12 de febrero de 2015 11:29

Comienza la cumbre de líderes europeos tras el alto el fuego de Minsk

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy (centro), y el jefe de su gabinete, Jorge Moragas (derecha), a su llegada a la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea en Bruselas (Bélgica) hoy, jueves 12 de febrero de 2015. Foto: EFE

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy (centro), y el jefe de su gabinete, Jorge Moragas (derecha), a su llegada a la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea en Bruselas (Bélgica) hoy, jueves 12 de febrero de 2015. Foto: EFE.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) comenzaron su reunión informal de hoy, 12 de febrero, en Bruselas con tres horas de retraso para dar tiempo a los líderes de Francia y Alemania a regresar de Minsk donde mediaron entre Rusia y Ucrania para lograr un alto el fuego en el este ucraniano.

La canciller alemana, Angela Merkel, y al presidente francés, Franois Hollande, explicarán al resto de los socios de la UE los términos del nuevo pacto de Minsk, que tendrá que ser implementado a partir de las cero horas del 15 de febrero hora ucraniana.

Los líderes comunitarios tratarán también la situación en Grecia después de que el Eurogrupo no lograse avanzar este miércoles hacia una solución que permita al país financiarse a partir de finales de mes, y pedirán modificar el código de fronteras Schengen para reforzar los controles en las fronteras exteriores de la UE como medida contra el terrorismo yihadista.

Hollande advirtió a su llegada a Bruselas que el acuerdo de alto al fuego no garantiza un "éxito permanente" y recalcó que las próximas horas serán decisivas para lograr la paz en Ucrania.

"Ha habido un acuerdo, y podría haber habido un fracaso, pero el acuerdo no garantiza que haya en los próximos días un éxito duradero, y esto supone que vamos a continuar estando vigilantes, ejerciendo presión y a seguir los compromisos que han sido acordados", señaló.

La canciller de Alemania, Angela Merkel, coincidió en que el pacto es esperanzador, pero recalcó que lo importante es que "a las palabras sigan ahora acciones".

El primer ministro británico, David Cameron, advirtió al presidente ruso, Vladimir Putin, de que si no hay cambios en su posición hacia Ucrania, la UE seguirá aplicando sanciones contra Moscú.

"Debemos ser claros con Putin y decirle que si no cambia su comportamiento, las acciones que tenemos en marcha no serán modificadas", dijo Cameron a su llegada a Bruselas.

En cambio el primer ministro finlandés, Alexander Stubb, consideró que "no es el momento de hablar de nuevas sanciones" y pidió que se dé una oportunidad al acuerdo.

Su homólogo belga, Charles Michel, dijo que la voluntad es tomar en cuenta el pacto, escuchar el informe que hagan Hollande y Merkel y ver la manera en que la UE puede ir "hacia la estabilidad y un diálogo reencontrado".

El presidente del Consejo Europeo, el polaco Donald Tusk, quien mantuvo un encuentro bilateral previo a la cumbre con el presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, afirmó que el acuerdo trae "esperanza", pero advirtió de que "no es suficiente" y recalcó la necesidad de que ese pacto sea respetado.

Por su parte, la jefa de la diplomacia comunitaria, Federica Mogherini, indicó que propondrá a los líderes europeos que adopten "medidas concretas" para vigilar y respaldar el cumplimiento del acuerdo de alto el fuego firmado en Minsk.

En esta reunión informal también se abordará la situación en Grecia, aunque Tusk se mostró reticente a profundizar en la cuestión al considerar que debe ser abordada por los ministros de Economía y Finanzas de la zona euro en su reunión del 16 de febrero.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, que participa por primera vez en un Consejo Europeo, aunque ya se ha reunido con varios de los líderes en bilateral, dijo que confía en que los Estados miembros encuentren "una solución viable para todos" y para volver al crecimiento y la cohesión social.

"Tengo gran confianza en que juntos podamos encontrar una solución viable para todos, para salir de la austeridad, resolver la crisis humanitaria en la UE y para hacer que la Unión vuelva a la senda del crecimiento y la cohesión social", añadió.

Tsipras, que acudió al Consejo sin corbata, saludó a Merkel, con la que no se había visto hasta ahora desde las elecciones griegas, e intercambió unas breves palabras de cortesía con la canciller, así como con Hollande y con el primer ministro italiano, Matteo Renzi, a quien saludó efusivamente.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)