7 de diciembre de 2017 20:36

Establecimientos y negocios del sur y del centro de Quito cerraron o atendieron parcialmente

En el Centro Histórico algunos restaurantes venden los alimentos en  envases desechables para evitar usar agua lavando la vajilla. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

En el Centro Histórico algunos restaurantes venden los alimentos en envases desechables para evitar usar agua lavando la vajilla. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Negocios

Centros comerciales y locales del sur y centro de Quito optaron por cerrar o reducir los horarios de atención de sus negocios el jueves, 7 de diciembre del 2017, tras la suspensión del servicio de agua potable que afecta a la capital.

Los establecimientos que abrieron decidieron optimizar el uso del recurso.

En horas de la tarde, Quicentro Sur emitió un comunicado para informar que el horario de atención será hasta las 19:00, cuando normalmente atiende hasta las 20:00. La provisión de agua se está dando a través de cisternas, informaron personeros del centro comercial.

Locales de comida ubicados en los barrios Solanda y El Comercio, en el sur de Quito, también optaron por reducir los horarios de atención.

Otros como pollos asados Good Chicken, ubicado en la calle Juan Alemán, conocida como La Jota, debieron traer agua desde otras sucursales para cumplir con su atención habitual.

agua

Las peluquerías y salones de belleza limitaron sus servicios de tintes o permanentes para ofrecer solo cortes de cabello, como lo indicó Alegría Castillo, propietaria de Anny Alta Peluquería, ubicada en la misma calle.

Las calles Rumichaca y Cusubamba de la urbanización El Comercio, donde funcionan autolavados, lucieron desoladas. José Chiliquinga, propietario de PP's Lavadora y Lubricadora indicó que si la situación sigue así mañana no abrirá su negocio.

La Purísima, un restaurante ubicado en el centro de la ciudad, no abrió sus puertas debido a que sus últimas reservas de agua las usó la noche de miércoles para la limpieza.

Según su gerente general, Carlos Fuentes, el perjuicio por no abrir un día es de alrededor de USD 1 800. Para mañana, un tanquero abastecerá de 7 000 litros al sector donde se ubica el restaurante.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)