11 de mayo de 2016 13:34

Frente social analiza ayudas económicas para los damnificados por el terremoto

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 8
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Ana María Carvajal

El presidente Rafael Correa mantiene una reunión con los ministros del Frente Social, la mañana de este miércoles 11 de abril d 2016, en el Palacio de Carondelet.

Según la ministra coordinadora de Desarrollo Social, Gabriela Rosero, el gabinete ministerial tiene un primer espacio para evaluación general del área y el segundo para hablar sobre lo que se ha trabajado y los incentivos económicos que se están proponiendo desde el frente social para las personas afectadas por el terremoto del 16 de abril del 2016.

Rosero adelantó que se trata de un bono de arrendamiento o acogida familiar, según el caso, y otro destinado a la construcción de viviendas para los damnificados en Manabí y parte de Esmeraldas tras el movimiento telúrico que devastó extensas áreas en Portoviejo, Muisne, Manta, Pedernales, Jama, Canoa, Chamanga, Canoa, entre otras.

Sin precisar a cuánto ascendería cada bono, Rosero adelantó que la propuesta de pago para las familias acogientes que reciban en sus hogares a personas damnificadas es de hasta USD 200, aunque aún está pendiente definirlo.

Agregó que se ayudará a familias que tuvieron pérdida total o parcial de sus viviendas, independientemente de que hayan sido de su propiedad o no.

Además, la Ministra informó que continúa la elaboración de un registro único de damnificados, en el que está trabajando el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC). Sin embargo, en un trabajo previo que se hizo desde el Gobierno, se estableció que hay más de 8 000 familias en albergues en las zonas afectadas. El 16 de mayo ya se contará con el registro único completo, que contendrá información sobre la cantidad de personas, divididas por edades y género, por ejemplo.

A la reunión asistió también la ministra de Salud, Margarita Guevara, quien informó que la cobertura de salud en la fase crítica tras el terremoto sumó 6 018 profesionales, entre personal privado, publico y voluntarios ecuatorianos y extranjeros.

Guevara dijo que hay una planificación para que se continúe con atención especial en la zona por al menos dos años luego de la tragedia, con el fin de evitar brotes de enfermedades o situaciones de riesgo mayor en el área de salud.

Para evitar la propagación de enfermedades como dengue, chikungunya o zica, se conformaron 50 brigadas para peinar los barrios y albergues de las zonas afectadas. 250 personas son parte del equipo que hace fumigación y que pide a la gente tomar medidas de aseo, de cuidado con los alimentos, y que les sugiere evitar puntos de almacenamiento de agua que puedan convertirse en criaderos de mosquitos.

Guevara también se refirió a los 239 casos de influenza tipo AH1N1, que han dejado 39 fallecidos. La Ministra explicó que la fiebre alta y los síntomas gripales deben ser tratados adecuadamente porque la automedicación es contraproducente en estos casos. A los hospitales llegan pacientes con síntomas avanzados, y en ese punto el medicamento oseltamivir ya no les sirve, entran a cuidados intensivos y fallecen, indicó.

Las provincias de la Sierra central son las más afectadas por este brote, pero se está realizando una campaña de vacunación dirigida especialmente a niños de 6 meses a 5 años, mujeres embarazadas y adultos mayores. En la Costa se hizo previamente una campaña, entre noviembre y diciembre, previo a su temporada de vacaciones escolares, dijo.

Por su parte, Augusto Espinosa, ministro de Educación, explicó que entre el 2 y 9 de mayo se reiniciaron las actividades escolares en la Costa, pero en las zonas afectadas por el terremoto se está trabajando con acompañamiento psicológico. Se ha destinado personal de la Sierra y la Amazonía para apoyar en la zona critica.

Alrededor de 100 psicólogos se alternan semanalmente para trabajar con los niños. El Ministerio de Salud cuenta con 4 000 profesionales en esa área a escala nacional.

Un 25% de alumnos aún no pueden volver a las escuelas, pero según Espinosa, se irán incorporando conforme se avance con la reconstrucción. Cada semana se informarán los avances y se prevé que hasta julio todos los niños y jóvenes se hayan reincorporado a sus actividades.

Con respecto al estado de las unidades educativas del milenio, el Ministro indicó que solo la escuela de Pedernales sufrió daños severos. Aunque según Espinosa la mayoría de estos establecimientos tiene seguro, en el momento del terremoto esta unidad, que costó alrededor de USD 5 millones, no estaba asegurada.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)