3 de November de 2009 00:00

La F-1 cerró su temporada más conflictiva

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Abu Dabi.  AFP

La temporada 2009 de Fórmula 1, marcada por el título de Jenson Button con Brawn GP, estuvo llena de escándalos y sorpresas. Incluso se llegó al punto de que la propia supervivencia del campeonato estuvo amenazada por la pelea entre las escuderías y la Federación Internacional del Automóvil (FIA).



8 escuderías
son las que amenazaron este año con crear un
Mundial de F-1 paralelo.En el ámbito estrictamente  deportivo, Brawn GP consiguió dejar huella en el campeonato. La escudería británica, heredera de Honda, que tras varias temporadas desastrosas fue vendida al que fuera su director técnico, Ross Brawn, por una libra simbólica, impresionó a sus rivales.

Muy rápidos desde sus primeras vueltas, los Brawn GP hicieron una muy buena temporada y consiguieron el título de pilotos y constructores. El cuento de hadas  acabó siendo una película de Hollywood, con un final feliz y espectacular para Jenson Button, su principal personaje.

Button, un playboy   considerado  promesa  frustrada del deporte inglés, puede sin duda felicitarse por haber decidido quedarse en Honda cuando Renault le tendía la mano en la pretemporada.

A sus 29 años, Button, al volante del mejor monoplaza del ‘paddock’ este año, se llevó seis de las siete primeras carreras de la temporada y supo administrar sus victorias frente a sus competidores.

En la zona  técnica, el cambio de reglas (nueva aerodinámica, neumáticos ‘slicks’, sistema Kers, prohibición de ensayos privados durante la temporada...) convulsionó la jerarquía tradicional.

Ferrari y McLaren-Mercedes no supieron anticiparse a estos cambios, mientras que Brawn GP y Red Bull los aprovecharon al máximo.

Las disputas por el reglamento  fueron la tónica durante toda la temporada. Ya antes de que empezara, la FIA quiso modificar el sistema de atribución del título, pero terminó retirando el proyecto.

Más adelante, las escuderías siguieron enfrentadas con la entidad por la cuestión de los dobles difusores, los elementos aerodinámicos que proporcionan más agarre y rendimiento a los coches, y que estaban instalados en los Brawn GP, Toyota y Williams, pero no en los Ferrari, Renault y McLaren-Mercedes.

En cuanto a polémicas, el año fue parejo. El punto álgido se alcanzó a mediados de la temporada, cuando la FIA y las escuderías estaban duramente enfrentadas por el reglamento de 2010, en el cual la Federación Internacional quería imponer un presupuesto máximo a los equipos.

Ferrari, líder de la protesta ante este cambio, amenazó con abandonar la Fórmula 1, algo hasta entonces impensable, pero la FIA mantuvo su polémico proyecto.

Ocho de las 10 escuderías llegaron a anunciar que crearían un campeonato alternativo, lo que habría supuesto la muerte de la Fórmula 1 actual, y la FIA terminó cediendo.

Esto generó un gran desgaste en Max Mosley, presidente de la FIA, quien no se presentó a la reelección y debió dejar el cargo que ocupó durante 16 años.

El francés Jean Todt -ex copiloto de rally, ex jefe deportivo de Peugeot y de Ferrari- fue elegido nuevo presidente. Se espera que puede unir de nuevo a la F-1.

Jenson Button fue el mejor piloto del año

Jenson Button,  nacido en  Somerset, Inglaterra, el 19 de enero de 1980, tiene 10 temporadas en la F-1, pero recién en 2009 se consagró. 
Corrió en Williams ,  Benetton, BAR y Honda, sin triunfos mayores: su único primer lugar fue en 2006.  
En 2009  triunfó en seis carreras (Australia, Malasia, Bahréin, España, Mónaco y Turquía). Ganó el Mundial de Pilotos  con 95 puntos. 
El conductor  es considerado un playboy, aunque asegura que su estilo de vida es más recatado que antes.

SebastianVettel fue el ‘niño maravilla’

Nacido en 1987  en Heppenheim, Alemania, Sebastian Vettel terminó segundo en el Mundial de Pilotos, a bordo de un Red Bull.
Este año ganó  cuatro carreras (China, Gran Bretaña, Japón y Abu  Dabi). Es su tercera temporada en la F-1.

Ross Brawn fabricó un poderoso  equipo

El dueño de Brawn GP  es un ingeniero automovilístico británico, nacido en 1954 y que ha trabajado en Williams, Lotus, Benetton, Ferrari...
Brawn GP ganó  el Mundial de Constructores con 18,5 puntos de ventaja sobre Red Bull, que llegó segundo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)