23 de marzo de 2017 00:00

34 firmas de seguros ya cuentan con una calificación de riesgo

Seguros Equinoccial (foto) obtuvo la mayor calificación de riesgos, una triple A. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Seguros Equinoccial (foto) obtuvo la mayor calificación de riesgos, una triple A. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 9
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 3
Contento 17
Valeria Heredia

Las 34 compañías de seguros y reaseguros ya cuentan con calificación de riesgos. Es la primera vez en la historia del mercado de seguros del país que se realiza este proceso.

Una calificación de riesgos no es más que la opinión de una empresa (una calificadora) sobre la capacidad de las firmas para cumplir con las obligaciones relacionadas con los contratos de seguros.

Además, muestra información sobre su fortaleza financiera, diversidad de ramos de seguros (vehículos, salud, etc.), capacidad de pago de siniestros y cuán vulnerable es la compañía a situaciones adversas que pueden afectar la estabilidad de la empresa.

Un ejemplo de ello es el terremoto del pasado 16 de abril, que obligó a las firmas a desembolsar montos millonarios a sus clientes. La calificación muestra información sobre la capacidad de reacción de las firmas ante estos eventos.

Las calificaciones empezaron a publicarse los primeros meses de este año. El proceso, se dio tras una resolución de la Superintendencia de Compañías, Valores y Seguros (SCVS) emitida el 31 de marzo del 2016 e implicó que las compañías entreguen documentación sobre su negocio.

Balances, estados financieros, plan de negocios, cartera de clientes, reservas técnicas y estructura de la empresa es parte de esta información que fue entregada por las firmas. La calificación será anual y se basará en metodología internacional.

En el proceso participaron cuatro calificadoras de riesgos que fueron, a su vez, calificadas por la Superintendencia. El ente de control estableció una escala de calificaciones que va desde triple A hasta E.

En este primer proceso hubo cinco compañías que alcanzaron la mejor calificación, que es la triple A. La mayoría (27 firmas) están en el grupo doble A y A. Y el resto entre triple B y doble B (ver infografía).

Lo anterior implica que, en términos generales, las compañías tienen capacidad para cumplir con sus obligaciones (ver puntuales).

En las escalas más bajas no se ubicó ninguna compañía. Una calificación C evidencia que las cifras de la aseguradora sufren fuertes deficiencias en su estructura financiera y en el manejo de riesgos; la D significa que las empresas no cuentan con suficiente capacidad de cumplir sus compromisos. Y la E, que hay problemas muy serios de solvencia y liquidez.

Algunas aseguradoras venían contratando de forma voluntaria el trabajo de calificadoras de riesgo. Una de ellas es Equinoccial, que se calificó de forma voluntaria en el 2014.

El gerente de Negocios de esta firma, Esteban Vela, dijo que uno de los beneficios de los procesos de calificación es que permite transparentar la información y destacó la solvencia y liquidez de la compañía para responder a siniestros como el terremoto de abril.

La empresa, que alcanzó una triple A en el proceso de calificación de riesgos, pagó USD 65 millones a quienes fueron afectados por el movimiento telúrico; aún resta el pago de unos USD 5 millones.

Para Esteban Cadena, vicepresidente de Oriente, eventos como el terremoto producen un desvío normal en las estadísticas, lo cual incidió en los reportes de riesgo. Pero cree que las calificaciones en general son positivas y dan cuenta de la buena salud del sector. Oriente Seguros obtuvo una calificación de doble A (-).

Liberty, que obtuvo una doble A, señaló que pese a que enfrentaron un cambio de normativa legal fueron capaces de “ajustarse sin incurrir en ningún riesgo de incumplimiento”.

Por disposición del Código Monetario y Financiero, el sector se vio obligado, por ejemplo, a aumentar su capital.

Para Luis Jaramillo, gerente de Class International Rating, una de las calificadoras que participó del proceso en el sector de seguros, señaló que el mercado ha demostrado que se encuentra estable y que se ha venido fortaleciendo a pesar de las dificultades.

Durante el 2016 el sector se achicó al pasar de 38 a 34 empresas. Cuatro aseguradoras no hicieron el proceso de calificación de riesgos: dos porque se fusionaron y dos entraron en disolución voluntaria.

Según Patricio Salas, secretario ejecutivo de la Federación Ecuatoriana de Empresas de Seguros (Fedeseg), las dos empresas que están en disolución decidieron no continuar con su proceso de aumento de su capital mínimo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (23)
No (3)