24 de febrero de 2017 00:00

¿Quién ganó más con el oro, el Central o Goldman Sachs?

Alberto Acosta Burneo, Análisis Semanal. Madeleine Abarca, gerenta del BCE. Ramiro Crespo, Analytica Securities. Foto: archivo EL COMERCIO

Alberto Acosta Burneo, Análisis Semanal. Madeleine Abarca, gerenta del BCE. Ramiro Crespo, Analytica Securities. Fotos: archivo EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 103
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 22
Sebastián Angulo
Redactor
[email protected] (I)

El oro que estuvo en manos de Goldman Sachs por casi tres años regresó a las reservas ecuatorianas el pasado martes 21 de febrero, según información del Banco Central del Ecuador (BCE).

Se trató de una inversión realizada a finales de mayo del 2014 por el Central en Goldman Sachs y que fue paralela a un crédito otorgado por ese mismo banco norteamericano. El préstamo fue dado a conocer en junio de ese año por el Banco Central, que informó que el Ministerio de Finanzas “se benefició” de un crédito por USD 400 millones a una tasa del 4,3% anual.

Analistas económicos sostienen que las dos operaciones están relacionadas y que faltó más transparencia por parte de las entidades involucradas sobre los términos y condiciones de la transacción.

Existen diferentes posiciones sobre cómo se beneficiaron de la operación Goldman Sachs y el Estado ecuatoriano.

La gerenta del BCE, Madeleine Abarca, defendió la operación y señaló que la ganancia que obtuvo el país “demuestra la decisión acertada de haber invertido, por primera vez, este activo en instrumentos rentables y seguros; en contraste con mantenerlo inmovilizado en bóvedas”.

La inversión representó para el BCE un rendimiento de 85 puntos básicos por año; es decir, USD 14,3 millones en total.

Por el crédito, el Ministerio de Finanzas debía pagar USD 17,2 millones anuales por intereses, es decir, USD 51,6 millones por los tres años. El Gobierno sostiene que ambas operaciones son diferentes.

Pero Pablo Beltrán, experto en política pública de la Universidad San Francisco de Quito, sostiene que la operación fue poco beneficiosa para el país, debido a que por la inversión de oro obtuvo USD 14,3 millones, pero debió pagar intereses por USD 54 millones. “Se pagó mucho más de lo que se recibió, hay un saldo desfavorable”, añadió.

Alberto Acosta Burneo, editor de Análisis Semanal, señaló que el banco estadounidense fue el principal ganador debido a que se benefició por dos vías. La primera fue el cobro de intereses por el préstamo al Gobierno, mientras que la segunda fue haber recibido un oro caro y devuelto uno barato.

En esa época, la onza rondaba los USD 1 300 y el 21 de febrero, día de la devolución, rondó los USD 1 235.

Acosta Burneo señaló que por esa variación de precios del metal el banco de inversión ganó USD 29 millones.

“Goldman Sachs recibió un oro cuando estaba caro, pero la apuesta de la entidad fue que el precio del oro iba a bajar. Recibió oro caro, lo vende en el mercado y al momento de devolver el oro está mucho más barato”, explicó.

Ramiro Crespo, presidente de Analytica Securities, sostuvo que la operación sirvió para conseguir financiamiento en una época en la que los mercados internacionales estaban cerrados para el país debido a la declaración de moratoria de deuda en el 2009.
“Ecuador decidió arrendar el oro a cambio de un rendimiento”, dijo Crespo.

Consideró que en ese entonces no estaba permitido que el BCE preste dinero a Finanzas, por lo que el oro fue utilizado como colateral para conseguir liquidez a favor del Fisco.

Además, el analista compara la operación que se realizó con Goldam Sachs con los créditos atados a preventas petroleras que el país ha recurrido en los últimos años para conseguir financiamiento.

Fausto Herrera, exministro de Finanzas fue una de las autoridades que estuvo a cargo de la operación. Semanas atrás explicó a este Diario que para que el oro retorne a las reservas del país -que están en bóvedas de Suiza- el Gobierno debía pagar el crédito a Goldman Sachs e iniciar un proceso de desinversión en esa entidad.

También sostuvo que, al ser dos operaciones financieras diferentes, tenían distintas fechas de vencimiento.

El crédito con Goldman Sachs vencía a finales de enero y ya se pagó, dijo el ministro de Finanzas, Patricio Rivera.

La exministra de Finanzas, María Elsa Viteri, coincidió con el criterio de Crespo y sostuvo que esa operación se efectuó debido a las condiciones del momento y a las necesidades del país.

Según el BCE, Goldman Sachs entregó las 465 619 onzas de oro, en las mismas características pactadas: 99.9% Good Delivery (certificado de calidad de los lingotes de metales como oro o plata) en el Banco de Pagos Internacionales, que mantendrá la custodia del oro monetario a nombre del BCE.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (31)
No (8)