27 de October de 2013 00:02

Equipos digitales facilitan la vida de las personas con deficiencia auditiva

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 3
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Vinicio Baquero tipea su nombre de usuario y contraseña en ooVoo, un programa gratuito de videoconferencias en línea. Al igual que un chat, la ventana del software despliega los usuarios conectados. Baquero busca a Édgar Cadena, su colega de trabajo en el SRI. Una luz verde indica que Cadena está disponible; Baquero lo llama e inician una conversación en señas. Ambos son sordos.

Ellos asisten todas las tardes, después del trabajo, a la Federación Nacional de Sordos del Ecuador (Fenasec), en el Conadis. Allí se encuentran con Fernando Mora, de 51 años, quien también tiene una discapacidad auditiva. En el lugar colaboran con su comunidad.

Aunque el lenguaje de señas es su principal herramienta de comunicación, ellos también utilizan las redes para interactuar con otras personas. Facebook, Twitter, WhatsApp, ooVoo, Skype… Todas las 'apps' de texto y videoconferencias son útiles para ellos.

Pero, ¿qué otras tecnologías utilizan? Nancy Rivera, intérprete desde hace 22 años, explica que las personas sordas se privan del 10% de lo que pasa a su alrededor, pues el 90% es visual. En la búsqueda de independencia, ellos usan computadoras, 'laptops', tabletas y teléfonos -de gama alta de preferencia- que les permitan descargar aplicaciones de video.

¿No necesitan más? Claro que sí. Mora cree que en Ecuador todavía no hay una convergencia entre tecnología y discapacidad auditiva. Con sus manos (Rivera ayuda con la traducción de señas a voz) explica que en servicios públicos en otros países como en Estados Unidos y Japón existe una tecnología que traduce información hablada en texto. Por ejemplo, si una persona va a un banco y el cajero le comenta algo, una pantalla al lado del usuario explica en letras lo que sucede. Sin embrago, esto todavía no existe en el país.

Baquero, de 34 años y Cadena de 29, están de acuerdo con la necesidad de crear un 'call center', al estilo de Skype (con webcam), para que, intérpretes como Rivera sirvan de intermediarios. Baquero cuenta que siempre que pide pizza a domicilio su esposa o suegra lo ayudan, pero no siempre llegan a conocer exactamente qué es lo que quiere. En caso de una emergencia, las cosas se empeoran. Cuando no hay una persona hablante cerca de él y necesita una cita médica, Cadena necesariamente tiene que asistir al IESS.

Los programas de traducción aún no son efectivos. Mora recuerda que probó un programa (no precisa el nombre) que traducía voz a texto, pero en medio del proceso su hermano le dijo que la traducción no era correcta; así que dejó de usarlo.

El año pasado, Microsoft a través del concurso internacional Imagine Cup Grants Program, reconoció a 5 estudiantes de la Escuela Politécnica de Chimborazo (Espoch) por crear un software para personas con discapacidad. El grupo Falcon Dev (Francisco Pérez, Henry Paca, Manuel Moreta, Juan Morales y Vicente Anilema) ahora es una empresa que desarrolla programas en Riobamba, en la que también trabajan José Luis Bautista y Cristián Peralta.

Desde su triunfo, la compañía RioAxis ha realizado algunas versiones del software SkillBox con precisiones de algoritmos. Paca espera hasta noviembre presentar el plan a la Espoch para que el uso sea masivo.

Según la Organización Mundial de Salud (OMS), hay 278 millones de personas entre niños y adultos -7% de la población mundial - con algún grado de deficiencia auditiva. En el 2009, la OMS, realizó en Ecuador el Primer Estudio de Prevalencia de Desórdenes de Oído y Audición, en la que fueron evaluadas 5 762 personas. Los resultados indicaron que el 5% de los ecuatorianos se ve afectado por algún tipo de complicación auditiva. En este porcentaje están incluidas las personas que nacen sordas y las que tienen deficiencias leves, moderadas, severas y profundas.

Para estas últimas, la empresa Solar Ear ofrece audífonos que se pueden recargar con energía solar (ver infografía). La doctora Paola Freire, asesora médica de la compañía en Ecuador, explica que antes de entregar el audífono al paciente, es necesario calibrar los decibeles necesarios en un software.

Diego Vásconez utiliza este dispositivo en su oreja izquierda desde hace cuatro meses. El comerciante tiene 40 años y hace 21 perdió su audición en un accidente de tránsito. Nunca antes habría usado un aparato. En realidad era casi imposible que algún dispositivo le ayudara nuevamente. Cuando Freire le colocó el audífono hizo pruebas y ahora Vásconez puede escuchar conversaciones de cerca.

Lo mismo le pasó a Yolanda Ortiz, de 62 años. Ella utiliza los audífonos en los dos oídos. "Es el mejor regalo que me pude obsequiar", dice Ortiz por teléfono. Y es que antes ni siquiera escuchaba una llamada telefónica. Cada noche ella coloca la pila del aparato en el cargador, el cual tiene un panel solar que solo requiere de recarga una vez a la semana. Con este equipos, ella no necesita comprar las pilas cada cierto tiempo.

CLIC AQUÍ para ver la infografía

[[OBJECT]]

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)