19 de febrero de 2017 00:00

Firmas ecuatorianas se benefician con insumos andinos

Auron fabrica muebles de hogar y oficina. Exporta, principalmente, a Bolivia y a Perú. Foto: Vicentes Costales/EL COMERCIO

Auron fabrica muebles de hogar y oficina. Exporta, principalmente, a Bolivia y a Perú. Foto: Vicente Costales/EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Carolina Enríquez
Redactora(I)
[email protected]

Tres firmas ecuatorianas trabajan en conjunto con otras dentro de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), para potenciar sus negocios e, incluso, exportar su oferta.

La compañía textil Textiservi compra a Perú alrededor de 300 000 kilos al año de fibras sintéticas y acrílicas, que no encuentra en el país. Dentro de la CAN los países tienen beneficios arancelarios para la importación de mercancías.

Esos insumos se mezclan con fibras naturales de borrego, de alpaca o de algodón, que consigue localmente para fabricar productos como lanas.

Carlos Ribadeneira, propietario de la empresa, explicó que los exporta -con mejores condiciones de acceso dentro la región andina- a Colombia y desde este año a Bolivia.  El que sean productos ecuatorianos con componentes extranjeros no es un problema.

Esto, gracias al mecanismo de acumulación de origen, que permite que una empresa nacional compre insumos de otras industrias de Colombia, Perú o Bolivia para generar un nuevo producto y que este, a su vez, se exporte al bloque andino con preferencias.

El sistema, vigente desde la década de los setenta, ha permitido a las empresas de la CAN obtener experiencia para aplicarlo en el comercio intrarregional. Ahora, además, podría usarse en la exportación a la Unión Europea (UE).

El acuerdo comercial que Colombia, Perú y Ecuador firmaron con los europeos permite acumular origen entre estos, para comercializar productos de cada uno a la UE.

Para Ribadeneira, este mecanismo es positivo para las empresas de la región porque dinamiza las cadenas productivas y genera com­plementariedad.

Ahora, los productos que este empresario ya genera con insumos andinos y otros nuevos podrían, en algún momento, ofrecerse a la UE. Sus productos contienen fibras naturales, que son “muy apetecidas” por esos compradores.

Además, para esa producción le sirven las máquinas como tinturadoras, vaporizadoras, hiladoras, etc., que compró en la UE. Estas tendrán beneficios arancelarios conforme se cumpla el cronograma de desgravación de bienes.

Otro sector que se ha beneficiado de la acumulación de origen, según Ribadeneira, es el calzado. “Ecuador tiene cuero de buena calidad, pero necesita traer otras partes para la fabricación de zapatos”.

Auron, compañía fabricante de muebles de oficina y para el hogar, también se apoya en otros países andinos. Comenzó a exportar en el 2010.

Para la producción de algunos de sus productos usan herrajes y partes para sillas plásticas de Colombia. “Importamos unos USD 100 000 anuales de ambos. Vendemos muebles a Bolivia y a Perú”.

Los artículos los comercializan a estas naciones a través de distribuidores. El año pasado exportaron alrededor de USD 60 000 en mobiliario de oficina, cocinas y baños.

Para Fernando Mera, gerente financiero de Auron, el principal beneficio de la acumulación de origen es que permite la compra de insumos en otros países andinos a precios competitivos. “Ciertas cosas no se fabrican en Ecuador. Aquí podrían encontrarse algunos sus­titutos, pero no para todo”.

En este momento la empresa no está enfocada en la exportación a otros mercados como el europeo que, actualmente, adquiere muebles a productores locales o asiáticos. Asimismo, dijo el empresario, es un destino exigente en cuanto a volúmenes, especificaciones técnicas, precios, entre otros.

Otras empresas como Laboratorios Mollie, por su parte, solo colocan productos en el mercado local. Sin embargo, para la fabricación de algunos de ellos usan insumos de la región o terceros países.

Esta fábrica de cosméticos y productos capilares compra colorantes de origen colombiano para la elaboración de ciertos esmaltes. Otros de estos insumos son europeos, importados por Colombia.

“Son entre USD 5 000 y 6 000 cada tres meses”, indicó Danilo Castro, dueño de la firma. Espera beneficiarse de la acumulación de origen si en algún momento decide exportar.

Según David López, jefe económico de la Cámara de Comercio de Quito, la UE decidió respetar el ordenamiento jurídico de los andinos. Se mantienen instrumentos que no impactan la economía del bloque y que son similares a los que ya tienen en su legislación.

En el caso de la acumulación de origen, en el marco del acuerdo, no solo se aplica para bienes terminados. Una posibilidad es el envío en conjunto de diversas materias primas.

Según el Centro Internacional de Comercio, existe gran potencialidad para la exportación entre los andinos de fruta fresca. En la región, Colombia y Ecuador son los más grandes proveedores de este artículo.

Según esa entidad, en la UE existe mayor apertura para la compra en volumen desde Ecuador por la estabilidad que genera el uso del dólar.

El mercado europeo tiene alrededor de 500 millones de habitantes. Aunque el acuerdo con la UE entró en vigencia el pasado 1 de enero, el país ya tiene experiencia previa en la exportación al bloque en el sistema de acumulación de origen.

El año pasado, Europa permitió al país exportar atún procesado con origen en Colombia, Perú, Costa Rica, El Salvador, Guatemala y Honduras.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (4)