12 de agosto del 2015 00:00

Defensa de la democracia vuelve a discurso militar

Esmil

El viernes, a la ceremonia militar en la Esmil acudieron los ministros de Seguridad y Defensa y la Presidenta de la Asamblea. Foto: Paúl Rivas/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 221
Triste 0
Indiferente 4
Sorprendido 1
Contento 35
Sara Ortiz
Redactora (I)
ortizs@elcomercio.com

Ni un asiento quedó libre en el Salón de Banquetes del Palacio de Carondelet. Militares y policías vestían uniformes de gala. Fue el 3 de agosto. Sus familias les acompañaban en la ceremonia de ascenso del Servicio de Seguridad Presidencial (SPP). Detrás de una mesa de madera se encontraba el presidente Rafael Correa, el vicepresidente Jorge Glas y Luis Castro, uno de los generales de la Fuerza Terrestre.

En el evento no faltaron discursos. Correa habló del 30S, de la inversión en FF.AA., de la falta de “legitimidad” del paro nacional anunciado por la oposición para mañana. E hizo un llamado: “A combatir por la Patria queridos soldados sin esperar recompensa. Esa es la vocación del verdadero uniformado”.

No es la primera vez que el Gobierno se refiere a los militares en términos similares. Ma. Fernanda Espinosa, al ser posesionada como ministra de Defensa hizo un pedido parecido. “Ustedes están llamados a defender y evitar cualquier intento que ponga en riesgo a la democracia, de un pueblo antes silenciado”, dijo en el 2012.

Tres años después, el 6 de julio, en medio de la difusión de un audio en redes sociales, en el que las FF.AA. supuestamente habrían retirado el apoyo al Gobierno, el ministro de Defensa, Fernando Cordero, dijo que había hablado con la tropa y que ha encontrado militares profesionales.

Junto a Cordero, en la TV también se presentó Luis Garzón, jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas y dijo que el deber de la institución es “proteger la democracia y las libertades de todos los ciudadanos”. Y aseguró que es natural que haya inquietudes en las FF.AA., pero que hay comandantes que informan correctamente.

Desde entonces, en 37 días los pronunciamientos de militares y del Gobierno han insistido en defender a la democracia.

El 3 de agosto, Marco Montenegro, el jefe de Seguridad Presidencial, que ese día ascendía a teniente coronel del Ejército, aclamó un discurso en representación del personal: “…Como ciudadanos uniformados hemos tenido que recorrer nuestro territorio… sitios donde incluso el soldado y el policía más aguerrido se ve quebrantado al constatar las desigualdades, inequidades e injusticias, que sistemas inhumanos que gobernaron nuestro Estado dejaron como legado de indiferencia e irresponsabilidad”. También, mencionó a la “conciencia social” y la “transformación” que ha realizado el Gobierno y sus “obras innegables” que “a la ignominia no le interesa y que los medios simplemente no publican”.

Cinco días después, sus palabras fueron difundidas en el Enlace ciudadano 436. Para este oficial, esos sistemas “pretenden regresar intentando borrar nuestra memoria y hacernos creer que el antiguo Ecuador era lo correcto. Pero no es así compañeros, hoy tenemos la oportunidad de cambio permanente y definitivo”.

En el Salón de Banquetes lo escuchaba su superior, el general Castro y otros compañeros.

Las reacciones llegaron. El asambleísta Andrés Páez le escribió una carta pública. En siete puntos y una conclusión le recordó a Montenegro que las FF.AA. “gozan del prestigio para haberse hecho acreedoras a la admiración y respeto de todos los ecuatorianos. Por eso nunca permitiremos que, como en Venezuela, en instalaciones castrenses se pronuncien las proclamas chavistas de Patria, Socialismo o Muerte”.

El deber de las Fuerzas Armadas es ser obedientes y no deliberantes; “cumplir su misión con estricta sujeción al poder civil y a la Constitución de la República”. Así lo describe el artículo 159 de la Carta Magna.

En las intervenciones también se ha mencionado los USD 1 700 millones invertidos en los militares desde el 2007. Eso fue lo que se dijo el pasado viernes en la Escuela Militar.

Allí, Carlos Obando, comandante del Ejército, aseguró que están comprometidos con la defensa de la democracia y el respeto a las libertades.

“He encontrado militares profesionales (...) convencidos de que Ecuador tiene que mejorar”.

Fernando Cordero. Ministro de Defensa
06/07/2015

“Es natural que haya inquietud en las unidades militares, pero hay líderes que informan bien”.

Luis Garzón. Jefe del Comaco
06/07/2015

“A combatir por la Patria queridos soldados sin esperar recompensa. Esa es la vocación...”.

Rafael Correa. Presidente Ecuador
03/08/2015

“(Quieren) hacernos creer que el antiguo Ecuador era lo correcto. Pero no es así”.

Marco Montenegro. Teniente coronel
03/08/2015

“Reiteramos nuestro firme compromiso de ser fieles (...) respetando a la democracia”.

Carlos Obando. Comandante Ejército
07/08/2015

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (12)
No (21)