31 de julio de 2014 22:01

Republicanos bloquean en Senado ley para abordar la crisis en la frontera

La coalición de migrantes de Nueva York da asesoría para evitar la deportación de niños. Foto: Stan Honda / AFP

La coalición de migrantes de Nueva York da asesoría para evitar la deportación de niños. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
DPA

Los republicanos bloquearon hoy 31 de julio en el Senado de Estados Unidos un proyecto de ley que preveía destinar USD 2 700 millones para atajar la crisis humanitaria en la frontera, provocada por la llegada masiva de niños indocumentados no acompañados, procedentes la mayoría de Centroamérica.

La votación de procedimiento para iniciar el debate sobre el proyecto de ley, redactado por los demócratas, fue de 50 votos a favor y 40 en contra, por debajo de los 60 votos necesarios para continuar con la propuesta.

Ambos partidos se apresuraron a culparse uno al otro de que no hubiera pasado la ley antes de las vacaciones de verano (boreal), que comienzan oficialmente mañana en el Senado. Los demócratas, que tienen mayoría en la Cámara alta, culpaban a los republicanos de haber bloqueado la ley, mientras los republicanos se quejaban de que los demócratas no les habían permitido introducir enmiendas.

"Debería darles vergüenza por no permitir que los senadores de los estados más afectados (por la crisis en la frontera) introdujeran enmiendas. Ni una sola", se quejó el senador republicano por Arizona John McCain. "No apoyo este proyecto de ley como está actualmente redactado. Aprobar una ley que simplemente tira dinero a este problema con un cheque en blanco, sin que esté acompañado de reformas que eviten que esto siga ocurriendo, no sólo es contraproductivo, sino que hará un flaco favor a este país", dijo el senador republicano Marco Rubio.

"Estamos enfrentándonos a un problema muy serio en este país. Definitivamente no podemos lidiar con 60 000 niños", dijo la senadora demócrata Barbara Mikulski.

Por otro lado, la Cámara de Representantes de Estados Unidos pospuso hoy al menos un día sus vacaciones de verano (boreal), después de que los líderes republicanos de la Cámara de Representantes retiraran su proyecto de ley para atajar la crisis en la frontera, al constatar que no tenían los votos suficientes para que éste fuera aprobado.

"No creemos que tengamos votos suficientes", dijo la congresista republicana Kay Grager, una de los redactoras del proyecto de ley, que preveía destinar USD 659 millones para atajar la crisis en la frontera. El liderazgo republicano había conseguido asegurarse 214 votos, incluidos algunos votos de congresistas demócratas, pero para poder aprobar su proyecto de ley necesitaban contar con 218 votos de los 435 escaños que hay en la Cámara baja.

El partido republicano de la Cámara de Representantes anunció que extendería al menos un día más su semana legislativa para tratar de lograr un voto en la Cámara baja antes del receso. "Estaremos aquí hasta que votemos", dijo el congresista republicano por California, Darrell Issa.

El líderazgo republicano confía en conseguir los votos suficientes para votar mañana. El gobernador de Texas, Rick Perry, dijo que el Congreso no debería abandonar Washington hasta que "cumplan con su trabajo". "Es increíble que el Congreso esté abandonado su puesto mientras la gente está sufriendo en la frontera", dijo el gobernador de Texas, el estado en el epicentro de esta crisis humanitaria.

"¿La Cámara de Representantes retrasaría su receso sólo para tratar de aprobar medidas antiinmigrantes? Que Dios nos ayude", dijo el activista pro reforma migratoria Frank Sharry de la organización America's Voice. Los republicanos, que tienen mayoría en la Cámara de Representantes, son conscientes de que si se van de vacaciones sin aprobar legislación para atajar la crisis en la frontera, los demócratas pueden utilizarlo electoralmente en su beneficio en las elecciones legislativas de noviembre.

Tras una jornada caótica en ambas cámaras, quedó claro que la polarización en el Congreso hace imposible cualquier avance, a pesar de que ambos partidos se habían comprometido a hacer algo para resolver la crisis en la frontera.

Ambos partidos presentaron propuestas diametralmente opuestas, por lo que hubiera sido muy difícil obtener un texto único en el comité de conciliación. Aunque la Cámara de Representantes apruebe mañana algún tipo de legislación, Obama no tendrá los 3 700 millones de dólares que había solicitado al Congreso para lidiar con la crisis humanitaria en la frontera, provocada por la llegada desde el pasado mes de octubre de más de 57 000 menores no acompañados, la mayoría procedente de El Salvador, Guatemala y Honduras. El gobierno calcula que al final de este año fiscal (que acaba en septiembre) su número podría alcanzar los 90 000.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)