10 de julio de 2016 17:06

El autor de la matanza de Dallas, un exsoldado obsesionado con lucha racial

dallas

Exsoldado americano, asesinó a cinco policías en Dallas el 7 de julio de 2016. Foto: Spencer Platt

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 5
Indiferente 0
Sorprendido 4
Contento 2
Agencia EFE

El autor de la matanza de cinco policías en Dallas (EEUU), Micah Xavier Johnson, era un joven al que cambió la guerra: a su vuelta de Afganistán comenzó a obsesionarse con los grupos racistas negros y se convenció de que tenía que vengar los abusos contra ese grupo racial.

Tenía solo 25 años pero había pasado toda su vida adulta en el Ejército de Estados Unidos, su sueño de adolescencia, primero en la reserva cerca de Dallas y desde 2013 en Afganistán.

En 2014 una compañera soldado le acusó de abusos sexuales y recomendó que recibiera ayuda "para la salud mental", según ha explicado a los medios el abogado militar que llevó el caso, Bradford Glendening.

El Pentágono no ha confirmado por qué le dio de baja en abril de 2015, pero el abogado sostiene que el motivo fue la denuncia de la joven, además de una mala sintonía con sus superiores. "Su comandante tenía aversión hacia él, esto estaba claro", asegura.

Esa denuncia por abusos, que no trascendió del ámbito militar, era la única mancha en el expediente de este joven negro, sin antecedentes penales, como comprobó la Policía de Dallas.

Los que le conocían antes de irse a la guerra lo describen como un chico amable y tranquilo, nada comprometido con causas políticas y sin ningún tipo de odio a las personas blancas.

"De Afganistán volvió insociable, no quería hablar más con las personas, ya no creía en Dios. Su interés en las armas había crecido, aunque nosotros no sabíamos nada de eso del odio a los blancos", dijo a periodistas Myrtle Booker, una amiga de su madre.

Desde su vuelta de Afganistán, el joven empezó a seguir en las redes sociales a grupos extremistas negros con causas racistas y la idea de la venganza comenzó a obsesionarle.

Los vecinos de la casa suburbana donde vivía con su madre y su hermano menor cuentan estos días a la prensa que le habían visto practicar ejercicios militares en su jardín y que estaba inscrito en un gimnasio que ofrecía artes marciales y clases sobre cómo manejar armas.

Estos testimonios encajan en la teoría de la Policía de Dallas: que Johnson "estaba muy preparado" y planeaba un ataque de mayores proporciones que el que finalmente perpetró el pasado jueves, segando la vida de cinco agentes e hiriendo a nueve personas, entre ellas siete policías.

En el registro de su casa el viernes, los agentes encontraron todo un arsenal: material para la fabricación de bombas, chalecos antibalas, fusiles, municiones y un diario personal con tácticas de combate.

"Nuestro registro de la casa del sospechoso nos lleva a creer, basado en los materiales para la fabricación de bombas y el diario que encontramos, que había estado practicando detonaciones y que tenía material suficiente para haber provocado efectos devastadores en nuestra ciudad y nuestra área del norte de Texas", explicó hoy el jefe de Policía de Dallas, David Brown.

La matanza del jueves, ejecutada según la Policía con "claridad mental" y "determinación", sorprendió a los amigos que compartieron con él la infancia y la adolescencia en un barrio suburbano y multicultural del área de Dallas.

Johnson pasó buena parte de su niñez en el suburbio de Garland junto a su padre y su madrastra, una mujer blanca, según han detallado los vecinos. Sus padres se separaron cuando él tenía cuatro años.

A su vuelta de Afganistán vivió con su madre, Delphene, en el suburbio de Mesquite -también en el área de Dallas-, y su hermano menor, a quienes mantenía con su trabajo en un centro social para niños con discapacidad.

La única explicación que encuentra su entorno al brusco cambio de este tranquilo chico de barrio es su experiencia en Afganistán, avivada a su vuelta por un momento de gran tensión racial en Estados Unidos a raíz de una mayor atención sobre las muertes de jóvenes negros a manos de policías blancos tras el asesinato de Michael Brown en verano de 2014 en Misuri.

La Policía trabaja sobre la teoría de que Johnson había planeado atacar a las fuerzas de seguridad antes de las muertes de dos hombres negros a manos de agentes blancos en Luisiana y Minesota a principios de esta semana, unas duras imágenes grabadas con teléfonos celulares y divulgadas en las redes sociales que desataron la protesta de Dallas y otras en varias ciudades del país.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (2)