3 de diciembre de 2017 00:00

Francisco Rivadeneira: ‘Ahora estamos en una nueva etapa con el FMI’

Francisco Rivadeneira es delegado de Ecuador ante el Fondo Monetario Internacional. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Francisco Rivadeneira es delegado de Ecuador ante el Fondo Monetario Internacional. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 18
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 7
César Augusto Sosa
Macroeditor (I)

Entrevista a Francisco Rivadeneira, delegado de Ecuador ante el FMI.

Entrevista con Francisco Rivadeneira, delegado del Ecuador ante el FMI. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO.

¿Qué factores explican la sorpresa que mostró esta semana el Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre el desempeño de la economía ecuatoriana?

Por un lado, la capacidad del país para obtener financiamiento internacional. Creo que el FMI pensaba que le sería muy difícil al Ecuador conseguir financiamiento este año y acceder al mercado internacional de capitales. Por eso su proyección inicial sobre el crecimiento económico del país era negativa, pero en su nuevo informe de octubre pasado la cifra ya fue positiva.

¿Y fue el único factor?

También influyó la recuperación del precio del petróleo, que ya está por encima de lo proyectado para el 2018. Y un factor adicional ha sido la recuperación de las exportaciones, en parte por el acuerdo con la Unión Europea. Todo eso ayudó a que Ecuador pueda salir más rápido de la crisis.

Pero buena parte del mejor desempeño económico se basa en el endeudamiento, que es insostenible.

El endeudamiento no es malo en sí mismo. El problema es la calidad de la deuda. En las actuales circunstancias Ecuador no puede dejar de endeudarse. La otra opción sería reducir drásticamente el tamaño del Estado, pero eso afectaría el crecimiento.

En el presupuesto del 2018 no se ve ninguna intención de bajar el gasto público, es decir, no se está corrigiendo el problema.

Se tiene que hacer un mejor uso de la deuda y un esfuerzo para reducir las necesidades de financiamiento. Eso se hará en el mediano plazo, reestructurando la deuda para alargar los plazos y obtener mejores condiciones financieras.

¿El espaldarazo que dio el FMI al país es el resultado de la gestión del actual o del anterior Gobierno?

De ambos, pues en los dos últimos años el equipo económico hizo lo que se tenía que hacer: recortar gastos y conseguir financiamiento. En el FMI hay una percepción positiva del actual Gobierno, por su impulso para que el sector privado sea el principal motor de la economía, por priorizar la inversión, etc.

Si el FMI ve positiva la gestión de ambos gobiernos, el discurso de que el anterior Gobierno no dejó la mesa servida al actual pierde fuerza.

Es indudable que la situación que heredó el actual Gobierno no fue la más óptima. Pero eso no significa que en los dos últimos años, cuando la situación se volvió compleja, se hizo lo que se tenía que hacer.

¿Qué visión tiene el FMI sobre el endeudamiento?

El FMI cree que Ecuador seguirá teniendo acceso a los mercados de capital y a otros acreedores. Y espera que eso sea sostenible.

¿Y lo es?

El objetivo no es seguir endeudándonos al ritmo actual sino ir bajándolo. Para eso será necesario seguir recortando y optimizando el gasto. Y por otro lado hay que potenciar las exportaciones y atraer más inversión, que es un tema pendiente por mucho tiempo. Se necesita revisar, entre otras cosas, la normativa para que los inversionistas decidan venir al Ecuador. Eso puede generar recursos frescos en el corto plazo, como ocurre en el sector minero, donde finalmente vimos que la normativa jurídica quedó mejor adaptada a la realidad de ese sector.

¿Ese fue el mensaje que dio el Presidente en la reunión con el FMI?

El Presidente y otros representantes del Gobierno expresaron que esa es la voluntad del país.

¿En qué se puso énfasis?

En que Ecuador está interesado en seguir dialogando con los organismos internacionales, con aquellos que aporten de manera positiva a su desarrollo. Luego, en tener el apoyo del FMI para conseguir más financiamiento y de mejor calidad. Hay que tomar en cuenta que más allá de que el Ecuador decida o no acudir al financiamiento del Fondo, el FMI es un organismo que potencia el financiamiento de otras instituciones relacionadas.

¿De cuáles?

El presidente Lenín Moreno ha comentado que está interesado en fomentar la relación con el Banco Mundial, con el cual tenemos un espacio muy importante para conseguir financiamiento para determinados proyectos. Calculo que podemos conseguir entre USD 2 000 millones y 2 500 millones en buenas condiciones financieras, ligados a proyectos que le interesan al país.

¿De qué depende el acceso a esos créditos?

De la visión que tenga el FMI sobre Ecuador. El hecho de tener una relación normalizada con el FMI, una mayor cooperación y realizar los informes del artículo IV ayudará muchísimo, porque estas instituciones estarán más abiertas a otorgarle créditos a Ecuador.

¿Es una nueva etapa del país con el FMI?

Creo que ahora estamos en una nueva etapa con el FMI. En los últimos años hemos tenido una relación distante, pero hoy buscamos una relación más proactiva.

¿Hay un crédito en camino con el FMI?

En este momento no, aunque tampoco está descartado

¿Y con el Banco Mundial?

Se está trabajando con ellos para ver si se pueden incluir nuevos proyectos.

Hoja de Vida

Formación
Tiene una licenciatura en Ciencias Económicas y una maestría en Economía Internacional y en Ciencias Políticas. Fue negociador del Tratado de Libre Comercio con EE.UU., Ministro de Comercio Exterior. Hoy representa al país ante el Fondo Monetario Internacional.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (4)