27 de junio de 2015 12:17

El EI mantiene viva la idea del califato-nación un año después de su bautizo

Ayer 26 de junio, el Estado Islámico atacó una mezquita de Al Iman al Sadik en un atentado en Kuwait. El número de muertos continúa ascendiendo. Foto: EFE.

Ayer 26 de junio, el Estado Islámico atacó una mezquita de Al Iman al Sadik en un atentado en Kuwait. El número de muertos continúa ascendiendo. Foto: EFE.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE
Washington

Un año después de que el Estado Islámico (EI) declarase un califato, los ataques de la coalición que lidera EE.UU. contra el grupo yihadista siguen sin destruir su ambición de formar una nación gobernada por extremistas.

El 29 de junio del año pasado, el Estado Islámico de Irak y el Levante anunció que pasaba a llamarse simplemente Estado Islámico, bautizando así la idea de un califato que quiere extenderse desde las riberas del Tigris y el Éufrates por todo el mundo musulmán.

El autoproclamado califa Abu Bakr al Bagdadi tardo unos días en aparecer en una mezquita de Mosul, la segunda ciudad de Irak, para pedir lealtad total a su figura, algo que le ha llegado de los más sanguinarios grupos terroristas de Nigeria, Libia y Egipto.

Pocos meses después de aquella declaración, Estados Unidos congregó a varios aliados occidentales y árabes para atacar desde el aire posiciones del EI y evitar sus avances en Irak, primero, y posteriormente, también, en Siria.

En la actualidad, Estados Unidos tiene más de 3 500 soldados en Irak para ayudar a las fuerzas iraquíes a convertirse en unas fuerzas profesionales, no solo integradas por la mayoría chiíta, y efectivas en los avances contra el EI.

Pese al poderío aéreo de Estados Unidos, el EI continúa controlando ciudades claves como Al Raqqa, en Siria, o Mosul, en Irak, lo que mantiene vivo entre los fanáticos del grupo la fantasía de un califato en la gran parte del mundo musulmán.

Esta semana comenzaron a aparecer en las redes sociales imágenes de las primeros dinares del EI, la nueva divisa del califato, forjada en oro y plata.

El aparato de propaganda de los yihadistas ya combina videos de decapitaciones y asesinatos con folletos sobre su sistema de salud o los servicios sociales de ayuda a huérfanos, una muestra de que intentan convencer a los suníes de ser la alternativa de gobierno que tanto ansiaban en algunas zonas.

"La estrategia de la Casa Blanca no está funcionando y no va a funcionar si no se toman acciones más contundentes", explicó esta semana Michael Doran, analista del Instituto Hudson, en un debate sobre el futuro de Oriente Medio.

El EI, nacido de Al Qaeda en Irak y cuyas raíces se remontan a la ocupación estadounidense iniciada en 2003, ha aprovechado el choque entre las suníes y chiítas en Siria e Irak para expandir su control de zonas olvidadas y sin orden ni gobierno.

A lo largo de este último año, Washington ha descubierto que acabar con el EI no va a ser tan fácil en un mundo árabe donde la desconfianza entre suníes y chiítas, las alianzas tribales y la corrupción son la tónica dominante.

Este viernes 26 de junio, el general Daniel Allyn, segundo mando de más alto rango del Ejército de EE.UU., lamentó que los progresos para conseguir que el Gobierno iraquí se defienda por sí solo del EI están siendo lastrados por "amiguismos, la cultura tribal y otros factores que no debería influir a la hora de elegir a los mejores líderes".

El Pentágono ha reconocido recientemente que han conseguido reclutar solo 7 000 de los 24 000 nuevos soldados iraquíes que querían entrenar.

Brian Katulis, experto del Center for American Progress, apuntó en un especial del diario "Politico" que, para acabar con el EI, es necesario "un marco político que atienda a las demandas de la comunidad suní en Irak y Siria".

En ausencia de esa alternativa, el EI mantiene vivo su sueño de un gran califato musulmán suní dedicado a ajusticiar a todo aquel que no comulgue con su idea del Islam.

El pasado diciembre, el general Michael K. Nagata, jefe de operaciones especiales del Ejército de EE.UU. en Oriente Medio, reconoció en unas declaraciones privadas publicadas por el diarioThe New York Times que "aún no hemos derrotado la idea" del EI. "Ni quiera entendemos la idea", agregó el general Nagata.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)