20 de octubre del 2016 00:00

Los depósitos crecen más que los créditos

Asobanca tenía como meta colocar USD 10 000 millones para la segunda mitad del año, con el fin de reactivar la economía. De esa cantidad, se tenía previsto que el 75% se entregara al sector productivo, 17% para consumo y el resto para microcrédito.

Asobanca tenía como meta colocar USD 10 000 millones para la segunda mitad del año, con el fin de reactivar la economía. De esa cantidad, se tenía previsto que el 75% se entregara al sector productivo, 17% para consumo y el resto para microcrédito.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 7
Triste 6
Indiferente 3
Sorprendido 7
Contento 5
Sebastián Angulo
Redactor (I)
pangulo@elcomercio.com

“Usted tiene un crédito preaprobado”. Este fue el mensaje que recibió Henry Melo, a través de un mensaje de texto, que le notificaba que podía acceder a un préstamo por cerca de USD
10 000, sin garante.

Por ahora, a este empleado público no le interesa endeudarse porque considera que es tiempo de ser más cauto con las finanzas familiares.

Correos electrónicos, avisos en los estados de cuenta, llamadas telefónicas y mensajes en los cajeros automáticos han sido los mecanismos que los bancos han utilizado para colocar más créditos en el segundo semestre de este año.

Julio José Prado, presidente Ejecutivo de la Asociación de Bancos del Ecuador (Asobanca), sostuvo que la recu­peración de los depósitos, durante este año, generó una mayor liquidez en las entidades bancarias del país.

A finales del mes pasado, ese rubro ascendió a USD 24 986 millones, un 10% más comparado con septiembre del año pasado, según cifras de Asobanca (ver gráfico).

Pese a la mayor liquidez, la colocación de préstamos no evolucionó de la misma manera. Si bien la cartera de crédito del sistema financiero privado ha tenido una recuperación desde julio pasado, la tasa de crecimiento está por debajo del 1% mensual Y en términos anuales es negativa.

En septiembre pasado, la cartera bruta llegó a USD 19 085 millones, un 2% menor frente a septiembre del 2015.

A principios de julio de este año, Asobanca informó que tenía como meta colocar USD 10 000 millones para la segunda mitad del año, con el fin de reactivar la economía. De esa cantidad, se tenía previsto que el 75% se entregara al sector productivo, 17% para consumo y el resto para microcrédito.

Hasta finales del mes pasado, según Prado, se esperaba colocar USD 5 000 millones, pero no se alcanzó la meta y se colocaron USD 4 400 millones.

Para Prado, la falta de apetito por créditos por parte de la ciudadanía se debe a que la economía nacional “se mueve a dos velocidades”. Por un lado, la liquidez ha aumentado en el mercado, gracias a los pagos a proveedores por medio de créditos que ha entregado el Banco Central al Gobierno y de la emisión de bonos al mercado internacional. Pero por otro lado, aún no hay una reactivación productiva.

“Esta falta de reactivación del sector productivo hace que la demanda de créditos sea mucho más baja de lo esperado y anticipado”, dijo Prado.

Pese a ello, el sector proyecta cumplir la meta hasta diciembre, un mes en el que se espera un repunte del consumo.

El informe ‘Know Banking’ –sobre banca local, de julio pasado– realizado por la firma de investigación de mercados Know Research, evidencia una escasa intención por parte de los clientes del sistema financiero de adquirir productos ­relacionados con tarjetas de crédito, préstamos de consumo o hipotecarios.

Los encuestados valoraron entre 1,2 y 1,3 puntos su intención de acceder a estos productos, en una escala de 4, donde 1 es ningún interés y 4 alto interés. Para este reporte se consultó a 600 usuarios bancarios de Quito y Guayaquil.

Sobre estas cifras, Diego Peñaherrera, gerente de Know Research, sostuvo que las entidades bancarias tienen una credibilidad sólida; sin embargo, los usuarios ven que es poco propicio endeudarse debido al momento económico.

De su lado, las entidades bancarias han buscado crear nuevos productos o modificar los parámetros de los créditos que ya ofrecían a sus clientes para adaptarse a sus necesidades y lograr mayores colocaciones.

Banco Pichincha ha buscado flexibilizar ciertas condiciones en sus préstamos. Guido Cordero, vicepresidente Ejecutivo de la entidad, a través de un correo electrónico, señaló que el banco “pensando en mejorar la calidad de vida de mujeres empresarias, está sacando productos específicos –dentro de sus productos de microfinanzas y pequeña empresa– para apoyar a este nicho de clientes”. Entre los productos destinados a este segmento están crédito, productos de ahorro y servicios electrónicos.

También cuentan con créditos para cadenas de valor (para proporcionar liquidez a proveedores y distribuidores), vivienda de interés público, de reactivación destinados para las zonas afectadas por el terremoto del 16 de abril y ecológicos. Estos últimos, enfocados en eficiencia energética, energías renovables, vivienda sustentable y ambiente.

En esta misma línea, Produbanco ofrece créditos para proyectos ambientales para pymes. José Ricaurte, vicepresidente de Banca Minorista de esta entidad, señaló que este tipo de créditos se lanzó en julio pasado, para iniciativas empresariales de eficiencia energética y energía renovable.

Ricaurte explicó que los montos de los créditos van desde los USD 20 000 para proyectos pequeños, en adelante, de acuerdo con la iniciativa de la empresa.

El único requisito, según el funcionario, es que el proyecto represente un ahorro de 20% en el ámbito que quieran implementar. En este año, la entidad tiene como objetivo entregar USD 10 millones.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (12)
No (3)