9 de December de 2009 00:00

Fisuras entre los países en desarrollo salen a la luz en Copenhague

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Copenhague, AFP

Las primeras fisuras entre los países en desarrollo surgieron este miércoles en la reunión de Copenhague sobre cambio climático, sacando a la luz las divisiones entre los gigantes emergentes y las naciones más expuestas al calentamiento.

La tensión volvió en esta tercera jornada, de las 12 programadas, de negociaciones luego de los intentos de calmar los ánimos por un borrador de propuesta de Dinamarca presentado 24 horas antes y rechazado por los países en desarrollo.

El pequeño país insular de Tuvalu sorprendió a los negociadores al pedir que China, India y Brasil, entre otros grandes países en desarrollo, acepten compromisos vinculantes en el futuro acuerdo contra el calentamiento.

Tuvalu, nueve atolones de coral en el Pacífico Sur y 11.000 habitantes, arremetió contra los gigantes del planeta así como contra un tabú en la historia de la diplomacia del clima: la distinción, desde la adopción de la Convención sobre el clima de 1992, entre la “ responsabilidad histórica ” de los países industrializados y de los países en desarrollo.

En ese contexto, sólo los primeros tienen compromisos cifrados vinculantes en el Protocolo de Kioto.

Tuvalu propuso una enmienda “jurídicamente vinculante” al Protocolo, según la cual a partir de 2013 se atribuirían objetivos de reducciones a los grandes países emergentes que actualmente son generadores de más de la mitad de las emisiones de gases de efecto invernadero.

El archipiélago sugirió la creación de un grupo de contacto sobre el tema.  “Pero China, India y Arabia Saudita bloquearon nuestra propuesta”, declaró el delegado de Tuvalu, Taukiei Kitara.

China intentó minimizar las diferencias entre el grupo de naciones en desarrollo explicando las razones de su rechazo.

“China ha apoyado firmemente las preocupaciones de los países vulnerables y menos desarrollados para hacer frente al cambio climático”, dijo a la AFP el representante chino en la conferencia, Yu Qingtai.

“Somos todos países en desarrollo, todos somos víctimas del calentamiento climático causado por los países desarrollados”, señaló, aunque admitió que las posiciones de los países no siempre coincidían.

“Tal vez haya diferencias en nuestra idea específica de cómo conseguir esos cambios”, admitió Yu Qingtai.

Brasil en cambio fue más explícito.

“Tuvalu tiene una preocupación muy legítima para un posible acuerdo más ambicioso”, comentó a la AFP el representante brasileño, Sergio Serra.

“Pero no estamos de acuerdo con un objetivo de reducción obligatorio. Esto es algo que Brasil no está preparado para discutir”, sentenció Serra.

Actualmente más de la mitad de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) proviene de países en desarrollo, principalmente de China, India y Brasil.

Los 42 miembros de la Alianza de Pequeñas Islas (AOSIS), que incluye a Tuvalu, y el bloque de los países menos desarrollados de África han rechazado el objetivo de mantener el aumento de temperatura limitado a 2 grados Celsius por considerarlo inadecuado y solo admiten como aceptable un tope de 1,5 grados.

Más temprano este miércoles los negociadores se habían esforzado por superar las tensiones generadas la víspera por una propuesta danesa que indignó a los países en desarrollo.

“Este texto, y otros de los que se hablado, no han estado en la mesa en sentido formal”, indicó el responsable de la ONU sobre clima, Yvo de Boer.

“Eran la base para unas conversaciones entre varios países, de hace una semana y un día en realidad, y jamás fueron examinadas en sentido formal”, añadió.

“Pero creo que el ambiente que se ve es que la gente lo ve como un documento que no quiere como base para las negociaciones”, concluyó.

Un borrador de trabajo elaborado por la presidencia danesa de la conferencia se dio a conocer el martes, provocando la indignación de los países en vías de desarrollo, las organizaciones ecologistas y los defensores de la ayuda internacional.

La conferencia bajo égida de la ONU debe culminar el 18 de diciembre con la participación de más de 110 jefes de Estado y de Gobierno.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)