22 de enero de 2016 18:21

Morales se explaya en logros y admite fallos en salud, justicia y corrupción

El presidente de Bolivia, Evo Morales dio discurso en la sede del Parlamento boliviano en el que presentó un informe de gestión, a sus diez años continuos de mandato en La Paz (Bolivia). EFE

El presidente de Bolivia, Evo Morales dio discurso en la sede del Parlamento boliviano en el que presentó un informe de gestión, a sus diez años continuos de mandato en La Paz (Bolivia). EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 4
Agencia EFE

El presidente de Bolivia, Evo Morales, se explayó hoy, 22 de enero del 2016, en detallar los logros de su país en los diez años de su Gobierno y admitió fallos en la justicia, la salud y la corrupción, en un mensaje de casi seis horas pronunciado ante el Congreso.

En su discurso, que duró cinco horas y 47 minutos y es el segundo más largo que pronuncia desde 2008, Morales destacó que la izquierda demostró que sabe gobernar y citó muchas cifras para reflejar que Bolivia no es la misma desde que comenzó a administrarla el 22 de enero de 2006.

"Este trabajo de diez años ha permitido que Bolivia tenga dignidad y soberanía", dijo el mandatario casi al concluir con su intervención, tras atribuir los resultados de la gestión al hecho de que los movimientos sociales garantizan la estabilidad política.

"Cuando hay estabilidad política hay planificación a mediano y largo plazo (...) Con la unidad del pueblo, de todos los sectores nada es imposible para Bolivia", sostuvo Morales ante los parlamentarios, la mayoría de su partido.

Morales comenzó pidiendo paciencia a los legisladores y advirtiéndoles de que debían dotarse de café y hojas de coca (que combaten el cansancio) "para no dormirse" porque daría un informe de los diez años de "su revolución pacífica", frente al período previo de 20 años que, a su juicio, fueron de una "dominación imperial".

Aunque muchas cifras del informe ya eran conocidas, Morales se explayó en subrayar varias de ellas, como el logro de su país de crecer en promedio un 5 % entre 2006 y 2014, mientras que en el período "neoliberal" (1985-2005) ese dato fue de 3,2 %.
A fines de 2015, según adelantó, el PIB nominal se ha situado en USD 33.794 millones, casi cuatro veces los USD 9.000 millones que se registraron en 2005, antes de que suba al poder.

Destacó el incremento del PIB por cabeza a 3.119 dólares, la reducción de la pobreza moderada a un 39 %, de la extrema a un 17 % y que la deuda externa sea un 17 % del PIB, entre otros datos.

"Cuando llegamos en 2006 al gobierno, Bolivia era el último país de Suramérica y el penúltimo país de América y el año pasado hemos terminado con un crecimiento que nos sitúa como primero en Suramérica y el segundo país de América", sostuvo el gobernante.

Según datos preliminares difundidos por el Gobierno hace unos días, el crecimiento en 2015 habría sido de un 4,8 % debido a la baja de los precios del gas natural que exporta Bolivia.

En el discurso, Morales también mencionó que en 2015 se registró un déficit del 6,6 % y explicó que no era por gasto corriente, sino por inversiones en energía y la construcción de carreteras.

También subrayó como hitos diplomáticos el juicio contra Chile por una salida soberana al mar, que Naciones Unidas haya reconocido la costumbre boliviana para masticar hojas de coca y que el agua sea considerada un derecho humano como lo planteó Bolivia, además de la promoción de la quinua y sus propuestas sobre el medioambiente.

Aunque les dedicó menos tiempo, en su discurso admitió como debilidades los problemas en salud, justicia y corrupción.

El mandatario mencionó que hacia el año 2000, la razón de mortalidad materna era de 180 muertes por cada 100.000 nacidos vivos, mientras que en 2015 la cifra llegó a 167. El gobernante pidió nuevas propuestas para cambiar esos resultados.

"Estamos rezagados en una revolución profunda de la Justicia boliviana", agregó el gobernante, en alusión a la profunda crisis que afecta a ese órgano sobre todo por la corrupción.
Para superar el rezago, se realizará una "Cumbre de Justicia" los próximos 16 y 17 de abril en la ciudad de Sucre.

Sobre la corrupción en un fondo para proyectos indígenas, que derivó en la detención de líderes sociales y políticos oficialistas, achacó lo sucedido a normas que dejaron "gobiernos anteriores".

Dijo que "tal vez la responsabilidad" de su administración fue no haber cambiado esas normativas que permitían entre los sectores campesinos e indígenas administren los recursos del fondo.

Ratificó que aquellos dirigentes implicados en estos casos deben defenderse ante la Justicia como corresponde.

El prolongado discurso fue seguido en pantallas gigantes en la plaza Murillo, a las afueras del Congreso y de la Presidencia, por una multitud de grupos sindicales e indígenas y funcionarios.

Entre la gente que seguía el discurso hubo al menos dos desmayados, entre ellos un soldado de la guardia presidencial, debido a las altas temperatura sentidas al mediodía.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)