8 de febrero de 2015 15:39

La Fiesta del Florecimiento empezó con un colorido desfile en Peguche

Las mujeres con los llamados medianos, una ofrendas de alimentos, participan de la fiesta. Foto: EL COMERCIO

La Fiesta del Florecimiento también está dedicada a los niños de las comunidades indígenas. Foto: EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 6
José Luis Rosales

La comunidad de Peguche, en la ciudad de Otavalo, provincia de Imbabura, en el norte de Ecuador, inició desde hoy, 8 de febrero, la ceremonia del Pawkar Raymi 2015.

Serán 11 días de actividades culturales y deportivas en homenaje a la celebración andina del florecimiento de la naturaleza. En Otavalo, esta fiesta también gira en torno al reecuentro de artesanos, comerciantes y músicos, que retornan desde varias latitudes.

"En este momento vivimos el florecimiento de los campos. Nuestra madre tierra pasa por una etapa como el de la niñez", indica Gabriel Díaz, un danzante otavalo.

Los estudiantes de la Escuela Particular Cascada de Peguche dominan con pakllas, los bombos y flautas, interpretaron sanjuanitos y yumbadas. Foto: EL COMERCIO

Como dicta la tradición, previo a la inauguración del Mundial Indígena de fútbol, la mañana de hoy se efectuó un desfile que estuvo dirigido por el denominado Capitán Negro.

Enrique Castañeda, nativo de Peguche, rememora que su padre, Luis, por varios años representó a este personaje que se encargaba de animar a los vecinos a unirse a la fiesta.

La quema de voladores, una especie de fuegos pirotécnicos elaborados artesanalmente, alertaban la procesión de mujeres y hombres, la mayoría ataviados con atuendos tradicionales de los kichwas Otavalo. También participaron autoridades locales y deportistas.

Uno de los protagonistas de esta marcha fue el Coraza y su comitiva. Esta vez, Humberto Morales, de Peguche, encarnó a este personaje que representa al cacique o líder.

Este indígena vestía un traje blanco compuesto por un pantalón, camisa (kusmah) y la gola capa pequeña y redonda que cubría sus hombros. “Ju ya yay Peguche Tio” (Viva Peguche, en quichua), arengaba, una y otra vez, Morales mientras desfilaba sobre un caballo.

Los alumnos de la Escuela Particular Cascada de Peguche, entre tanto, sorprendieron con su banda estudiantil de música. Con bombos, flautas y pakllas, éstos últimos una especie de rondadores pequeños, entonaron alegres sanjuanitos como el Peguche Tio.

El colorido desfile empezó en la entrada principal a esta localidad y finalizó en el estadio. Ahí se realizó el acto inaugural del torneo de fútbol. Antonio Lema, coordinador del Mundial Indígena, señaló que 12 clubes disputarán el codiciado trofeo, que es una réplica de la Copa del Mundo. El torneo finalizará el 18 de febrero.

Como parte culminante de la ceremonia, un medio centenar de mujeres, como Georgina Farinango, también participaron del inicio de esta festividad. En las fachalinas (capas), que llevaban atadas sobre los hombros, cargaban alimentos preparados, como parte de presentes que iban a ser entregados al prioste.

En esta ocasión, ese cargo está en manos de Blanca Sofía Lema, que es la primera mujer en dirigir esta festividad que cumple 20 años. Ella agradeció la contribución que han realizado los migrantes otavaleños para financiar esta fiesta.

La mujeres organizaron la pampa mesa o comida comunitaria basada en mote, fréjol, choclos, arvejas, para convidar a los asistentes.

Las mujeres con los llamados medianos, una ofrendas de alimentos, participan de la fiesta. Foto: EL COMERCIO

Las mujeres con los llamados medianos, una ofrendas de alimentos, participan de la fiesta. Foto: EL COMERCIO

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)