir del próximo domingo.

El Legislativo tiene plazo hasta mañana  para tomar una decisión, pero definitivamente no lo va a hacer. El último intento se dio el miércoles pasado pero no hubo quórum, a las 15:30, para instalar la sesión que había convocado el titular de la Legislatura, Fernando Cordero. Asistieron 28 asambleístas, el quórum es 38, y de esos seis eran del oficialismo, incluida Amores.

Esto, pese a que minutos antes de esa hora había ingresado al Servicio Médico de la Función Legislatura para atenderse de un problema de presión arterial “que me ha creado la discusión del fondo de reserva”. Además, por versión de una de sus coidearios, se conoció que un día antes tuvo un síntoma de preinfarto. Por eso desde la tarde del miércoles se alejó de su oficina.

La asambleísta Irina Cabezas, coordinadora de la bancada de Gobierno, admitió ayer se había tomado la decisión de no dar quórum, por parte del oficialismo, debido a que persistían los desacuerdos frente a la objeción presidencial y, además, para evitar que se hiciera más evidente en la sesión del Pleno la división de los asambleístas gobiernistas. “Hubo una división dentro del bloque (por el tema de quién debe pagar el fondo de reserva) y se decidió no dar quórum”, dijo.

De hecho, esa postura llegó desde el Palacio de Carondelet, antes de que se instalara la sesión, y la expresó, personalmente, a un grupo de asambleístas el ministro de Coordinación Política, Ricardo Patiño, en una reunión en la sede de la Asamblea, luego de que fracasara la convocatoria de Cordero, por falta de quórum. Amores no asistió a ese encuentro.

Sin embargo, Cabezas negó que esa división del bloque de País se vaya a mantener en el futuro, especialmente durante la nueva Asamblea Nacional. Solo fue coyuntural por el tema del fondo de reserva.

Según la asambleísta, las diferencias fueron de orden técnico y no políticas. Pero el tema se politizó, pues el proyecto de ley fue remitido por Correa hace más de tres meses y aún no se hace efectivo el pago mensual del fondo de reserva, que ofreció el Régimen a los trabajadores antes de las elecciones del pasado 26 de abril.

Esta es la primera vez que la bancada oficialista se divide de manera radical en el tratamiento de un tema, desde que se instaló el ‘Congresillo’, en noviembre pasado. También es la primera vez que la Legislatura de transición deja que una ley entre en vigencia por el ministerio de la ley, es decir, que no toma una resolución frente a una objeción presidencial dentro del plazo de 30 días que tiene para hacerlo.

La asambleísta Amores, una de los pocos integrantes de la bancada de País que ha expresado públicamente su oposición a la objeción presidencial, tiene sus argumentos para haber insistido que el pago de ese fondo lo efectúe el IESS. “Es una ingenuidad creer que los empleadores, por sí y ante sí, van a cumplir con el pago del fondo de reserva, no lo van a hacer, a pesar de que existe una norma que los obliga... el 79% de la mora patronal corresponde a fondos de reserva”.

Cuestionó el argumento del Ejecutivo de que el IESS no tiene capacidad técnica para pagar mensualmente el fondo de reserva. “El tema de la capacidad técnica fue un pretexto”, expresó. Recordó que el IESS, anteriormente, devolvió fondos de reserva en dos oportunidades y alegar incapacidad técnica es un absurdo.

Algunos puntos para entender la ley

A partir del mes siguiente   de la entrada en vigencia de la presente ley, el empleador pagará de manera mensual y directa a sus trabajadores o servidores el valor equivalente al 8,33% de la remuneración de aportación, por concepto de fondo de reserva, salvo que el afiliado solicite por escrito que dicho pago no se realice.

El IESS transferirá   a las instituciones financieras, registradas en el Instituto por los afiliados, los recursos de fondos de reserva que dispone la ley, en un plazo no mayor a tres días laborables a partir de la presentación de la solicitud correspondiente.

Los fondos de reserva   causados hasta el mes de aprobación de la presente ley (julio) serán pagados en su totalidad y deberán ser depositados por los empleadores en el IESS.  El incumplimiento de esta obligación patronal será sancionado con multas e intereses.

Para solicitar   el pago del fondo de cesantía, el afiliado deberá acreditar 24 aportaciones mensuales no simultáneas al IESS y encontrarse cesante por un período de al menos 60 días. Solo podrán acogerse a ese régimen los trabajadores del sector privado que hayan sido despedidos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)