2 de junio de 2015 22:09

Un fuerte incendio en las faldas del Pasochoa

El 2 de junio del 2015 se dio la alerta de un incendio en el sector de Cuendina, en el valle de Los Chillos, a las faldas del Pasochoa. Foto: Maria Isabel Valarezo/ EL COMERCIO.

El 2 de junio del 2015 se dio la alerta de un incendio en el sector de Cuendina, en el valle de Los Chillos, a las faldas del Pasochoa. Foto: Maria Isabel Valarezo/ EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 13
Triste 5
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Éricka Guarachi

Entre 1 000 y 1 500 metros de pasto fueron consumidos por las llamas en el valle de Los Chillos.

El 2 de junio del 2015, alrededor de las 18:30, se dio la alerta de un incendio en el sector de Cuendina, en el valle de Los Chillos, a las faldas del Pasochoa.

La subteniente del Cuerpo de Bomberos de Rumiñahui, Mónica Orbea, informó que al sitio acudió una unidad de incendios con una cisterna de 1 000 galones, pero que la dificultad de acceso hizo que esta unidad retornara a la base y tuvieran que salir en una camioneta.

El lugar donde ocurrió el incendio es parte de una propiedad privada, la hacienda La Leticia, informó el personal del Cuerpo de Bomberos que se encontraba en el sitio.

Sebastián Vinueza, bombero que realizó las labores de extinción, contó que no había nadie en la propiedad cuando ellos llegaron.

El 2 de junio del 2015 se dio la alerta de un incendio en el sector de Cuendina, en el valle de Los Chillos, a las faldas del Pasochoa. Foto: Maria Isabel Valarezo/ EL COMERCIO.

Para acceder al sitio se pasó por calles de piedra, en ciertos tramos, pero en su mayoría el trayecto es de tierra y sin iluminación. Además, las calles por donde se ingresa al sitio se estrecha conforme se avanza en el camino.

La falta de alumbrado público en algunas calles aledañas impedían ver las llamas y el humo a varios metros de distancia.

Estas condiciones del sitio dificultaron la labor de nueve bomberos que realizaron los trabajos de extinción de las llamas de manera manual.

Según el casaca roja Sebastián Vinueza, el viento de la tarde y noche también complicó su trabajo. Demoraron alrededor de dos horas en apagar las llamas.

Él explicó que se presume que alguien habría quemando el pastizal, pero que se les fue de las manos por la acción del viento y las llamas crecieron con rapidez.

El incendio forestal fue controlado hacia las 21:10.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (14)
No (0)