16 de abril del 2015 00:00

Las buenas intenciones del portal de venta en línea Etsy, a prueba en Wall Street

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP
Nueva York

¿Son los valores sociales y el espíritu inconformista o “hipster” conciliables con la Bolsa? Etsy, una plataforma estadounidense de venta en línea de productos artesanales, espera probarlo cuando entre el jueves 16 de abril del 2015 a cotizar en el Nasdaq.

La empresa se presenta como “un antídoto a la fabricación en masa” y aspira a “reinventar el comercio para construir un mundo más satisfactorio y más sostenible”, según su director general, Chad Dickerson.

Además de los tradicionales datos financieros, el proyecto de entrada en Bolsa cuenta también cómo los empleados de Etsy llevan en bicicleta a una granja local el compost que se produce en sus instalaciones, reivindicando una “filosofía de funcionamiento no convencional”, de la que no renegarían los hipsters del barrio neoyorquino de Brooklyn, donde la firma tiene su sede desde su creación en 2005.

Etsy insiste también en su certificación “B Corp”, una distinción otorgada a empresas con altos desempeños sociales y medioambientales.

Este sello, otorgado a cerca de 1 200 empresas en el mundo por el organismo sin fines de lucro BLab, es el equivalente para corporaciones de la certificación “Comercio justo” para el café y otros insumos.

Pero solo dos de ellas cotizan en Bolsa en la actualidad, lo que demuestra que su posicionamiento no es una tarea necesariamente fácil de vender a los inversionistas.

“Ellos toman en cuenta el impacto de sus decisiones en la sociedad, no solo en sus accionistas”, explicó Jay Coen Gilbert, cofundador de BLab.

Riesgos de discordia 

Etsy reconoce en su proyecto de entrada en Bolsa que sus valores y premisas podrían “influir negativamente” en su desempeño financiero, y pone como ejemplo prohibir la venta de algunos productos o invertir en “formas de envíos alternativas” más costosas.

Ahora bien, “los inversionistas quieren que una empresa actúe bien, pero no quieren que esto afecte demasiado las ganancias”, advierte Kathleen Smith, de Renaissance Capital, una firma de fondos cotizados, que se especializa en entradas en Bolsa.

Smith no descarta que las responsabilidades sociales que impone Etsy creen “un poco de discordia” entre los inversionistas.

La empresa continuará paralelamente cumpliendo con sus usuarios, algunos de los cuales ya “se lamentan de que (el aumento de) la escala (del negocio) pueda comprometer la ética de lo hecho a mano”, señala Kathleen Smith.

En Etsy se hallaban al principio sobre todo artículos “vintage” y artesanales vendidos directamente por sus productores. Con el correr de los años, la plataforma se fue abriendo, sin embargo, a las producciones “en pequeñas series”, y según sus detractores, también a las “made in China ” y las imitaciones.

 ¿Nueva eBay? 

Nada de esto impide a Etsy fijarse un objetivo de hasta 1 780 millones de dólares de capitalización bursátil para su entrada en Bolsa. Cerca de 15% del capital debe aparecer bajo el símbolo “ETSY”, con una participación reservada para pequeños inversores, e ingresos anticipados de entre 233 a 307 millones de dólares.

“Tienen una buena actividad, en crecimiento”, “un alto índice de conservación” de sus usuarios y “un buen nicho” con vendedores y compradores sobre todo femeninos, reconoce Kathleen Smith.

Más allá del discurso social y ambiental, “al fin de cuentas, Etsy será vista en primer lugar como un mercado en línea, y estos mercados tienen el potencial de ser altamente rentables”, especialmente en los casos en que impusieron su marca, agrega Sucharita Mulpuru, analista de la firma de investigación Forrester.

Etsy “es un buen lugar para hacer compras, muchas personas lo saben, y no necesitan tener sus propias existencias. Es un súper modelo”, dice, al ver similitudes con “los primeros días de eBay”.

La plataforma ha servido de intermediaria de 1 930 millones de transacciones, alrededor de un tercio de ellas fuera de Estados Unidos, y aceleró significativamente su expansión internacional con la compra el año pasado de su equivalente francesa A Little Market.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)