7 de junio de 2017 00:00

Expectativa por giro del modelo económico del país

Foto: archivo el comercio El Ministerio de Finanzas dejará de invertir en infraestructura.  En la foto el proyecto Coca-Codo Sinclair.

El Ministerio de Finanzas dejará de invertir en infraestructura. En la foto el proyecto Coca-Codo Sinclair. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 14
Triste 3
Indiferente 2
Sorprendido 3
Contento 89
Sebastián Angulo

En dos semanas de mandato, el Gobierno ha dado señales que apuntan a un giro en el modelo económico, donde la empresa privada tendrá el papel de reemplazar al Estado como motor de la economía.

Cuatro sectores productivos estiman positivos los anuncios y esperan medidas concretas en el corto plazo.

En sus discursos y declaraciones, las nuevas autoridades del Gobierno han mencionado políticas que no aparecían en el libreto del anterior régimen: austeridad, revisión tributaria, ajuste a la contratación laboral y mayor protagonismo empresarial.

El ministro de Finanzas, Carlos de la Torre, dijo el lunes 5 de junio del 2017 que el Gobierno dejará de construir infraestructura, que “es tremendamente costosa”.

El sector productivo ha pedido flexibilidad laboral y el ministro de Trabajo, Raúl Ledesma, respondió que una de sus políticas será buscar formas de contratación que se adapten de mejor manera a las demandas de cada sector.

Aunque el Gobierno aún no ha presentado medidas específicas, los representantes de sectores productivos y de trabajadores ya ven con expectativa los anuncios.

El sector de la construcción dice estar en capacidad de desarrollar cualquier obra de infraestructura, pero cree que hacen falta ciertas reformas, en especial en el tema de las alianzas público-privadas, que hoy dificulta su aplicación.

Enrique Pita, presidente de la Federación de Cámaras de la Construcción, considera que la estructura del cuerpo interministerial que hoy decide cuáles proyectos se desarrollarán bajo esta figura no incluye al sector privado.

El gremio empresarial cree que el país inició de manera irreversible un camino hacia un modelo menos estatista y con mayor protagonismo del sector privado. Y para que esto se concrete se pueden perfeccionar las alianzas público privadas, sostiene Roberto Aspiazu, director del Comité Empresarial Ecuatoriano.

Pero cambiar el modelo económico demanda no solo de cambios normativos sino desafíos en términos fiscales.

Si bien el nuevo Gobierno ha hablado de recortar gastos de capital, aún hay obras comprometidas por el anterior Gobierno y que están pendientes.

Así, por ejemplo, de las ocho hidroeléctricas que el Gobierno anterior ofreció poner en operación hasta el 2016, tres fueron inauguradas: Coca-­Codo Sinclair, Sopladora y Manduriacu. Esas representan el 72% del total de capacidad instalada prevista: 2 832,4 megavatios (MW). Y tres obras re­gistran retrasos o están para­lizadas. Esas centrales representan 780,4 MW de potencia, un 28% del total ofrecido y son Minas San Francisco, Delsitanisagua y Toachi-Pilatón.

Problemas presupuestarios o geológicos afectaron al desarrollo de esos proyectos.

Otro proyecto pendiente es la Refinería del Pacífico, que por sí solo necesita USD 13 000 millones. Por lo pronto, el Gobierno ya cambió el plan original que contemplaba un endeudamiento.

Ahora su viabilidad depende del interés entre inversionistas.
Otro mecanismo que se usará para impulsar la inversión privada son las alianzas público-privadas. El cambio de matriz productiva, específicamente las industrias básicas, se harán bajo esta figura, dijo Eva García, ministra de Industrias, quien también es partícipe de revisar el actual anticipo al impuesto a la renta, un viejo pedido del sector productivo.

Todo esto es parte de una política que apunta, al menos en el discurso, a la revisión de algunos temas tributarios, laborales e incluso de ajuste fiscal.

Si bien los anuncios del frente económico son positivos, en algunos aspectos aún se mantiene la línea del anterior Gobierno, como la emisión de más deuda, añade Patricio Alarcón, presidente de la Cámara de Comercio de Quito.

La propuesta del Régimen es una buena señal para superar la recesión, pero todavía se deben transparentar cifras de endeudamiento, dijo Mesías Tatamuez, titular de la Confederación Ecuatoriana de Organizaciones Clasistas Unitarias de Trabajadores (Cedocut).

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (25)
No (5)