13 de January de 2010 00:00

Falconí renunció por el ITT

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Reds. Política, Sociedad y corresponsal en Bogotá

Fander Falconí prefirió no entrar en un cruce de versiones ni abundar en los detalles que  precipitaron  su renuncia al Ministerio de Relaciones Exteriores y Comercio.

En el  largo comunicado que esta Cartera difundió ayer, en horas de la tarde, Falconí prefirió hacer una rendición de cuentas de lo que ha sido su gestión en el año y un mes que ha estado al frente de la diplomacia ecuatoriana. 

13 meses en el cargo
Fander Falconí     fue el coordinador del grupo de  trabajo que dio sustento ideológico a la denominada revolución ciudadana, antes de tomar el poder.
Al inicio del Gobierno, Falconí fue nombrado secretario de Planificación. Luego fue el tercer canciller del Régimen.
Hasta el  cierre de esta edición, la Presidencia de la República no se pronunció sobre su salida.

 Solo al final del documento, revela que el fracaso de la negociación gubernamental para impulsar el proyecto Yasuní-ITT fue la razón para haber dimitido.

En  una reflexión conceptual, propia de su formación académica, el ahora ex Canciller dijo que esta iniciativa “merece un compromiso mucho más explícito que la fijación de un plazo perentorio de seis meses para acopiar los recursos financieros requeridos...”. A línea seguida sostuvo que la trascendencia de este proyecto, que consistía en dejar bajo tierra 850 millones de barriles de crudo a cambio de la cooperación económica internacional, marcaba la diferencia de un “proyecto político que en su esencia  propone  un cambio de forma de  vida”.

A lo largo de las últimas semanas, este tema comenzó a distanciar su agenda, de corte ecológico,  con la del presidente Rafael Correa y círculo de colaboradores.

Fander Falconí sufrió el primer  revés en plena Cumbre Mundial de Cambio Climático, en Copenhague, en diciembre pasado.
Como portavoz del Gobierno de Ecuador, estuvo listo para firmar el fideicomiso con el Programa para el Desarrollo de Naciones Unidas (PNUD) que debía  administrar los fondos que  genere  la Iniciativa Yasuní-ITT.

Pero las observaciones que   Correa hizo  a ese documento frenaron  el proyecto. A partir de entonces, al interior del Régimen se  levantó  una serie de acusaciones internas por el fracaso de la Iniciativa. Las expresiones del Primer Mandatario, del sábado pasado en Vinces, dieron un epílogo dramático a este proyecto que el  propio Régimen consideró como una oportunidad histórica.

Correa argumentó que los organismos internacionales interesados en el proyecto querían manejar el fideicomiso dejando a Ecuador sin margen de maniobra. “No somos colonia de nadie”, enfatizó el Presidente, tras asegurar que -si la Iniciativa se cayera- a partir de junio explotará el crudo.

En reacción,  la tarde del lunes,  Roque Sevilla, titular del proyecto  y la ambientalista Yolanda Kakabadse renunciaron. Sevilla responsabilizó al Mandatario del debilitamiento de la propuesta.

Como un efecto dominó, y horas después de  las declaraciones de Correa en Vinces, Falconí fue el tercero en dimitir.

La carta de renuncia  que la Cancillería, a manera de comunicado difundió ayer, detalla la serie de áreas en las que Falconí trabajó. Precisamente, la Iniciativa Yasuní-ITT encabezó dicha lista.

 El ex Canciller también  fue una pieza clave en el proceso de restablecimiento de relaciones bilaterales con Colombia, rotas desde marzo de 2008. Trazó, pasado el 24 de septiembre,  en Nueva York,  una hoja de ruta con su par colombiano, Jaime Bermúdez para reabrir  las embajadas en Quito y Bogotá, a finales de noviembre.

Además, ambos ministros se comprometieron  a mantener nuevas reuniones este año para superar los temas  sensibles y  dar paso al nombramiento de los embajadores titulares. En Colombia siempre se dijo  que entre Falconí y  Bermúdez fluyó una buena relación que ayudó al acercamiento.

Con su  salida, el Gobierno se aleja de uno de los gestores  del plan de gobierno de Alianza País. Él, junto con Albero Acosta,  Gustavo Larrea, Janeth Sánchez y Pedro Páez, trabajaron en la propuesta ideológico-política que apuntaló la primera campaña presidencial de Rafael Correa.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)