12 de diciembre del 2015 00:00

Una guía para un buen uso del bono navideño

Compras Navidad

En el Centro Comercial El Recreo, en el sur de Quito ya se presenta movimientos de compras para las fiestas de Navidad. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 7
Triste 1
Indiferente 2
Sorprendido 2
Contento 18
Sofía Ramírez
Redactora (I)
sramirez@elcomercio.com

El dilema financiero para muchos ciudadanos en estos días es: ¿ahorrar o consumir? Por un lado están las ganas de comprar regalos para los seres queridos y por otra le incertidumbre de lo que pasará el próximo año.

Como ya se acerca el pago del decimotercer sueldo, aunque algunas empresas ya pagaron, la plata en el bolsillo o en la cuenta del banco es una tentación difícil de resistir.

Si se suman los descuentos y promociones en centros comerciales y almacenes, quienes no planifican sus compras pueden terminar gastando en exceso y acumular deudas para el próximo año, cuando habrá que manejar con mayor cuidado la liquidez personal.

Para disfrutar de estas festividades es necesario presupuestar los valores que se destinarán para la compra de obsequios, compromisos, cenas y otras actividades, pero siempre priorizando el ahorro. Guillermo Granja, docente de la Facultad de Economía de la Universidad Ecotec, en Guayaquil, afirma que en estas festividades hay que tomar en cuenta la coyuntura económica del país, no solo en los últimos días de diciembre sino también a lo largo del 2016.

Por eso recomienda que del salario fijo mensual se destine un 20% máximo para la compra de regalos, un 40% para las cenas y demás actividades de Navidad, y el resto ponerlo en un ‘colchón’ financiero o ahorro, el cual permitirá solventar gastos adicionales ante cualquier emergencia.

En cuanto al decimotercer sueldo, la recomendación es que al menos un 50% de este ingreso ‘extra’ se destine al fondo de ahorro, lo cual asegura la liquidez para afrontar situaciones críticas como despidos, gastos por enfermedades u otras eventualidades. Una vez organizado el presupuesto se debe realizar una planificación de compras y gastos en festejos: cenas, almuerzos, intercambios de regalos, compra de ropa, etc. La regla es comprar hasta donde dé el presupuesto definido previamente, pero pensando en opciones para bajar algunos gastos.

Una alternativa para no gastar mucho en cenas, por ejemplo, es definir una cuota con el grupo de amigos para que cada uno lleve un plato o ingrediente, cuenta Patricia Calle, coordinadora de Educación Financiera de Mutualista Pichincha.

Otra alternativa para los regalos navideños es hacerlos uno mismo. Como el tiempo es escaso hay que buscar opciones rápidas y efectivas, por ejemplo, armar canastas o paquetes con caramelos, chocolates u otros productos artesanales.

Para la compra de todos los obsequios por las festividades, sea de regalos y cenas, se puede usar las tarjetas de crédito, pero con el compromiso de pagar toda la cuenta al fin de mes.

Fabián Mora, vicepresidente de Marketing de Banco Pichincha, recomienda utilizar los dos tipos de crédito que ofrecen las tarjetas, pero observando el tipo de artículo que se adquiera. El crédito diferido, por ejemplo, se usa para comprar bienes que duran varios años, como un electrodoméstico o un mueble. El crédito corriente, en cambio, es para productos que se consumen en el corto plazo, como los que se adquieren en el supermercado.

María José Cevallos, servidora pública de 40 años planea usar el decimotercer sueldo la próxima semana para comprar regalos de Navidad para sus dos hijos y esposo. A inicios de este mes visitó tres centros comerciales en el norte de Quito para comparar precios y promociones, especialmente en ropa. Todos los años compra los regalos antes del 15 de diciembre porque dice que los días previos hay demasiada gente en los locales.

La práctica de compras anticipadas navideñas no es muy común en el país, pero es lo recomendable, debido a que las compras de última hora aumentan el estrés e incentiva a gastar más en regalos innecesarios. El consumidor tiende a fijarse menos en el precio.

Para evitar estos inconvenientes lo recomendable es hacer las compras con unos 15 días de anticipación. Y si no se puede, Granja recomienda acudir a los establecimientos o centros comerciales en la mañana, cuando hay menos afluencia de personas. O también hacer una visita virtual por las páginas web de los almacenes, comparar precios, definir los artículos y destinar un día para las compras.

Pero si usted ya siente que no le alcanza la plata y a menudo le llaman los agentes de cobro, el mejor regalo que se puede dar es la tranquilidad. Use todos sus ingresos, incluyendo el decimotercer sueldo, para cancelar obligaciones pendientes.

No olvide

Presupuesto 
Tome en cuenta si tiene los fondos suficientes para las compras.

Compare Revise precios, descuentos y ofertas con semanas previas.

Lista Planifique una lista de todas las actividades a realizar en las fiestas de Navidad.

Efectivo Se recomienda hacer las compras con pagos en efectivo. No use tarjetas.

Sueldo extra Destine el 50% del decimotercer sueldo para las compras.

Tiempo Realice las compras navideñas 15 días antes de Nochebuena.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (13)
No (2)