11 de diciembre de 2016 00:00

La mayor fusión cervecera del mundo se concretó en 26 países

Estas marcas son de la compañía belga AB InBev y la inglesa SABMiller en Nuremberg. Foto: EFE.

Estas marcas son de la compañía belga AB InBev y la inglesa SABMiller en Nuremberg. Foto: EFE.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 7
Triste 0
Indiferente 5
Sorprendido 1
Contento 4
Sofía Ramírez

La fusión entre las dos más grandes productoras de cerveza del mundo -la belga AB InBev y la británico-sudafricana SABMiller- implicó a 26 países, incluido Ecuador.

La empresa resultante del acuerdo producirá una de cada tres cervezas en el mundo y tendrá una posición dominante en determinados países.

Eso alertó a naciones como Sudáfrica, EE.UU., China, Ecuador y otras nueve europeas, las cuales impusieron ­regulaciones para evitar que una excesiva presencia de esos gigantes cerveceros afecte a los mercados locales.

En EE.UU., la fusión alcanzaría cerca del 70% de cuota de mercado, incluso 90% en ciertas regiones. AB Inbev ya había acordado vender las operaciones estadounidenses de SABMiller a Molson Coors Brewing, como medida preventiva para lograr la aprobación de los reguladores, según una nota del diario La Prensa.

Las autoridades estadounidenses aprobaron la fusión, pero con condicionamientos.

El Departamento de Justicia obligó a que renunciara a los derechos sobre la marca de cerveza Miller a escala mundial.También impusieron restricciones a las futuras adquisiciones de cerveza artesanal y distribuidores.

AB InBev, con sede en Bélgica, está prohibida, además, de implementar programas de incentivos económicos para distribuidores independientes.

Con ello, la firma abandonó el agresivo plan anunciado el año pasado para recompensar económicamente a los distribuidores por promocionar marcas como Budweiser y Stella Artois.

En China, la fusión generará una concentración del 37%. En julio pasado, Pekín dio su aval, sujeto a condiciones. La principal: que SABMiller venda el 49 % de participación en la empresa cervecera del país asiá­tico CR Snow a la compañía China Resources Beer.

En el mercado europeo, la Comisión Europea realizó un análisis por país para detectar a qué mercados podría afectar la fusión. El organismo temía que la operación, tal como fue notificada inicialmente, tuviera como consecuencias “un aumento de los precios de la cerveza en los Estados miembros (de la UE) en donde SAB­Miller está presente” por la desaparición de un competidor importante entre las principales cervezas internacionales, según un comunicado del organismo europeo difundido el 24 de mayo pasado.

Pero AB InBev propuso vender todo el negocio de SABMiller en nueve países de Europa y, con ello, disipó las dudas. “Dado que los ­europeos compran casi 125 000 millones de euros de cerveza por año, un alza de los precios, incluso relativamente
limitada, es capaz de causar un perjuicio considerable a los consumidores”, dijo el organismo europeo.

Mientras que Asahi, la mayor fabricante de cerveza en Japón, está interesada en comprar parte de esos activos.

El Tribunal de Competencia de Sudáfrica también puso requisitos para aprobar la fusión. SABMiller deberá vender su participación en Distell Group, una firma con sede en Sudáfrica, con lo que se prevé proteger puestos de trabajo, según la revista peruana Semana Económica.Y deberá ayudar a que cerveceras más pequeñas participen en el mercado.En países latinoamericanos, como Perú y Chile, no se pusieron condiciones.

En Colombia, en cambio, la Superintendencia de Industrias y Comercio dio paso a la fusión con una sola condición: que AB InBev publique los informes sobre inversión en publicidad y la inclusión de nuevas marcas a su portafolio, durante cinco años. La Central Cervecera de Colombia –que maneja Heineken y otras marcas– apeló la decisión. Teme que la falta de más condiciones podría hacer que AB InBev aumente la producción sin asumir nuevas inversiones.

En Ecuador, la fusión enfrenta a la Superintendencia de Control de Poder de Mercado (SCPM) y el gigante cervecero. En mayo, el organismo avaló a la fusión previo el cumplimiento de 11 condiciones, pero en noviembre adicionó una: la venta de la marca Club.

El organismo cree que con ello se obtendrá “un mercado más competitivo”. AB InBev dijo que defenderá Club y logró un recurso de protección de una corte de Guayaquil, que fue apelado por la SCPM .

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (7)