15 de January de 2010 00:00

La Fiscalía considera que la esposa de Pesántez no causó el accidente

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Judicial
 
 
El llanto casi dejó sin voz a Luisa Emma. Aunque el juez Andrés Zambrano repitió tres veces que “me pronuncio con base en la acusación que presenta la Fiscalía”, la mujer solo halló impotencia e injusticia.

Emma es hermana de Natalia, una joven de 28 años que ayer murió tras ser atropellada en la av. América, cuando un vehículo que había invadido el carril exclusivo de buses de la Metrovía la embistió, en el norte de Quito.

Testigos aseguraron que ese automotor, Grand Vitara SZ (Suzuki) blanco, era conducido por una mujer, aunque la versión oficial señala que lo hacía un agente de seguridad. Más tarde, la Policía identificó a los dos ocupantes del vehículo: Liz Borja (esposa del fiscal general del Estado, Washington Pesántez) y Wilson Velasteguí, policía.

El abogado de Borja, Víctor Hugo Cevallos, aseguró que el conductor del automotor era el policía Velasteguí. Según el defensor, en el parte policial consta la versión del agente, quien dijo que él conducía el vehículo.

Anoche, Pesántez aseguró que se investigaría con independencia. Hoy, en la audiencia de formulación de cargos, la Fiscalía no involucró a la esposa del Fiscal General en el caso.

La fiscal de Tránsito, Mariana de Jesús López, acusó al policía Velasteguí, quien llegó a la audiencia vestido con un terno oscuro, camisa amarilla y gafas. Borja, quien es directora de Hemo-Oncología del Hospital Baca Ortiz, no concurrió a la audiencia. Se conoció que se encuentra hospitalizada, tras sufrir un shock nervioso.

Para presentar su alegato, la fiscal López tomó en cuenta el parte policial. Sin embargo, no esperó por una prueba que pudiera ser decisiva: el video del sistema de vigilancia urbana Ojos de Águila. En la Policía, a cargo del monitoreo, no se informó sobre esa filmación: se debe establecer si las cámaras captaron el accidente y si se observa que los ocupantes (Velasteguí y Borja) cambiaron de lugar, como sugieren los testigos.

Cevallos insistió en que la esposa del Fiscal General iba en el asiento del acompañante y que Velasteguí conducía, pues forma parte de la seguridad que recibe el entorno de Pesántez, por la delicadeza de su función.

Cerca de las 11:00, el juez Zambrano acogió el criterio de la Fiscalía. No acusó a la esposa del Fiscal General. Entonces, decenas de personas que llegaron hasta el Palacio de Justicia, en la av. 6 de Diciembre y Piedrahíta, reaccionaron con malestar y gritos: “asesinos”, “corruptos”, “en qué país estamos”, “justicia”...

Entre ellos estaban Luisa Emma, sus familiares, amigos y otros ciudadanos, quienes ahora participan en el velatorio de la joven Natalia Emma, en la funeraria Memorial de la calle 18 de Septiembre.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)