7 de marzo de 2018 08:08

El francotirador que mató a Bin Laden no tiene duda de que eliminó una ‘amenaza’

Robert O'Neill en una de sus operaciones con el ejército estadounidense. Foto: Instagram

Robert O'Neill (izquierda) en una de sus operaciones con el ejército estadounidense. Fotos: Instagram

valore
Descrición
Indignado 7
Triste 3
Indiferente 50
Sorprendido 8
Contento 26
Agencia EFE
Madrid

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El francotirador de la Marina estadounidense Robert O'Neill, que afirma haber disparado mortalmente a Bin Laden en su refugio de Abbotabad (Pakistán), no le da más importancia a este episodio, ya que sostiene que no duda de que acabó con una “amenaza para su equipo”.

En una entrevista por videoconferencia con motivo del lanzamiento en español de su libro, O'Neill afirmó que “asumí que era un suicida con bomba y era una amenaza para mi equipo, y como no se estaba rindiendo, según mis reglas de enfrentamiento, lo consideraba una amenaza y ya está”.

El militar norteamericano contestó así a la ya clásica cuestión moral sobre el francotirador que dispara a un contendiente y se plantea si es una ejecución o es un objetivo legítimo.

Robert O'Neill en una de sus operaciones con el ejército estadounidense. Foto: Instagram

 

Preguntado por las últimas palabras del terrorista más buscado del siglo en aquella jornada del 2 de mayo de 2011, O'Neill aseguró que: “No le escuché decir nada. No estaba diciendo nada, se estaba moviendo con su esposa frente a mí. No dijo nada y yo tampoco dije nada. No se dijo nada”.

“Las últimas palabras que escuché fueron del compañero que estaba enfrente mío y recuerdo subir detrás y que me dijo que teníamos que subir escaleras arriba para entrar”, aclaró el francotirador.

“Subí, giré a la derecha y Bin Laden estaba allí y era una amenaza. No se estaba rindiendo y asumí que podía llevar un chaleco con explosivos por lo que debía afrontarlo como un terrorista suicida y le disparé a la cabeza”, puntualizó.

A la cuestión de si habían mantenido contacto visual explicó que estaba oscuro y él portaba un visor nocturno. “Vi su cara, su nariz y reconocí su barba y su cabeza y estaba más delgado de lo que creía”, agregó.

Una fotografía de Robert O'Neill en su cuenta de la red social Instagram


Una vez hecho público el suceso, cuyo testimonio gráfico fue retratado con el entonces presidente estadounidense, Barack Obama, junto a sus colaboradores en las dependencias de máxima seguridad de la Casa Blanca, comenzaron las filtraciones.

Las divergencias en el relato, el supuesto paradero del cadáver, oficialmente lanzado al mar, el alegado desconocimiento de las autoridades paquistaníes de la operación para capturar o ejecutar a Bin Laden terminaron por fracturar la cohesión de aquellos miembros de los grupos de élite.

Convertido en un héroe - aunque son distintas y contradictorias las versiones sobre la autoría de quien disparó- en el museo memorial del 11-S de Nueva York su camisa figura entre los objetos dedicados por el equipo de los SEAL, lo que no ha impedido la quiebra de la confianza entre sus compañeros.

“No veo como se puede evitar. En las dos grandes misiones que estuve involucrado vi como surgían los celos, una cuando rescatamos al capitán Philips de los piratas (somalís) y la otra con Bin Laden”, puntualizó.

Se trata de “objetivos de tan alto perfil, con los que la gente sobre el terreno, que es tan buena en lo que hace, se queda frustrada si no participa. Y así es. Es una desgraciada realidad”.

Sobre las filtraciones de la misión, que según algunos medios de Estados Unidos la Casa Blanca empleó para favorecer a las amistades en Hollywood, sarcásticamente comenta: “No vamos a conseguir cambiar a los políticos”, de quienes recuerda lo único que les interesa es ser “reelegidos”.

De su juventud y su incorporación a la Marina admite que nunca pensó “en el Ejército, solo quería salir de (del estado de) Montana”.

Pero sí cree que la mayor cualidad para superar la dureza de la instrucción de los famosos hombres rana es “no abandonar nunca, darte cuenta de que nunca te van a pedir nada imposible y no importa cómo seas, ni de donde vienes”.

De la llamada “semana infernal”, que no culmina el 80% de los aspirantes a portar el tridente, distintivo de este cuerpo de superélite, los SEAL (Sea, Land and Air - Tierrra, Mar y Aire) sostiene que solo es necesario tener “actitud positiva y un poco de sentido del humor”.

Tras más de 400 misiones en diversos países como Irak o Afganistán, de la arriesgada tarea aquel día en Pakistán, el condecorado militar concluye que ese país asiático es un “aliado, pero tiene como cualquier país sus intereses y nos ayudan cuando les hace falta financiación. Escondían a Bin Laden porque no querían que les atacase Al Qaeda”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (75)
No (48)