20 de noviembre de 2016 00:00

Fusión global de dos cerveceras mueve el mercado local

2 040 personas colaboran en dos plantas de producción de la Cervecería Nacional. Foto: Archivo / EL COMERCIO

2 040 personas colaboran en dos plantas de producción de la Cervecería Nacional. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 32
Triste 1
Indiferente 5
Sorprendido 6
Contento 14
Diego Bravo
Mónica Orozco  

La compra a escala global de SAB Miller por parte de la empresa AB Inbev se considera el negocio más grande que se haya realizado en el sector de consumo masivo. Es histórico no solo porque incluye a los dos mayores productores de cerveza del mundo sino porque puede cambiar el mapa de esta industria incluso en mercados locales como el ecuatoriano.

En el país SAB Miller, que opera como Cervecería Nacional, es la mayor productora de cerveza, un mercado que mueve unos USD 1 600 millones al año. Es dueña de marcas como Pilsener, Club, Pony Malta y otras.

En tanto,AB Inbev opera en el país como Ambev Ecuador.
El aval que debe dar la Superintendencia de Control de Poder de Mercado (SCPM) a la operación financiera de ambas empresas en el mercado ecuatoriano estaba condicionado a que las empresas cumplan 11 condiciones.

Esas medidas se detallan en una resolución que emitió el organismo de control en mayo del 2016. Entre las más importantes están tres: Primero, la venta a un tercero de la planta de producción de Ambev Ecuador, ubicada en Guayaquil. Segundo, Ambev Ecuador deberá vender a un tercero sus marcas Zenda, Dorada Biela y Maltín (que es una bebida de malta.) Y, tercero, el organismo impuso un límite a la publicidad de las marcas Pilsener, Club, Budweiser, Bud 66 y Pony Malta.

Pero el viernes 18 de noviembre la SCPM sumó una nueva condición. La entidad publicó ese día una nueva resolución emitida el 15 de noviembre pasado a través de la cual dispone a Cervecería Nacional a vender su marca Club a un tercero, como condición adicional y obligatoria para dar su aval a la fusión con AB Inbev.

Club tiene una participación de mercado de casi el 9%, según datos del 2014 de la consultora de mercado Euromonitor. Es la segunda marca más vendida a escala nacional, detrás de Pilsener que se lleva el 82,3% del pastel.

El objetivo de incluir esta marca dentro de las medidas ordenadas por la SCPM, según la entidad, es que un nuevo competidor ingrese al mercado ecuatoriano. Se quiere “generar la presión competitiva necesaria con la finalidad de prevenir prácticas contrarias a la competencia y sana concurrencia, beneficiando al consumidor”.

La Cervecería Nacional rechazó, en un comunicado, el viernes esta última decisión e indicó que esta medida no estaba contemplada en la resolución de mayo como parte del proceso de autorización de concentración de ambas empresas.

La empresa se pronunció sorprendida por la disposición que, según dijo, dejó sin efecto el acuerdo suscrito con esa autoridad hace más de 3 meses y que habría viabilizado la transacción internacional que se cerró en octubre del 2016. “Esta pretendida nueva condición no solo cambia lo ya acordado y firmado con la autoridad el 22 de julio pasado, sino que adicionalmente no está en concordancia con los objetivos propios de la regulación de los mercados”, señaló la compañía, que reporta ventas de unos USD 443 millones anuales.

La empresa añadió que iniciará y agotará todas las instancias administrativas necesarias para cumplir con el acuerdo firmado anteriormente y para proteger la marca Club.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (29)
No (10)