10 de noviembre de 2017 00:00

Para el Fiscal, Jorge Glas cobró un‘peaje’ de USD 13,5 millones

El fiscal Carlos Baca acusó a Ricardo Rivera en el grado de autor del delito de asociación ilícita, por el caso Odebrecht. El mismo dictamen fue para Jorge Glas y otros 11 sospechosos. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

El fiscal Carlos Baca (sentado segundo desde la derecha) fue el primero en intervenir en la audiencia. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 159
Triste 1
Indiferente 3
Sorprendido 1
Contento 66
Sara Ortiz

Para la Fiscalía, el vicepresidente Jorge Glas tuvo un “rol directo en el complejo esquema” de corrupción que la empresa Odebrecht montó en el país.

Este jueves, 9 de noviembre del 2017, durante una hora, el fiscal general Carlos Baca exhibió 28 evidencias en contra del Segundo Mandatario y aseguró que el funcionario recibió USD 13,5 millones en sobornos de Odebrecht, entre el 2012 y el 2016. Ese dinero se habría cancelado en efectivo y en transferencias en el exterior, a través de su tío, Ricardo Rivera.

Por eso, en el segundo día de audiencia preparatoria de juicio, Baca acusó a Glas y a Rivera como autores directos del delito de asociación ilícita. También acusó al excontralor general Carlos Pólit y a otros 10 sospechosos.

Durante su exposición, el Fiscal citó pericias, transcripciones de videos y versiones que señalan a Glas. Mientras él hablaba, al frente, el abogado del Vicepresidente, Eduardo Franco, tomaba notas a mano y lo escuchaba atentamente.

Según las investigaciones de la Fiscalía, en el 2011 Rivera se presentó ante José Conceição Santos -principal directivo de Odebrecht en el Ecuador en esa época- y se identificó como ‘intermediario’ de Glas, entonces ministro coordinador de Sectores Estratégicos.

Tras esa reunión, Baca aseguró que la constructora brasileña y Rivera acordaron un “peaje” por las cinco obras ahora señaladas.

Este ‘tributo’ habría sido de entre el 1 y el 1,3% del valor de cada contrato que Odebrecht firmó en el área estratégica.

Para sostener su tesis, el Fiscal mencionó la asistencia penal de Estados Unidos. Allí se detallan transferencias hechas desde el Departamento de Operaciones Estructuradas (unidad de sobornos de Odebrecht) al tío de Glas.

Por ejemplo, en ese documento, en el anexo 11, consta una transacción desde una ‘offshore’ manejada por la empresa brasileña hacia otra denominada Glory International Industry Corp, vinculada con Rivera. Este pago fue registrado en una hoja de Excel, en donde la constructora llevaba la contabilidad de los pagos ilícitos. En ese mismo documento se identificó al beneficiario a través del apodo ‘tío’ y el nombre de la obra ‘Manduriacu’.

Otra evidencia en contra de Glas es el testimonio de Santos, en donde el brasileño asegura que el pago del ‘peaje’ le garantizaba acceso directo al Vicepresidente. Según Santos, él se reunía una o dos veces al año con Glas y las citas ocurrieron en la Vicepresidencia previa gestión de Rivera.

Baca también citó el audio de una charla entre Santos y Rivera, en la que hablan de pagos. En esa grabación, el tío del Vicepresidente solicita dinero para la “campaña de ‘vidrio’”.

Sobre este punto, el Fiscal dijo que el propio Rivera, en su versión voluntaria, identificó a Glas con el sobrenombre de ‘vidrio’. “Rivera dice que cuando se refiere a la “campaña de vidrio” no habla del tema electoral, sino de una campaña de TV sobre la gestión de Jorge Glas. Es importante resaltar que él pone nombre y apellido a ‘vidrio’”, advirtió el Fiscal.

Tras la primera intervención de Baca, el juez Miguel Jurado pidió un receso de dos horas. En ese momento, este Diario intentó buscar la versión de abogado del Vicepresidente, pero evitó dar declaraciones.

Sin embargo, en esta audiencia, Franco y el resto de abogados intervendrán y replicarán los argumentos de la Fiscalía.

Glas, quien está detenido desde el 2 de octubre, ha dicho ser inocente y ser una víctima de un complot político montado por Odebrecht como “venganza” por la expulsión de la firma, en el 2008, por las fallas en la central San Francisco.

Entre los otros 10 acusados están los empresarios Kepler Verduga, José Terán N., Gustavo Massuh, Alfredo Arias, Ricky Dávalos, Diego Cabrera; los exfuncionarios Carlos Villamarín y Ramiro Carrillo; y los venezolanos Alexis Arellano y Freddy Salas.

Ayer, por la mañana, Baca también explicó los tres mecanismos que montó la constructora brasileña para adjudicarse los contratos de los cinco proyectos hoy señalados.

El primero: el pago de coimas a funcionarios que estaban a cargo de las licitaciones o dirigían los proyectos. El segundo esquema fue identificado como ‘pagos no contabilizados’ y consistía en cancelar un “peaje” que supuestamente habría solicitado el Vicepresidente para permitir la operación de Odebrecht en el país.

Y al último se lo denominó como ‘pagos preventivos’. Estos se habrían entregado al excontralor Pólit para que el organismo de control emita informes limpios a Odebrecht.

En contexto
La Fiscalía mantiene cinco procesos en fase pública de investigación por el caso Odebrecht. En esos expedientes se investigan delitos de asociación ilícita, lavado de activos, concusión y captación ilegal de dinero. Hay más de 20 personas investigadas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (38)
No (73)