25 de junio de 2014 16:24

Estudiantes y maestros chilenos reclaman reforma educativa

Manifestantes participan con pancartas en una marcha de maestros en Santiago de Chile. Foto: Sebastián Silva / EFE

Manifestantes participan con pancartas en una marcha de maestros en Santiago de Chile. Foto: Sebastián Silva / EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia DPA
Santiago

Decenas de miles de profesores y estudiantes marcharon hoy, 25 de junio, en distintas ciudades de Chile exigiendo educación pública gratuita y de calidad, en medio de complejas negociaciones con el gobierno de Michelle Bachelet.

"No se trata solamente de una inyección de recursos, porque para fortalecer la educación pública tenemos que hablar de una reforma global", dijo la presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (FEUC), Naschla Aburman, en medio de la protesta.

La movilización, apoyada por un 80% de los docentes de colegios, paralizó además el tránsito vehicular en el centro de Santiago, escenario de enfrentamientos entre encapuchados y policías.

La jornada, a la que también asistieron diputados y dirigentes políticos, encuentra al gobierno intentando sellar una serie de cambios de corto plazo. Las medidas, impulsadas por el ministro de Educación Nicolás Eyzaguirre, son resistidas por la oposición, sectores oficialistas y organizaciones sociales, aunque por motivos contrapuestos.

Algunos, como la Iglesia y la derecha opositora, reclaman por la mayor injerencia del Estado en el sistema educativo. Otros, como los estudiantes, exigen lo contrario. La reforma educacional, principal promesa de campaña de Michelle Bachelet, implica fortalecer la educación pública, acabar con el pago de mensualidades en colegios financiados con fondos públicos y terminar con la selección de alumnos.

Actualmente, la educación pública chilena es provista por los municipios y los llamados "sostenedores", empresas que reciben fondos del Estado a cambio de administrar colegios.

Esas empresas privadas fueron autorizadas durante el régimen militar del general Augusto Pinochet (1973-1990) a tener colegios y universidades, los que les genera rentables negocios.

Incluso las universidades públicas cobran a sus alumnos cantidades que pueden llegar hasta los 8 000 dólares anuales. Una de las consecuencias de esa transformación, según estudios de todas las tendencias, fue la mayor segregación social en el país.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)