1 de noviembre de 2017 17:44

El exjefe de campaña de Trump es indagado por lavar dinero en viajes; en mayo del 2017 estuvo en Ecuador

Una jueza de Estados Unidos ordenó la reclusión en régimen de arresto domiciliario para Paul Manafort, exjefe de campaña del ahora presidente, Donald Trump, y le fijó una fianza de USD 10 millones, que tendrá que pagar si infringe las condiciones de su re

Una jueza de Estados Unidos ordenó la reclusión en régimen de arresto domiciliario para Paul Manafort, exjefe de campaña del ahora presidente, Donald Trump, y le fijó una fianza de USD 10 millones, que tendrá que pagar si infringe las condiciones de su reclusión. En la foto, Paul Manafort (izq), exjefe de campaña de Trump, sale de la corte federal este 30 de octubre de 2017, en Washington, DC (EE.UU.). Foto: EFE

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia EFE
Washington, EE.UU.

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Paul Manafort, exjefe de campaña del ahora presidente de EE.UU., Donald Trump, viajó a España, México, Cuba y Panamá en 2016, dentro de los numerosos viajes que le han llevado a ser acusado de lavado de dinero en la investigación sobre la supuesta intromisión de Rusia en las elecciones de 2016. 

En marzo de 2017, el propio Manafort registró un número de teléfono y una cuenta de correo electrónico bajo un alias y usó ese dispositivo para viajar a Ecuador el 9 de mayo, a China el 23 de mayo y para realizar otro viaje a México en junio, dijo en un escrito la Fiscalía de EE.UU.

Según la Fiscalía, Manafort y el que fuera su "número dos" en la campaña de Trump, Rick Gates, crearon una "red de entidades y cuentas bancarias" en diferentes países para ocultar los ingresos que obtenían del expresidente ucraniano Víktor Yanukóvich (2010-2014), vinculado a Moscú.

La Fiscalía cita las diferentes escapadas de Manafort al extranjero para mostrar que el acusado es un experimentado viajero que podría darse a la fuga en cualquier momento para escapar de los 12 cargos de los que le acusa el fiscal especial, Robert Mueller.

Mueller lidera una investigación sobre la supuesta injerencia de Rusia en los comicios estadounidenses de 2016 y los posibles lazos de la campaña de Trump con el Kremlin.

Los viajes a España, México, Cuba, Panamá, Ecuador y China son puestos de ejemplo por la Fiscalía para pedir a una jueza de EE.UU. que mantenga en arresto domiciliario a Manafort y Gates para evitar que se fuguen.

La Fiscalía considera que el riesgo de fuga es muy alto porque ambos se enfrentan a "significativas sentencias" de varios años y, además, si huyen, podrían "vivir cómodamente" y acceder a grandes cantidades de dinero en diferentes países del mundo, como Rusia, debido a sus importantes conexiones.

Actualmente, Manafort y Gates solo pueden salir de sus casas para comparecer ante la corte, reunirse con su abogado, acudir a citas médicas o a actividades religiosas.

Los cargos en su contra se hicieron públicos el lunes y, acto seguido, una jueza de EE.UU. impuso una fianza de USD 10 millones para Manafort y de USD 5 millones para Gates y les retiró el pasaporte.

De esa forma, la Fiscalía indica que, en la última década, Manafort ha tramitado hasta diez solicitudes de pasaportes y, en la actualidad, tiene tres pasaportes estadounidenses con diferentes números.

Con esos pasaportes, en 2016, Manafort logró viajar a Dubái, Cancún, la capital de Panamá, La Habana, Madrid, Shanghái, Tokio y las islas Caimán, consideradas un paraíso fiscal. Además, tanto Gates como Manafort viajaron a Chipre, donde los dos acusados escondían "muchas" de sus cuentas bancarias en el extranjero, según el escrito de la Fiscalía.

Los acusados usaron supuestamente esas cuentas opacas en el extranjero para ocultar el origen ilícito de hasta USD 75 millones, que obtuvieron principalmente del Gobierno prorruso de Ucrania y de otros oligarcas rusos, a los que ayudaron, por ejemplo, a mejorar su imagen en Estados Unidos.

Solo Manafort logró blanquear hasta 18 millones de dólares para comprarse lujosas propiedades en Nueva York, Virginia y Florida.

El proceso en contra de Manafort y Gates es producto de la investigación que comenzó en mayo el fiscal especial Robert Mueller para examinar los posibles lazos entre miembros de la campaña del actual presidente y el Gobierno ruso, al que EE.UU. acusa de interferir a favor de Trump en las elecciones de 2016.

Los cargos en contra de Manafort y Gates no están relacionados con las actividades que llevaron a cabo para la campaña de Trump, pero revelan importantes lazos con Rusia entre 2006 y 2017, un periodo que se superpone con el trabajo de los dos sospechosos para la campaña presidencial.

Manafort se unió a la campaña en marzo de 2016 y la dirigió entre mayo y agosto, cuando tuvo que dimitir tras descubrirse que había recibido USD 12,7 millones por asesorar a Yanukovych.

En el caso de Gates, considerado el protegido de Manafort, siguió vinculado a la campaña y, tras las elecciones de noviembre, estuvo involucrado en la organización de los actos del traspaso de poder desde el expresidente Barack Obama a Trump.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)