30 de marzo de 2016 21:49

Fiscalía denuncia a diputados del nuevo partido socio de Rousseff

Dilma Rousseff dijo que el caso en el que se investiga por corrupción a Lula da Silva ha sido politizado. Foto: AFP

El Gobierno de Rousseff distribuirá los ministerios y demás cargos entre los partidos que permanezcan en la coalición. Foto: Archivo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Agencia DPA

La Fiscalía General de Brasil denunció este miércoles, 30 de marzo del 2016,  por delitos de corrupción vinculados al caso Petrobras a siete diputados y ex diputados del Partido Progresista (PP), que se convirtió en el mayor socio de la coalición de apoyo al Gobierno de Dilma Rousseff tras la ruptura con el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).

Según informaron medios locales, fueron objeto de la denuncia elevada al Supremo Tribunal Federal (STF) -la más alta corte del país- los diputados Arthur Lira, Mário Negromonte Jr., Luiz Fernando Faria, José Otávio Germano y Roberto Britto, y los ex diputados Mário Negromonte y José Alberto Pizzolatti. Todos están denunciados por los delitos de corrupción pasiva y ocultación de bienes, y Negromonte Jr. fue denunciado además por asociación para delinquir e intentar obstruir las investigaciones.

Además, todos los denunciados ya son objeto de otros procesos que tramitan en la Suprema Corte vinculados a la operación Lava Jato de la Policía Federal, que lleva adelante las investigaciones sobre los fraudes en licitaciones y desvíos de fondos perpetrados en la petrolera estatal.

El conservador PP es el partido político que tiene más cantidad de integrantes acusados de haber participado en la trama, 32, según el portal del diario O Estado de Sao Paulo. El partido controlaba la división de Abastecimiento del ente estatal, cuyo ex director Paulo Roberto Costa había sido designado para el cargo por el PP.

Costa, el primero de los implicados en la red de corrupción que firmó un acuerdo de colaboración con los investigadores a cambio de obtener beneficios en la condena, lograba permanecer en el cargo mediante el pago de sobornos a los legisladores del partido.

Dichos pagos correspondían a un porcentaje de entre el uno y el tres por ciento de los contratos inflados e irregulares que la división de Abastecimiento firmaba con las principales constructoras nacionales, todas implicadas en la trama ilegal.

El PP posee la tercera mayor bancada en la Cámara Baja, con 49 diputados, detrás del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), al que pertenece el vicepresidente de la República, Michel Temer, y del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), que tienen 69 y 58 legisladores cada uno, respectivamente. El PMDB abandonó el martes el bloque oficialista, por lo que el PP se convirtió en el partido que, en caso de permanecer junto al Gobierno, estará entre los más beneficiados con la redistribución de ministerios que Rousseff deberá realizar tras la salida de su ex principal aliado. Al dejar la base aliada, el partido del vicepresidente Temer dejará vacantes siete ministerios y entre 500 y 700 cargos en altos escalafones del Gobierno central.

El Gobierno de Rousseff distribuirá los ministerios y demás cargos entre los partidos que permanezcan en la coalición, a cambio de que voten en contra de la continuidad del proceso de apertura de un juicio político en su contra que tramita en la Cámara Baja.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)