24 de December de 2009 00:00

La Fiscalía indaga un asesinato en la comuna Sanancaguán

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Sierra Centro

En 30 días, el fiscal de Asuntos Indígenas de Chimborazo, Silvio Velasco, concluirá la investigación y emitirá un dictamen sobre el asesinato de Inés Chucuri, de 26 años. La mujer murió el miércoles 16 en la comunidad Sanancaguán, a 15 minutos del cantón Guamote, en la provincia de Chimborazo.



Una sanción indígena
Tras la muerte de Inés Chucuri, de 26 años, dirigentes de 33 comunidades en Guamote fijaron una sanción de ‘vergüenza pública’ contra José Rufino P. 
José Rufino P. y su supuesta amante fueron forzados a desnudarse, a cargar el féretro de Chucuri y a cavar la tumba de la mujer asesinada. En el proceso de indagación se indica que el presunto asesino es su ex conviviente José Rufino P. La autopsia determina que Chucuri falleció por asfixia a causa de un estrangulamiento. “Varias versiones indican que José Rufino no quiso cancelar USD 3 900 de las pensiones alimenticias de sus hijos”, señaló Velasco.

Esta semana, el Fiscal viajó a la comunidad para conversar con los dirigentes. Allí le contaron que la pareja estaba separada desde hace tres años. Al parecer, el sospechoso  mantuvo una relación con otra mujer en ese tiempo. Sin embargo, a inicios de este mes, la pareja se distanció y el pasado 14 de diciembre José Rufino P. regresó a la comunidad, en busca de Inés Chucuri, dice el agente.

José Rufino P. le ofreció matrimonio. Los dirigentes de la comuna Sanancaguán, en asamblea, aprobaron la decisión. En la Intendencia de Policía de Chimborazo se firmó un acta de compromiso. Fijaron  el jueves 17 de diciembre para el casamiento.

Pero en la víspera del  matrimonio, José Rufino P. llegó a la vivienda y se enfrentó con su pareja. “En la pelea supuestamente la estranguló. Estoy realizando otras investigaciones para encontrar más detalles del caso”, dijo Velasco. Según la indagación, el hombre acusó a Chucuri de haber tenido un hijo con otra persona; la discusión desembocó en un crimen. 

El asesinato fue repudiado por los dirigentes de Sanancaguán. Ellos hablaron con los familiares de José Rufino P. para conocer su paradero. Les dijeron que estaba en el cantón Baeza, en la provincia de Napo. Una delegación de la comuna viajó el sábado hasta la provincia amazónica.

Ellos llevaron a José Rufino P. de vuelta a la comunidad, en Chimborazo. El domingo, dirigentes de 33 comunidades le sancionaron públicamente y llamaron a la Fiscalía de Chimborazo para que lo investigue penalmente. Velasco inició la instrucción fiscal y emitió la orden de prisión preventiva. El sospechoso está detenido en la cárcel de Riobamba.

El fiscal aseguró que Chucuri tenía tres hijos y tres hermanos menores de edad. Sus padres fallecieron meses atrás. Uno de los hermanos mayores de Chucuri se comprometió a cuidar y a mantener a los pequeños.

Pese a ello, el fiscal Velasco solicitó al Programa de Asistencia de Víctimas y Testigos del Ministerio Público que  acoja a los niños. El objetivo es que reciban asistencia psicológica, social, médica, educativa y alimentaria.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)