8 de December de 2009 00:00

Las fisuras en el oficialismo de Guayas siguen

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Guayaquil

La dirigencia de Alianza País  en Guayas está de acuerdo con    que el movimiento  adopte la estructura de un partido. Así se busca eliminar desavenencias y escollos internos.

Hasta hace un mes, y concluida la época electoral, poco se conocía de las  actividades de  Alianza País en esta provincia. Fue la expulsión de Pierina Correa, hecha por el dirigente Walter Vargas, el hecho  que abrió  una nueva discordia al interior del oficialismo.

 El pasado 20 de noviembre, Vargas se proclamó  como director de Alianza País, en reemplazo de la hermana del Primer Mandatario. El dirigente denunció que   Correa descuidó su cargo y se rodeó de personas relacionadas a partidos tradicionales.     

 La resolución, según Vargas,  contó con el respaldo de 73 agrupaciones. Pero ella y los miembros de la Coordinadora Política, la máxima instancia en la provincia, desconocieron esa decisión y acusaron a Vargas de querer cobrar protagonismo.

La Coordinadora se creó a finales de 2008 bajo el nombre de Consejo Político. Reemplazó a la directiva única de Gustavo Darquea y Raúl Patiño, cuya gestión fue criticada por excluyente.

 Desde entonces,   la Coordinadora está integrada por  un representante de cada agrupación afín al Régimen, a excepción de Movimiento País, que tiene  cuatro delegados.    También están representantes de    Alianza País, Alianza Bolivariana Alfarista (ABA), Ruptura 25, Frente de Lucha Ciudadana (FLC) y Poder Cívico Ciudadano (PCC).

Pierina Correa es la representante de Alianza País ante la Coordinadora. Vargas, quien afirma ser “revolucionario y de izquierda”, conforma el grupo Alianza País, pero no la Coordinadora, donde sí está Correa.

Actualmente por Movimiento País están Kléber Loor, Mercedes Diminich, Luther Vera; por Ruptura 25, Francisco Jiménez; por ABA, María Alejandra Vicuña; por FLC, Nicolás Issa Wagner y; por PCC, Gastón Gagliardo. Se sumó, desde agosto,  el gobernador  Roberto Cuero.

 Ellos se reúnen cada semana en la central ubicada en  Esmeraldas y Gómez Rendón, en el sur. Mientras el grupo liderado por Walter Vargas no posee  una sede fija. Para ellos es suficiente una oficina de cualquiera de sus miembros, dijo Vargas.  

Por su parte, Francisco Jiménez, integrante de la Coordinadora, dijo que   en sus reuniones se analizan  temas en los que  pudiera reactivarse la  confrontación entre el Gobierno y el Cabildo. Un ejemplo es    el comercio  informal en las calles de Guayaquil.      

Para Jiménez, haber “racionalizado la participación ha permitido avanzar en la unificación del movimiento”. Sin embargo,  cree  necesario que A. País se convierta en    un partido político con  reglas perdurables. “Estamos claros  del liderazgo del Presidente  pero se necesitan crear cuadros”, dijo.

La falta de  un tribunal de disciplina, como lo tienen    los  partidos  políticos, también resulta  una falencia  para el oficialismo. En especial  para resolver casos los síntomas de desunión como las denuncias de Walter Vargas. Así lo afirmó Nicolás Issa Obando,  jefe de la última campaña.

 “Las depuraciones deben darse, pero  respetando el debido proceso”, dijo Issa, ex militante de la ID y el PRE.

La falencia de un instructivo  para ese tipo de denuncias hizo que el hecho solo haya sido  rechazado sin tener un mayor tratamiento. Esto ocurre cuando Alianza País aspira a convertirse  en partido el próximo año. 

Para  Kléber Loor, otro de los integrantes de la Coordinadora,    las declaraciones de Vargas  tuvieron acogida mediática pero no afectaron  al oficialismo casa adentro.

Pese a ello, en la práctica, Alianza País, Frente de Lucha Ciudadana y Alianza País  manejan de forma paralela la  logística de los comités de defensa de la Revolución Ciudadana (CDRC).

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)