30 de marzo de 2016 22:28

Tres estudiantes reubicados del colegio Montúfar se acoplan a la jornada nocturna

Hoy se define el colegio para Gonzalo Criollo, presidente del Colegio Juan Pío Montúfar. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Hoy se define el colegio para Gonzalo Criollo, presidente del Colegio Juan Pío Montúfar. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 21
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 3
Érika Guarachi
Quito

A las 20:40, de este miércoles 30 de marzo, tras el receso, los tres estudiantes reubicados del Colegio Montúfar, de Quito, contaron cómo se han modificado sus rutinas y su estado de ánimo tras su primera noche de clases en el Colegio 5 de Junio.

Este plantel, ubicado en el sur de la ciudad, acoge a unos 800 estudiantes en la jornada nocturna. Desde ayer, a este establecimiento se sumaron tres jóvenes de entre 16 y 17 años de edad, procedentes del Montúfar.

Uno de ellos cursa el tercero de bachillerato. Él dijo que apeló la reubicación y que le manifestaron que tendrían una respuesta para agosto por lo que sería prácticamente perder el año escolar. "Yo no puedo detener mis estudios", acotó, por lo que desde ayer acude a clases al plantel que le asignaron.

Él dijo que trata de acoplarse, conocer a sus nuevos compañeros y maestros. Uno de las aspectos en los que debe apresurarse es en igualar el nivel académico en Química y Matemáticas, porque en este plantel están muy avanzados, comentó.

Él anhela culminar sus estudios de bachillerato para estudiar la carrera de Ingeniería Civil en la Politécnica Nacional.

Su madre y su hermana mayor están afectadas por la reubicación a la noche, contó. Sin embargo, saben que es su último año y que de hecho faltan pocos meses para concluirlo por lo que se están haciendo a la idea.

En el caso de los jóvenes de 16 y 17 años, ellos están en el primer año de bachillerato General Unificado en este plantel.

Ambos son compañeros de curso y contaron que sus rutinas han cambiado.

El joven comentó que por la noche apoyaba a su madre en el trabajo, pues ella tienen un negocio. Sin embargo, ahora le es imposible.

Ambos apelaron la decisión de reubicación y presentaron una solicitud para que les colocaran en un colegio más cercano a sus viviendas.

Uno de ellos vive en Chillogallo y el otro en la Mena Dos, por lo que pidieron que se les reubicara en el colegio 24 de Mayo, en la jornada matutina.

Afirman que a las 22:30, en la que culminan sus clases en el Colegio 5 de Junio, les es difícil conseguir un bus hacia sus casas.

Los jóvenes contaron que deben igualarse rápido porque hay dos materias que no tomaban en su anterior plantel y se trata de Biología y Emprendimiento.

Los tres explicaron que fueron retenidos en las pasadas manifestaciones en el interior del Montúfar. Mencionaron que nunca se les pudo comprobar su participación en los protestas por eso califican de injusto el cambio de institución educativa y de jornada de estudio.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (2)